Es real la estrategia, bajar los térmicos de casas y luego ladrones atacan ¿O qué es?

Es real la estrategia, bajar los térmicos de casas y luego ladrones atacan ¿O qué es?

El sistema académico mexicano cada vez más elitista y excluyente. Cómo dejamos que el abuso creciera. Los jóvenes hacen examen para ingresar a secundaria, prepa, universidad y en éste último un “sistema” decide qué carrera harás. Cuántos talentos se habrán perdido en este patético absurdo

Es menor el ladrón de patrulla y el oficial que lo detuvo ¡fue castigado! ¿Lo pueden creer?
60 denuncias de violencia contra niños ¿cuantos morirán antes que llegue ayuda?
Mientras no haya pensión para madres solteras ¿qué se festeja?

Juana María Olguín

El sistema académico mexicano cada vez más elitista y excluyente. Cómo dejamos que el abuso creciera. Los jóvenes hacen examen para ingresar a secundaria, prepa, universidad y en éste último un “sistema” decide qué carrera harás. Cuántos talentos se habrán perdido en este patético absurdo.

Pero qué cosas. Tanto mexicano honrado, decente, trabajador, con importantes títulos académicos, cartas credenciales para ocupar cargos públicos y parece que la premisa indispensable para los gobernadores, es escoger lo peorcito y que sea inepto y corrupto. Esta mañana el ejecutivo estatal de Nayarit, Roberto Sandoval, -con el “deste” en la mano-, salió a dar la cara, luego de la detención de su Fiscal General, Edgar Veytia, en San Diego, Estados Unidos, por tráfico de drogas.

La información que fluye a estas horas es que un gran jurado federal de Brooklyn, lo acusó de ser narcotraficante a gran escala de heroína, cocaína, metanfetaminas y mariguana. Se trata de la misma corte y fiscalía que llevan el proceso contra Joaquín Guzmán extraditado en enero pasado. El departamento de justicia de E.U., además exige que se le decomisen fondos o bienes equivalente a 250 millones de dólares, que es propio en acusaciones de grandes capos del narcotráfico.

Es probable que no se vaya solito a enfrentar esos cargos. Ustedes que dicen, le echarán encima responsabilidad al gobernador. Por lo pronto él es total y absolutamente culpable de omisión y no dudaría, de complicidad. Hay demasiados asuntos torcidos y pudriéndose en la administración pública y todo tiene que ser visto, supervisado, revisado por el ejecutivo estatal, alcaldes o el presidente. Son ellos quienes eligen a estos engendros, tienen que compartir culpas y sanciones.

En penas personales, pregunto es real la estrategia, de que bajan los térmicos de casas y cuando los habitantes salen a ver qué sucede los atacan los ladrones. Esta mañana un familiar me informó que amaneció sin luz, cuando van a ver, nota que alguien les cortó el suministro. A querer y no, hay esa sensación de pánico. Más cuando a vecinos hace unas horas ingresaron a su patio, abrieron un vehículo y se robaron todo cuanto pudieron. Señores responsables de la seguridad pública cuando veremos a los mañosos, drogadictos de los barrios ser aprehendidos.

En todas las colonias hay vecinos que jamás han trabajado, de qué viven entonces. Esa simple razón sería suficiente para enlistar a los sin oficio y que la autoridad los mantenga a raya. Vigilados.

Pero aquí estamos con una burocracia abrumadora de la procuraduría de justicia, de las Fiscalías, de las secretarías de seguridad pública, policías estatales, municipales y la estadística que publicó este martes el periódico el Imparcial, que la impunidad alcanza un 98.96 %. Son delitos que no son denunciados, otros no investigados, otros más se solapan El castigo se aplica aun miserable 1.04 %. Quiero saber el tamaño del presupuesto que esta sociedad aterrada, asaltada y robada gasta en seguridad pública ¿para qué? Para nada, nada y nada ¡Esto es una burla, intolerable e insoportable!

Ahora que se han iniciado los malditos protocolos para inscribirse en la Universidad de Sonora, me vuelve la crisis, el coraje y la frustración por este sistema educativo cada vez más elitista y excluyente. Cómo dejamos que el abuso creciera. Los jóvenes hacen examen para ingresar a secundaria, prepa, universidad y al final un “sistema” decide qué carrera harás. Cuántos talentos se habrán perdido. Si esto hubiera existido en la década de los 70s, 80s, 90s, muchísimos seríamos todos menos profesionistas, porque entonces nos parece bien que a las nuevas generaciones los atormenten con cribas y más obstáculos.

Hagamos un ejercicio: ve tu generación universitaria o del grado académico que hayas alcanzado, donde están tus compañeros ¿el más inteligente alcanzó el éxito? Es muy interesante entender que estudiar un perfil profesional es una cosa, ejercerlo otra y hacerlo con soltura, elegancia y eficiencia otra. Piensen por favor, es un abuso que ejercemos -o permitimos-como adultos contra los jóvenes. Insisto cuantos talentos habremos perdido, cuantos brillantes y destacados estudiantes fueron destruidos porque no quedaron donde querían, en las áreas de su interés. Tenemos que hacer algo, menos quedarnos con los brazos cruzados.