Golpe Cívico, no de Estado

Golpe Cívico, no de Estado

El referente que se nos viene a la memoria luego de la renuncia de Evo Morales a la presidencia de Bolivia, es aquella movilización popular que con el apoyo de las fuerzas armadas, el 25 de abril de 1974 puso fin a la dictadura en Portugal, que la historia identifica como la Revolución de los Claveles

Focos rojos: viene tenencia
La verdad se impone
 Levanta vuelo “El Pato”

El referente que se nos viene a la memoria luego de la renuncia de Evo Morales a la presidencia de Bolivia, es aquella movilización popular que con el apoyo de las fuerzas armadas, el 25 de abril de 1974 puso fin a la dictadura en Portugal, que la historia identifica como la Revolución de los Claveles.

Incluso, distinto a lo que ocurre en estos días en la república andina, donde no hay reportes de enfrentamientos ni derramamiento de sangre, en Portugal hubo respuesta violenta del régimen salazarista, ya que encabezado por Marcelo Caetano, sucesor de Antonio de Oliveira Salazar fallecido cuatro años antes, se resistía a atender las manifestaciones populares y que diversas ramas de las fuerzas armadas y de fuerzas policiales apoyaban la revuelta.

En el Bolivia de hoy y a pesar de estribillos y muletillas que hablan de un golpe de estado, con toda esa connotación militar, derramamiento de sangre e imposición a punta de bayoneta de un nuevo régimen de gobierno, lo que se observa es una fiesta popular, donde al igual que en Portugal, se amalgaman militares y civiles, faltando sólo la colocación de flores en los cañones de las armas.

Evo Morales

Así las cosas, la luz de la esperanza que representó para ese país andino cuando Evo Morales asumió la presidencia el 22 de enero de 2006, fue perdiendo luminosidad en los últimos años, ya que confiado en resultados avasallantes del pasado, lo llevó a maniobrar procesos de consulta y elecciones con el fin de eternizarse en el poder, lo que derivó en que esa luz se apagara el pasado domingo, al renunciar al cargo al que se aferró con uñas y dientes.

Aún es temprano para emitir juicios sobre lo ocurrido, pero por lo pronto, la caída de Morales no encuadra en lo que significa y en las consecuencias de un golpe de estado, ya que permanecen en operación las instancias legislativas y del poder judicial y al haber iniciado la reestructura orgánica del poder ejecutivo y sobre todo, se restituyen los mandos civiles de gobierno, sin el ejército en las calles, anunciándose desde ya, una convocatoria para elecciones generales.

Ese no es un golpe de estado; es un golpe de la sociedad civil en contra de un presidente que se obsesionó con el ejercicio del poder y que recurrió a prácticas fraudulentas para sostenerse, a pesar de muchas voces que le recomendaron ceder espacios y reconocer que su ciclo había concluido luego de servir muy bien a la nación.

Eso es lo que ocurre por lo pronto con nuestros hermanos bolivianos, sin que nada tenga qué ver el rasgado de faldillas de personajes de la cuarta transformación, incluido el presidente Andrés Manuel López Obrador, quien deberá conformarse con dar asilo al defenestrado, porque en efecto, era insostenible su estancia en su país, frente a la estruendosa fiesta popular por su renuncia y el rechazo a sus estratagemas fraudulentas para mantenerse en la presidencia.

Lilly Téllez

Y no, nada de qué escandalizarse porque nuestro país otorga asilo humanitario a Evo Morales, en el marco de una tradición histórica que habla muy bien de México y en todo caso, si el depuesto es requerido por la justicia en su país, México deberá atender la solicitud de extradición correspondiente.

Mientras tanto, los hechos en Bolivia generan remezones en México, con reacciones extremistas de dogmáticos que pululan en el gobierno federal, quienes actúan como si pretendieran promover una revolución mundial en favor del defenestrado boliviano, incurriendo incluso a payasadas como esa de promover una petición socializada en change.org para exigir la expulsión de MORENA, de la díscola senadora Lilly Téllez por “traición a la patria”.

A la inservible legisladora sonorense se le ocurrió opinar en contra de Evo Morales y en favor de quienes lo obligaron a renunciar, por lo cual es tachada de enemiga del pueblo, conservadora, reaccionaria y demás lindezas, sin que tengamos la menor intención de rebatir tales señalamientos ya que desde nuestra perspectiva más que todo lo que se dice, lo único que representa es la inocuidad.

