Y llegó el otoño

Y llegó el otoño

Inicia el ciclo en que los días duran igual que la noche, y comienza a anochecer más temprano. Es el ciclo en que los frutos se caen de maduros, y

¿Dónde están las manos de Dios?
Lo que te hizo engordar fue el síndrome de abandono
Si te tomas todo como personal, vivirás ofendido la mayor parte de tu vida

Inicia el ciclo en que los días duran igual que la noche, y comienza a anochecer más temprano.

Es el ciclo en que los frutos se caen de maduros, y en el que las personas cosechamos a plenitud las consecuencias de la siembra de nuestros actos y proyectos.

Es el tiempo para recolectar lo que hemos aprendido, y para soltar lo que ya no nos es necesario.

Es el tiempo para amar nuestra vulnerabilidad, y sentir amor por nosotros mimos, en todos esos momentos que nos sentimos limitadas en nuestro aprendizaje o evolución.

De ignorar estos procesos, es probable que experimentemos la conocida “depresión otoñal”. ¡¡¡La buena noticia es que existen prácticas que pueden ayudar a vivir plenamente esta época del año!!!

Les comparto tres prácticas que ayudarán muchísimo durante la experiencia de este ciclo:

1. Armonicemos la luz y la oscuridad, dentro y fuera de nosotros. Siendo conscientes que cuando se proyecta la luz, viene con ella una hermosa sombra.

2. Pongamos en acción todos los verbos en RE. Revisar, reflexionar, reestructurar, reinventar, reafirmar, reorganizar, revitalizar, renombrar, releer, recapitular, etc. Lo que significa dar cuenta con minucioso detalle, de las formas en que hemos co creado la realidad en nuestra vida.

3. Si en algún momento fuimos en contra de nosotros mismos, o sentimos que alguien fue en contra de nuestro bienestar, es tiempo de PERDONAR. Y podemos empezar por soltar esa idea de creernos el ombligo del universo, y ver las cosas en perspectiva. Elevar nuestra visión para comprender que todo tiene un sentido, y que hasta en las cosas más desagradables, aportamos nuestro granito de arena para que todo sucediera. Pues todo en la existencia es una co-creación.

Feliz y bienaventurado otoño para todos.