Indignación y compasión en “la mañanera” de ayer

Indignación y compasión en “la mañanera” de ayer

En la conferencia mañanera de AMLO, ayer, se tomaron del brazo la compasión por los migrantes centroamericanos, a quienes el gobierno federal pugna por incorporar a los programas sociales con el mismo trato que a los mexicanos pobres y desamparados, y la indignación. No sólo se aspira a darles de comer y atención médica cuando enferman, sino también oportunidades de trabajo

Sin pizca de sensibilidad planeó el IEE los debates municipales
La gobernadora te cumple, Adalberto Rosas
El Pelón Rosas, víctima de fraudes y traiciones, nunca doblegado

Carlos MONCADA OCHOA

   En la conferencia mañanera de AMLO, ayer, se tomaron del brazo la compasión por los migrantes centroamericanos, a quienes el gobierno federal pugna por incorporar a los programas sociales con el mismo trato que a los mexicanos pobres y desamparados, y la indignación. No sólo se aspira a darles de comer y atención médica cuando enferman, sino también oportunidades de trabajo.

  No faltará el necio que se oponga a que se gaste en esas personas, como si no fueran seres humanos, con el “argumento” de que los fondos públicos son para atender sólo a los nacionales. No se percibió ninguna crítica en ese sentido entre los comunicadores presentes en la conferencia.

  De la admiración a quienes trabajan en ese programa, pasamos a la indignación al conocer la cuantía de los impuestos que no entraron a las arcas nacionales, miles y miles y miles de millones de pesos, porque el Presidente en turno los condonaba a los empresarios. Con un simple decreto y atenido a su poder personal, el jefe del Ejecutivo le perdonaba el pago de enormes sumas a millonarios y poderosos. Algunos de ellos recibieron el beneficio no una vez, sino varias.

  Ni modo de no pensar que el favor era generosamente retribuido, en lo oscurito, por el influyente favorecido.

  Lo peor es que la gran mayoría de los que recibieron la condonación, pidieron el amparo de la justicia federal para que la información no fuera trasparentada, y la Corte aprobó la cínica solicitud. Hasta la fecha, está prohibido que las autoridades hacendarias den a conocer los nombres de los influyentes.

  El presidente AMLO aprovechó la coyuntura para decir a la prensa que firmará un decreto que prohibirá la condonación de impuestos, a menos que haya de por medio pérdidas ocasionadas por fenómenos naturales inevitables, como huracanes, inundaciones y otros similares. Si bien se amarra las manos porque será el primer obligado, se las dejará atadas a sus sucesores.

  ¿A alguien le extrañará saber que algunos de esos favorecidos con el atropello son quienes pagan la campaña mediática contra AMLO?

¿ABORTO? NOS DEJÓ EN LAS MISMAS EL DR. RAMÍREZ

   El eminente jurista Sergio García Ramírez es un gran orador; maneja las palabras con elegancia y soltura y redondea los conceptos con lógica difícil de rebatir. Vino a dar una conferencia, como lo ha hecho en otras ocasiones, a maestros y estudiantes de Derecho de la Universidad de Sonora. Pero aunque se expresó con su reconocida elocuencia. para tratar el tema, que en esta ocasión fue el del aborto, dejó en las mismas al respetable.

  Dijo que son diferentes las opiniones que se encuentran y chocan en la sociedad, porque unos defienden el derecho de la mujer a interrumpir el aborto a voluntad, y otros sostienen que la vida del feto debe respetarse desde la concepción, y que no hay problema jurídico sino social, moral, ético y cultural.

  Eso ya lo sabíamos, porque es el problema para el que se espera una respuesta o que se proponga una solución. Cuando se da un conflicto hondo como éste por ser muy controvertidas las opiniones, uno espera que el invitado de honor traiga siquiera un esbozo de solución y que la exponga con franqueza.

  Esto no significa que hayamos recibido con gusto la noticia  de que habrá una cátedra con el nombre del eximio jurista, político destacado en un tiempo y hasta sonante para la candidatura a Presidente de la República.

carlosomoncada@gmail.com