¿Fue el temblor un anuncio de lo que ocurrirá en las elecciones?

¿Fue el temblor un anuncio de lo que ocurrirá en las elecciones?

Carlos MONCADA OCHOA Mis hijos, hijas y nietos que viven en la Ciudad de México se encuentran casi bien después del temblor de más de 8 grados. “Ca

Compartir la carestía con los demás está bien, pero no violar la Constitución
¿Contagia el virus que dejó en Salud el doctor Campillo?
Claudia reforma la norma electoral a tiempo. ¡No contaba con su astucia!

Carlos MONCADA OCHOA

Mis hijos, hijas y nietos que viven en la Ciudad de México se encuentran casi bien después del temblor de más de 8 grados. “Casi” porque el susto que sufrieron no se les pasará con facilidad. “Fue horripilante”, opinó una de mis hijas.

Viví quince años en el antiguo D. F. y sobreviví a una docena de temblores, unos cortos, otros largos, al menos uno trepidante, que es horroroso. Lo peor es que no hay nada qué hacer más que esperar a que la tierra se tranquilice. No se recomienda usar los elevadores sino bajar por las escaleras, eso si uno conserva el equilibrio. Y al salir a la calle por arriba queda la amenaza de los cables de la energía eléctrica.

Pero no quiero recordar cosas feas sino llamar la atención hacia la coincidencia de que el temblor y la apertura del proceso electoral irrumpieran al mismo tiempo. ¿El temblor es la predicción de lo que nos espera a los electores? ¿Nos sentiremos como ratas atrapadas que no encuentran la salida? ¿Nos aguarda el temor irracional ante un enemigo invisible? ¿Nos parecerá eterno a pesar de los esfuerzos por acortarlo?

Nos prometieron muchas veces que en este proceso electoral habría democracia pero, como en el caso de los temblores, me gustaría que ya hubiera pasado.

 

¿POR QUÉ HACER ABURRIDA LA POLÍTICA?

El viernes, en la primera emisión de noticias de Radio Sonora, el diputado David Palafox dijo que recomendaba al Comité de Selección del SEA, que vigile que las mujeres que compiten para integrar el Comité de Participación Ciudadana no pertenezcan a partido político alguno.

Durante las más de las tres docenas de entrevistas que se llevaron al cabo en fecha reciente, el Comité de Selección machacó una y otra vez con la pregunta: ¿Es usted miembro de un partido o está relacionado con un partido o simpatiza con un partido? ¿Para qué recomendarles ahora lo que saben muy bien que deben hacer, y que además han hecho una y otra vez?

Si el político no tiene nada nuevo qué decir, es aburrido que repita lo innecesario.

Por ahí va también el caso de la diputada Célida López Cárdenas, que promueve una Ley para imponer al Ejecutivo la obligación de dedicar el 25% (si me equivoco en el porcentaje, para efectos del comentario no importa) a obras viales.

El titular del Poder Ejecutivo necesita libertad para elaborar sus proyectos de presupuesto porque ahí, en su esfera, se tiene el conocimiento real del estado de la economía y sus colaboradores se encuentran en aptitud de realizar las proyecciones para el año que sigue. No se le debe encerrar en una camisa de fuerza y paralizar su iniciativa.

Además, la Ley lo obliga –sigo hablando del titular del Poder Ejecutivo—no a preparar el presupuesto, sino el proyecto de presupuesto, y corresponde a los diputados hacerle las modificaciones pertinentes para que adquiera luego el carácter de ley. La diputada López hará bien en esperar su tiempo de acción sin ir a meter la nariz al despacho de la gobernadora y del secretario de Finanzas. Al cabo que para llamar la atención con actos de precampaña hay otros muchos caminos.

 

carlosomoncada@gmail.com