Extraña inacción priista

Extraña inacción priista

Quizás sea porque lo tenían previsto y aún consideran innecesario implementar la estrategia y formas para controlar los daños, porque sólo así se en

Salud, otra prioridad
La nostalgia del adiós
Mal repartido pastel pluri

Quizás sea porque lo tenían previsto y aún consideran innecesario implementar la estrategia y formas para controlar los daños, porque sólo así se entendería el silencio y la inacción por rumbos del PRI Sonora, frente a la embestida y avances de la constitución del TUCOM.

Desde distintas trincheras partidistas e incluso desde dentro del PRI, se advierte la presencia de ese Todos Unidos Contra Manlio, sin que hasta nuestras cercanías se escuche de alguna defensa o mucho menos alguna contraofensiva, como si tales ataques, por demás cotidianos y frecuentes, no importaran o fueran lo de menos.

A lo mejor así es y se trata simplemente de circunstancias pasajeras que de forma natural se manifiestan luego de la definición de candidaturas y que apuestan a una planificación previa a partir de que tienen varios meses por delante para arreglar los actuales entuertos.

Como sea, desde nuestra perspectiva más bien se trata de incapacidad de reacción ante el rebase de consecuencias por decisiones tomadas y que en todo caso, apenas están redefiniendo cómo contrarrestarlas y por eso ese ruidoso silencio que se escucha desde los liderazgos priistas.

Sylvana Beltrones

Es común escuchar en estos días la contrastante opinión que se resume en “tan bien que iban los del PRI y mira ahora” y no seremos irreverentes porque nuestro ánimo es otro, al citar que el origen del desorden en ese partido, es la designación de Sylvana Beltrones como candidata al Senado, nombramiento que disparó rebeliones, la más abierta en Cajeme, aunque con expresiones en otras regiones de la entidad.

Como se imaginarán, en el resto de los partidos se soban las manos con fruición por la polaridad e insurgencia en proceso que se vive al interior del partido actualmente dominante en la entidad, sin que tengamos la menor idea si el citado zipizape es advertido por los comunes mortales o sólo se trata de asuntos irrelevantes para el electorado.

Es así como estamos a la espera de que por rumbos del PRI, se note la implementación de alguna estrategia que empareje los cartones ante el intenso activismo que despliega Antonio Astiazarán Gutiérrez, convertido ya en el abanderado de ese TUCOM y además factor de unidad en el otrora confrontado PAN y desplegando cotidiana horadación en lo que hace poco fue su partido.

Mala onda el que Sylvana sea considerada como la manzana de la discordia y responsable de que su designación haya soltado los demonios en su partido y broten activismos encaminados a descarrilar su candidatura por circunstancias que atañen exclusivamente a su señor padre, pero así es el abarrote en la lucha partidista y al interior de los partidos.

Antonio Astiazarán

Y lo curioso del asunto, es que a pesar de todo, ella y su compañero de fórmula, Manuel Ignacio Acosta Gutiérrez, se mantengan fijos y dedicados al cumplimiento de su agenda de intercampaña, sin atender para nada las incidencias de lo que hacen connotados personajes, incluso al interior de su partido, para evitar que ocupen una curul senatorial.

Reconocemos que pudiera ser prematuro esperar reacciones como las que planteamos y que será cuestión de tiempo para que lleguen las respuestas y si es así, pues no hemos dicho nada y aceptaremos cualquier réplica al respecto.

En donde el TUCOM ha tomado mayores iniciativas y logrado mayores avances es por rumbos de Ciudad Obregón, por supuesto, logrando incluso el que el PAN haya decidido no postular candidato a la alcaldía de Cajeme, ya que con una marca tan deteriorada y sin perfiles competitivos, decidieron integrarse en un frente común de facto al lado de priistas inconformes por la inminente postulación de Emeterio Ochoa, virtual candidato a la alcaldía por el PRI.

Al menos así luce la exclusiva difundida y confirmada por el periodista Arturo Soto Munguía y no desmentida por quien sería el principal perjudicado de dicha maniobra, Abel Murrieta Gutiérrez, a quien se le perfilaba con abanderado del blanquiazul y que al parecer abandona dicho propósito nunca confirmado, para dejar el camino libre para que el candidato independiente, Rodrigo Bours Castelo, sea quien trabaje para capitalizar esta nueva perspectiva.

