Es politiquería lo que murmuran de la Guevara: AMLO

Es politiquería lo que murmuran de la Guevara: AMLO

En “la mañanera” de ayer, una reportera pidió al Presidente que se dé acceso a las ruedas de prensa diarias a los periodistas de los estados

De la conferencia que no fue conferencia sobre la corrupción
¿Va el PRI a la quiebra financiera o a la quiebra política, o a las dos?
¿Van a pagar eso con mis impuestos? ¡De ninguna manera!

Carlos MONCADA OCHOA

   En “la mañanera” de ayer, una reportera pidió al Presidente que se dé acceso a las ruedas de prensa diarias a los periodistas de los estados. Hace tiempo que se hace, y así se lo recordó AMLO, quien aprovechó para reiterar la invitación para cuantos quieran ir a participar. La primera impresión que esto da al observador es que las “mañaneras” se van a atiborrar de denuncias serias de la provincia, pero también de chismografía pues el denunciante serio y el chismoso tendrán a la mano una tribuna de alcance nacional.

  Sin embargo, por un lado, el Presidente es un experto en capear los lances de los toros más entrones, y por otro, la gente es también experta en detectar cuándo una queja es fundada y cuándo obedece a intereses políticos. Bien, pues por lo pronto se dio el caso de una reportera que “acusó” a Ana Gabriela Guevara de que la mitad de la semana atiende los asuntos de deportes que como funcionaria le conciernen, y la otra mitad se dedica a hacer campaña por la gubernatura de Sonora. Debe haber esperado la reportera que AMLO le contestara: “Eso está mal. Voy a decirle a Ana que no se vaya tan seguido”.

  Pero lo que respondió fue “con todo respeto” que le parece que esas versiones son “politiquería” y se cuidó de expresar una frase que pudiera interpretarse como apoyo o como rechazo a las presuntas aspiraciones de la atleta. Manifestarse en uno u otro sentido habría sido como echarle gasolina a una llamita que apenas llega a flama.

  Yo diría que las precampañas o brotes de propaganda no las hacen los que sueñan en la candidatura sino parientes y amigos que los rodean, y que a menudo invaden las Redes, sin que venga a cuento, con frases breves: “Fulano para gobernador”, “Zutana para gobernadora”, etcétera, ilustradas con las fotografías respectivas. Si el promovido o promovida posee cualidades suficientes para que su partido le abra paso a la candidatura no es lo fundamental para los acomedidos propagandistas, sino la esperanza de que si su cuatacho o compadre o antiguo condiscípulo la obtiene, el propagandista que se acomodó a tiempo quedará en buena posición.

  Eso es lógica elemental porque, hasta ahora, por más que pongo atención y afino el oído, no he escuchado el clamor tumultuoso del pueblo sonorense que esté gritando un nombre determinado. Ni de hombre ni de mujer. De modo que, tranquilos. Todo a su tiempo.

¿CUÁNTO TIEMPO MÁS PARA LO DE BÁCUM?

  El asunto parecía muy sencillo. El presidente municipal de Bácum, hoy en la prisión gringa, ya no puede seguir siéndolo y se nombra un interino mientras al político delincuente se le destituye, para después proceder a la designación de un alcalde sustituto que se echará el tiempo que falte.

  ¡Pues todavía los diputados andan en vueltas, en parte por la interpretación de las normas jurídicas aplicables, en parte porque le dan tratamiento partidista,

  Si  continúan con ese paso lento, de plano esperen a que el trienio constitucional llegue a su fin.

carlosomoncada@gmail.com