Fantasías legislativas

Fantasías legislativas

El diputado Carlos Navarrete Aguirre da la impresión de ser una persona bien intencionada y que como integrante de la bancada del Partido Encuentro Social, es un obsesivo activista en contra del emporio minero de Germán Larrea, a quien pretende clavarle un puntillazo mediante el cobro de 12 pesos de impuesto por cada metro cúbico de tierra que mueva para la extracción de minerales

México ¿País seguro?
Urgen definiciones
La joya de la corona

El diputado Carlos Navarrete Aguirre da la impresión de ser una persona bien intencionada y que como integrante de la bancada del Partido Encuentro Social, es un obsesivo activista en contra del emporio minero de Germán Larrea, a quien pretende clavarle un puntillazo mediante el cobro de 12 pesos de impuesto por cada metro cúbico de tierra que mueva para la extracción de minerales.

Y fíjense que caemos en cuenta respecto a que contrario a lo que pudiéramos imaginarnos, no es en MORENA donde están los diputados de corte sindicalista, ya que en el PES, además de Navarrete Aguirre está Jesús Alonso Montes Piña, forjado en luchas magisteriales al igual que sus pares del Panal, Francisco Javier Duarte Flores y Fermín Trujillo Fuentes.

En el caso de Montes Piña su compromiso con los derechos laborales de los trabajadores se manifestó cuando sacó el pecho para defender a empleados del Congreso del Estado frente a la ultraderechista pretensión de MORENA de despidos masivos sin el menor respeto a la dignidad de esas personas y mucho menos a sus derechos.

Navarrete Aguirre fue mucho más allá al promover la creación de esa nueva carga impositiva que de acuerdo a sus cuentas, resultaría en una bolsa de seis mil millones 500 mil pesos al año, sin que sepamos cómo calculó dicha cifra, ya que se nos figura muy difícil hacer ese tipo de numeritos ni cómo la autoridad hacendaria verificaría los volúmenes de extracción de los mentados materiales pétreos.

Francisco Javier Duarte Flores

Pero eso no importa para el legislador cananense que representa al VII Distrito con cabecera en Agua Prieta, ya que tiene muy claro en que se gastarían dichos recursos mediante una hipotética distribución del 80 por ciento de esos ingresos en obras de beneficio comunitario en municipios con vocación minera y el restante 20 por ciento, se aplicaría para la remediación de los naturales daños ambientales que ocasiona la minería.

Hace unas semanas compareció ante el Colectivo de Reporteros Sonorenses, ante quienes dejó ver sus arraigadas fobias en contra del empresario Germán Larrea y por eso entendimos que días después presentara esa propuesta de nuevo impuesto con dedicatoria a ese empresario con copia para todo el sector minero sonorense que explota alrededor de 60 yacimientos de distintos materiales en territorio sonorense, así como a la fuente primaria que alimenta a la industria de la construcción.

Le dimos un entre a la propuesta citada y la verdad es que se le observan amplios vacíos y lagunas, ya que si bien pareciera concentrarse y dirigirse a la actividad minera, los verdaderos efectos de dicho impuesto serían en la movilización de tierra, arena, gravas y piedras, así como en la elaboración de bloques, ladrillos, además en la industria de la cal y el cemento, ya que sin ser sencillo, podrían idearse formas de medición para efectos de cobranza, no así en la minería, que como se sabe, solo implica movimiento de grandes volúmenes no para su venta, si no con propósitos de extracción de materiales.

No por nada, fueron los representantes de la industria de la construcción los primeros que brincaron dado el impacto que tendría en los costos de vivienda ese impuesto, sin dejar de lado, los efectos que tendrían miles de ciudadanos que emprenden mejoras en sus viviendas, el pisito, la banqueta, el cuarto adicional y así.

Rogelio Díaz Brown

Tenemos la impresión que no prosperarán las obsesiones recaudatorias del diputado, no solo porque que se enfrenta a un gremio sumamente poderoso que así como obtuvo las concesiones que ahora explota, cuenta con un entramado jurídico ídem, sino también por la inaplicabilidad de posibles acciones de fiscalización; el enfoque casuístico que no debe tener ningún ordenamiento legal, así como prospectivas que afectarían gravemente a uno de los sectores más dinámicos de la economía estatal y en la generación de empleos.

La iniciativa de referencia ya fue enviada a las comisiones primera y segunda de Hacienda para su dictamen, trámite que deberá ir en marcha lenta toda vez que al tratarse de eventuales ingresos al erario estatal, solo podría tener vigencia a partir del ejercicio fiscal del año próximo, quedando ese colchón de varios meses para analizarla, socializarla y como ocurre en estos días, hacerla pedazos.