Manuel Ignacio Acosta

Hasta al filo del mediodía, “El Pipigo” nos comentaba desconocer sobre ese asunto, pero se manifestó contento de disponer de nuevos aliados en su esfuerzo por despachar como Presidente Municipal de Cajeme a partir de septiembre próximo, en tanto que por rumbos del Abel, lo reportaron en comedero hermosillense junto a Astiazarán Gutiérrez y Ramón Corral Avila.

Lo cierto es que por territorio yaqui es donde tiene presencia el más belicoso antibeltronismo, cuyo origen es de tiempo atrás y acentuado en la lucha en defensa del agua y en contra del acueducto El Novillo, conflicto en el que como se recordará Beltrones Rivera se puso del lado de Guillermo Padrés.

Juego que tiene desquite ni quien se pique, dice el dicho popular, aunque también dice que lo que es de frente no es traición, así que ni unos ni otros se pueden decir engañados y era cuestión de tiempo para que se vieran de nuevo las caras, esas que ni siquiera se hicieron gestos cuando hicieron causa común y se sumaron a la candidatura de Claudia Pavlovich a la gubernatura.

Hace unos días platicábamos con experimentado priista, quien al abordar el conflicto de su partido en Cajeme, de forma pragmática y aparentemente simplista, consideró que si su partido consigue encriptar, encapsular, dicho conflicto en dicha jurisdicción, los daños serán menores, sin que tengamos idea si al menos lo intentarán.

Rodrigo Bours Castelo

En fin, está por verse que Astiazarán Gutiérrez logre constituir la fuerza político electoral capaz de derrotar al PRI y a Beltrones Rivera el próximo 1 de julio o en todo caso, ser solo uno más de los factores que confirme en las urnas la percepción actual de que MORENA será la ganadora de este merequetengue o si los del PRI confirmarán su dominio.

Mientras eso ocurre por rumbo de los priistas, en el Partido Movimiento Ciudadano este martes es de definiciones, cuando ya al parecer la dueña de esas siglas, María Dolores del Río, se conformó con ser parte de la alianza con el PAN y el PRD al menos en la elección federal, sin descartar que la “ciudadana” Leticia Cuesta haga el milagro y también el MC se sume en la elección local.

Se supone que este martes habrá asunción y la señora Cuesta será oficializada como mancuerna de Astiazarán Gutiérrez, además que se darán a conocer las designaciones de quienes representarán el MC en un par de candidaturas a diputaciones federales, que creemos son dos que les tocó en el reparto pactado por las cúpulas nacionales de dicho partido, el PAN y el PRD.

En lo que se refiere al novelón protagonizado por Norberto Barraza y David Figueroa en cruenta disputa por ir por la vía independiente por la alcaldía de Hermosillo, pues no hay nada aún, ya que en “juicio oral sancionador” dominical en el Instituto Estatal Electoral, se determinó diferir conclusiones para mejor oportunidad, toda vez que no se disponen de los elementos suficientes para resolver sobre las denuncias presentadas por el aguapretense en contra de su adversario.

María Dolores del Río

Vaya el protagonismo que ha desplegado Figueroa Ortega, quien de aparentemente ir como caballo de hacienda hacia dicha candidatura, ahora luce en el desespero y en el grave riesgo de quedarse sin el cuadro y sin la estampa, porque al parecer está quedando en dichos sin comprobar, la serie de denuncias que realizó en contra de Barraza o estas no impactan lo suficiente el resultado de los conteos de firmas de apoyo.

La verdad es que las cosas no lucen nada bien para el de Agua Prieta, cuando varios de sus testigos de cargo se retractaron, contrario a Barraza que ni siquiera ha dado la cara y se mantiene en bajo perfil, dejando que sean sus abogados quienes trajinen con las denuncias en su contra, cuando además gravita el ya chole que se escucha entre el personal del IEES que tienen que lidiar con sus frecuentes y cotidianas catilinarias.