La cordura neoliberal, es locura

La cordura neoliberal, es locura

Fracasan los empeños por sacar de la discusión los asuntos que han modelado la política económica durante las últimas tres décadas

Comercios de puertas cerradas. Abren a cada cliente ¿Así o peor?
Mega gasolinazo el 1 de enero de 2017. La magna podría subir a 16 pesos por litro
Loas a los héroes del pasado, mientras se asesina a los rebeldes de hoy

Por Alberto Vizcarra Ozuna

 Fracasan los empeños por sacar de la discusión los asuntos que han modelado la política económica durante las últimas tres décadas. El impulso transformador potenciado con la elección de Andrés Manuel López Obrador, no podrá ser diluido o sofocado con una operación mediatizante que quiere hacer aparecer que los alcances de la Cuarta Transformación, se limitan a la presumida austeridad, la rebaja en sueldos de la alta burocracia y que diputados y senadores lleven lonche a las sesiones del Congreso para reducir costos. La semana pasada el diputado por Coalición Juntos Haremos Historia, Benjamín Robles Montoya, rompió con esta inercia y en una sesión del pleno puso sobre la mesa la necesidad de que se voten reformas a la política monetaria del Banco de México (BANXICO), que desde la formalización de su autonomía, en 1994, se desentendió de toda responsabilidad por las consecuencias sociales y económicas que ocasiona su política monetaria restrictiva.

Benjamín Robles, quien es diputado por Oxaca, emanado de las filas del Partido del Trabajo, señaló que después de presentar su propuesta, misma que pasará a ser impulsada como iniciativa de ley, inmediatamente recibió la respuesta de lo que califica como la “vocería neoliberal”, tanto de los de derecha, como de los de izquierda, quines alegaron que “con la política monetaria no se debe de meter nadie”. Refieren ese orden, como si no tuviese vínculo con las necesidades de la economía y como si perteneciera a un campo de decisiones que no le atañe a la soberanía nacional.

Las reacciones y los ataques a lo planteado por Robles Montoya, se dieron desde las distintas trincheras que defienden la política macroeconómica neoliberal. Salieron a la defensa del orden establecido periodistas y los infaltables expertos, que acusaron al diputado de desconocer los grandes misterios que encierran los procesos monetarios, ámbito solo reservado para una elite tecnocrática que se preparó con largos pedigríes académicos para servirle al olimpo financiero de Wall Street y de Londres.

Con la intensión de conformar y propiciar a ese olimpo financiero, inmediatamente salió al quite el coordinador de la bancada de MORENA, el diputado Mario Delgado, quien en la radio nacional a pregunta expresa sobre la propuesta de Robles, no encontró mejor forma de mostrar su lealtad a los criterios de la política económica vigente que acusar de locura lo propuesto por el diputado de Oxaca. Dijo, “esto es una barbaridad, esto es imposible. No sé que le pasó a mi compañero Benjamín… es una locura, es tirar la economía de un día para otro. Y luego compromete a López Obrador, “el presidente electo ha sido muy claro, se va a respetar al Banco de México, que ha funcionado muy bien (sic) y su autonomía. No te puedes meter con la política monetaria. Vamos a conservar los equilibrios macroeconómicos. Ahí si  que no nos vamos a equivocar”.

La osadía de Robles Montoya, que el coordinador de la bancada morenista califica de locura, es que identifica como inadecuado al marco jurídico que le dio la autonomía al Banco de México. Un esquema que le impide a la institución emitir crédito a favor de la expansión productiva, dejando a los empresarios, a los emprendedores y a la economía nacional varados y a expensas del festín usurero de las altas tasas de interés. El mismo diputado reconoce en esto uno de los orígenes de la bancarrota de la nación, pues expone que desde que se creo la autonomía del BANXICO, las reservas internacionales resultado del esfuerzo y trabajo de todos los mexicanos y mexicanas, están completamente secuestradas, dado que no se pueden usar para favorecer la economía real de México.

Los detractores de Robles Montoya, y especialmente Mario Delgado, coordinador de la bancada morenista en la cámara de diputados, me recuerda aquella máxima de Miguel de Cervantes: “Demasiada  cordura puede ser la peor de las locuras, ver la vida como es y no como debería de ser.”