Como ven, les cayó chamba a legisladores de ambas comisiones, la primera presidida por Diana Platt Salazar e integrada por Luis Armando Colosio, Yumiko Palomarez, Rodolfo Lizárraga, Fermín Trujillo Fuentes, Alejandra López Noriega y Luis Armando Alcalá, en tanto que la segunda la encabeza Rogelio Díaz Brown y está conformada por Lázaro Espinoza, Martín Matrecitos, Raúl Castelo, Orlando Salido, Luis Mario Rivera Aguilar y María Dolores Del Río.

De acuerdo a especialistas, no corresponde a los Estados Legislar sobre bienes de la nación como lo es el caso y por ello la normatividad jurídica sobre minería se dicta desde el Congreso de la Unión, lo cual es una pésima noticia para el diputado promovente, toda vez la consigna de la cuarta transformación de no crear nuevos impuestos, y nada qué ver que éste se trate a empresas y no a “pobres”.

Javier Villareal

Al respecto, bien sugiere el diputado el dirigente de la CTM en Sonora, Javier Villarreal, que en lugar de fantasear con ingresos millonarios a través de una carga impositiva jalada de los pelos, abandere actos de presión y de gestión para la permanencia del Fondo Minero tal como fue creado para que dichos recursos sean destinados a las necesidades de infraestructura urbana de los municipios mineros.

Además, dicho fondo por el que tanto empujó la ahora gobernadora Claudia Pavlovich cuando despachaba como Senadora de la República, reúne condiciones de equidad para los sujetos de dicha recaudación, así como claridad en sus bases gravables, pero sobre todo, que ya había probado ser factor importante en la calidad de vida de habitantes de municipios mineros.

Así pues, a ojo de buen cubero, no tiene muy buen futuro la propuesta de Navarrete Aguirre, a quien de ninguna manera podríamos dejar de reconocer sus buenas intenciones, porque solo basta imaginar que el gobierno estatal tuviera a su disposición más de seis mil millones de pesos anuales para obra pública, fantasía y castillo de naipes que se derrumba frente a eso, que se trata de una fantasía inaplicable e inviable.

Si fuera factible, aplicable y viable un gravamen de esa naturaleza, desde cuando ya el secretario de Hacienda, Raúl Navarro Gallegos o la misma gobernadora Pavlovich lo hubieran impulsado no necesariamente cobrando los doce pesitos por metro cúbico extraído o movilizado, si no a la mitad o hasta menos, que mil 500 millones o poco más, es un muy buen billete frente a los criminales recortes presupuestales que ha perpetrado la Federación en contra de Sonora.

Raúl Navarro Gallegos

Por lo demás, el Secretario de Salud, Enrique Clausen Iberri tuvo pasarela por segundo día consecutivo en lo que se dice se trata de supuesta estrategia de posicionamiento para lo que se pudiera ofrecer en el futuro con rumbo a la elección del 2021, lo cual desde nuestro punto de vista es una jalada y más bien es producto de la vasta capacidad de chamba del funcionario estatal y a su permanente búsqueda de formas para un mejor desempeño de sus responsabilidades como funcionario público.

El martes fue el programa que ves cuanto te pones frente a un espejo y este miércoles se debió al arranque de la entrega de la Cartilla de Cuidado Médico, que de forma digitalizada dispondrá de toda la información e historial de consultas, padecimientos, tipo de sangre y demás de quien la porte, facilitando al personal de salud el trabajo y sobre todo, agilizar y dar certeza en la atención a quien requiera de ese servicio.

En ambos eventos estuvo la gobernadora Pavlovich y como no, si el sector salud es uno de los pilares de las políticas públicas de su administración y que junto al educativo, es el que mayores satisfacciones le generan, quedando como anexo el que Clausen Iberri sea uno de los contados claudilleros químicamente puros.

Y vaya el papelito de México en el concierto mundial luego del indigno sometimiento de Andrés Manuel López Obrador a manos de Donald Trump en materia migratoria por ahora, porque ya viene otro golpazo en materia comercial y no tratándose de cargas arancelarias.

Enrique Clausen Iberri

Grave, gravísimo el que en absoluta perversión de facultades, personal de Migración, del ejército, la marina y ahora la Guardia Nacional, sean guardianes de la frontera con Estados Unidos, pero no para evitar el ingreso de forma ilegal de personas, sino para evitar que ciudadanos salgan del país por cualquier vía.

Odiosas las imágenes donde uniformados mexicanos portando armas de grueso calibre detienen a una familia de mexicanos que pretendían cruzar a territorio gringo, en actos que se multiplican a lo largo de la frontera norte, en algo así como cuando ciudadanos de Alemania oriental no podían cruzar el muro de Berlín o de cubanos impedidos a salir de su país.