Histórico 1968: La generación que inspiró las artes

Histórico 1968: La generación que inspiró las artes

El 2 de octubre no se olvida. Hace medio siglo el Movimiento Estudiantil de 1968 y su represión marcó la historia de México de manera indeleble. El mo

Anuncian 85 cintas que optan al Oscar en Mejor Filme Extranjero
‘Residente’ dirige video del sencillo de su disco en solitario
One Love Manchester; honran a las víctimas

El 2 de octubre no se olvida. Hace medio siglo el Movimiento Estudiantil de 1968 y su represión marcó la historia de México de manera indeleble. El movimiento se convertiría en uno de los parteaguas en cuestiones políticas, sociales y, por supuesto, culturales, que con el tiempo se vieron reflejados en el entretenimiento.

Hace 50 años el conflicto estudiantil dio paso a uno de los episodios más trágicos de la historia del país.

Estrellas de la época

En octubre de 1968 la música que acaparaba las listas de popularidad nacionales era interpretada por personajes como Los Leos y Johnny Dinamo, quienes daban voz a temas como Palabras y Julia; Raphael enloquecía a las adolescentes con Cuando llega mi amor y Mi gran noche, mientras que Karina con Los preuniversitarios y Roberto Carlos con La carcachita.

Desde el extranjero My Special Angel de The Vogues, Midnight Confessions de The Grass Roots y Fire de Arthur Brown, Light My Fire de The Doors y Young Girl de Union Gap luchaban por alcanzar el primer lugar de las listas del Hit Parade en México y Estados Unidos, las cuales estaban dominadas por The Beatles con Hey Jude.

Este tema –el cual fue el primer sencillo que lanzó Apple Records, la compañía discográfica de los originarios de Liverpool, en julio de 1968– poco a poco fue adoptado en las marchas organizadas por los jóvenes que se manifestaban por la ocupación de los granaderos y el Ejército en los planteles de la Vocacional 5 del IPN y las Preparatorias 1 y 3.

La música se mantuvo presente durante el movimiento estudiantil en las marchas, las asambleas, concentraciones y mítines, no sólo como acompañamiento sino también para propagar las ideas, las protestas y registrar lo que estaba sucediendo.

Frases como “Veterinaria presente, vacuna a tu granadero”, “Prohibido, prohibir” y “Mamá, nos vemos en la procu” se entremezclaban con el rock en voz de bandas como Dug Dugs y Javier Bátiz, y la música de protesta de personajes como Óscar Chávez, Judith Reyes y el grupo Los Nakos –que se formó durante las movilizaciones–, no armonizaba con los sonidos de los tríos o la música tradicional mexicana.

The Kinks, The Who, Janis Joplin, Jimmy Hendrix, Joan Báez, Leonard Cohen, Bob Dylan, Pete Seeger y The Rolling Stones con Street Fighting Man, eran las bandas que también acompañaron las protestas de los jóvenes de 1968.

La música, su vía de expresión

Tras la masacre suscitada en la Plaza de las Tres Culturas, la represión del movimiento estudiantil y la inauguración de los Juegos Olímpicos en México, los jóvenes encontraron en la música y el arte la vía de expresión que tanto necesitaban. El movimiento estudiantil de 1968 fue parte de la semilla de la contracultura que se dio los años venideros.

Tan sólo un año después, en 1969, el grupo de rock Pop Music Team grabó y presentó el tema Tlatelolco, de su disco Society is a Shit, el cual se censuró al poco tiempo de su lanzamiento.

Tres años más tarde en 1971, y tras haber sucedido otra represión contra estudiantes, conocida como el halconazo, se realizó el festival Rock y Ruedas de Avándaro, donde se congregaron miles de jóvenes para disfrutar de la música. Fue el escenario perfecto para que lo que se había gestado en el 68 tuviera su momento de exposición. “Tenemos el poder, tenemos el poder”, se escuchó decir al vocalista de la banda tijuanense Peace and Love, mientras que Three Souls in My Mind haría una de sus apariciones más importantes.

Tras el cambio de nombre a El Tri y varios años después, Alex Lora –vocalista– dedicó un tema a lo que había sucedido en Tlatelolco: Amor del dos de octubre fue la canción con la que Lora señaló el acontecimiento.

Entre 1994 y 1995 Óscar Chávez lanzó México 68, Vol. 1 y Vol. 2. Dos discos con 13 y 16 canciones respectivamente que hablan de lo sucedido en aquel año durante el movimiento estudiantil.

Fernando Delgadillo hizo su aportación con el tema No se olvida, de la misma forma que lo hizo Tex Tex con Octubre 68, Bostik con Tlatelolco 1968, Maldita Vecindad y los Hijos del Quinto Patio con 2 de octubre y Panteón Rococó con Nada pasó.

Hoy, Sergio Arau & Los Heavy Mex lanza No me olvides, el cual está basado en las vivencias del músico acerca de la matanza de estudiantes en 1968.

EL TEATRO TAMPOCO OLVIDA

En días pasados se presentó en el Centro Cultural Universitario Conmemorantes, de Emilio Carballido, la puesta en escena que plasma la problemática y la herida social de una madre que busca a su hijo desde aquel día. Esto como parte del programa M68.

También tuvo lugar Una noche de octubre que no se olvida, una coreografía de Graciela Henríquez sobre un grupo de personas que se refugia en un departamento el 2 de octubre de 1968, hasta que un conflicto interno los obliga a salir a la tragedia.

Así como Palinuro en la escalera, una obra de Fernando del Paso dirigida por Mario Espinosa, que aborda una fantasía en la que intervienen desde un burócrata, la portera, el médico borracho, el cartero, el policía e incluso, el espectador.

EL CINE PROYECTA LA MASACRE

Más de una decena de cintas han contado las diferentes historias que se dieron aquella tarde del 2 de octubre de 1968 en la Plaza de las Tres Culturas de Tlatelolco.

Leobardo López Arretche filmó el documental El grito en 1968.

En 1975 la cinta Canoa mostró algunos de los trágicos sucesos de ese día.

Rojo amanecer, del director Jorge Fons (1989), contaba la historia de una familia de clase media que vivía en el Edificio Chihuahua, lugar desde donde los dirigentes del Consejo Nacional de Huelga darían sus discursos el 2 de octubre. La cinta estuvo enlatada durante un año por considerarse de contenidos violentos y subversivos, se estrenó en 1990.

Carlos Bolado filmó la cinta Tlatelolco, verano del 68, mientras que Gibrán Bazán rastrea en el documental Los rollos perdidos, las filmaciones ordenadas por Luis Echeverría, quien fuera el secretario de Gobernación en 1968.