Primero que nada, no es nueva su posición en torno a temas que obsesionan a la 4T como el aborto y matrimonio igualitario y tampoco es nuevo que ella ni siquiera es militante de MORENA, sino simplemente una oportunista que se aprovechó de las carencias de cuadros en ese partido para conseguir esa suculenta beca senatorial colgada a la figura de López Obrador, así como ocurrió con la gran mayoría de representantes populares ahora en funciones.

Arturo Bours

Por supuesto que a la locutora y ahora opinóloga y comentócrata de moda, le vale progenitora si es expulsada de la bancada de MORENA y también a los sonorenses nos vale progenitora que esté donde esté, ya que sirve para maldita la cosa y que en todo caso lo que ella no hace por Sonora bien pueden hacerlo Arturo Bours, Sylvana Beltrones o Damián Zepeda.

Al menos sí sirve para exhibir la clase de idiotas que operan desde MORENA con todo y su trasnochado nacionalismo, que los llevó también a arremeter contra la senadora del tuiter por considerar que es favorable la intervención de gobierno gringo, vía el FBI, en las indagatorias de la masacre de infantes y mujeres en Bavispe.

Uta, se pusieron histéricos, así como ocurrió con otros en espacios editoriales en Sonora, desde donde se orquestó una campañita por demás rústica en contra de la gobernadora Claudia Pavlovich por solicitar ese mismo apoyo en sus afanes por procurar justicia para las víctimas de ese funesto hecho criminal.

Atentado a la soberanía de México; traición a la patria, adujeron en letras de molde en el marco de un “periodismo crítico” propio de idiotas, cuando desde la más alta tribuna del país, Palacio Nacional, se formalizaba dicha solicitud de parte del mismo titular de seguridad pública, Alfonso Durazo Montaño y del canciller Marcelo Ebrard.

Alfonso Durazo

Por supuesto que Sonora y México requieren del apoyo de donde sea para enfrentar el reto del crimen organizado, que en el caso que nos ocupa, la participación de un grupo de agentes del FBI especialistas en ese tipo de operaciones, será de acompañamiento y de refuerzo tecnológico de búsqueda y captura, sin que para nada tenga que ver la soberanía nacional.

Dado los pruritos nacionalistas trasnochados que permean por la 4T, debió ser muy difícil corresponder con reciprocidad, luego que el gobierno norteamericano aceptó la participación de la Fiscalía General de la República en las indagatorias al asesinato de mexicanos en una tienda de Texas.

Incluso, tales reservas las expresó el mismo Durazo Montaño al cuestionar “la buena fe” con que se asume la ayuda gringa para atender problemas de inseguridad en nuestro país, ya que aseguró que “históricamente las únicas soluciones que han funcionado son las que nos hemos dado los propios mexicanos”, entonó el arrogante titular de seguridad pública.

Por lo pronto, este lunes se manejó con profusión el ingreso de caravana de vehículos cargados de agentes gringos e incluso algunos dijeron que por Agua Prieta cruzaron a México al menos 590 suburbans que se enfilaron a Bavispe escoltados por patrullas de la Policía Federal mexicana.

Guillermo Padrés

Pues sabe de donde sacaron eso, porque tenemos entendido que el grupo de apoyo es de sólo 12 agentes expertos en algunos temas y cuatro criminólogos, quienes fueron transportados a Bavispe, unos en unidades de la Policía Federal y otros en un helicóptero.

Por lo demás, en estas turbulencias e incertidumbres, oxígeno puro de aliento significa enterarnos de la negativa de parte de un tribunal federal de un amparo con el que el corrupto e incompetente exgobernador de Sonora, Guillermo Padrés, pretende eludir responsabilidades penales por defraudar al fisco con casi 71 millones de pesos.

Además, persisten los cargos por el delito de lavado de dinero, no de 11 millones y cacho de pesos, sino de dólares, que pesan sobre el ratero, quien como se sabe, disfruta de sus trapacerías en libertad, lo cual resulta una ofensa al pueblo de Sonora, con la posibilidad de que luego de este revés judicial tal beneficio le sea revocado.

Martín Matrecitos 

Y tal como lo adelantamos en los Entretelones de ayer, el diputado Martín Matrecitos confirmó que el próximo viernes el Secretario de Hacienda, Raúl Navarro Gallegos acudirá al Congreso del Estado para entregar la propuesta de presupuesto de egresos y propuesta de Ley de Ingreso para el ejercicio fiscal del 2020, entre otros apartados del paquete fiscal estatal, para que le de trámite la representación popular sonorense.

Seguramente el acto protocolario se llevará a cabo durante la tarde noche del viernes, tocando recibir toda esa documentación al presidente de la directiva o sea al mentado Matrecitos, acompañado de los coordinadores parlamentarios.