Entre cultura y grilla

Entre cultura y grilla

Por lo visto, miles y miles de ciudadanos sonorenses y no sonorenses no fueron distraídos por la grilla partidista, por lo pronto, y ocuparon estos dí

Vacunar es la campaña
Sí pero no: PT y PES
Firme apoyo federal a Sonora

Por lo visto, miles y miles de ciudadanos sonorenses y no sonorenses no fueron distraídos por la grilla partidista, por lo pronto, y ocuparon estos días para ser parte de la multitudinaria fiesta cultural celebrada en Alamos, con subsedes en diversos municipios de la entidad, en Arizona, Monterrey, Baja California sur y la Ciudad de México.

El cierre este sábado fue espectacular para culminar así un programa de presentaciones de alrededor de 160 propuestas artísticas de alto nivel, como conciertos, obras de teatro, proyección de películas, muestras gastronómicas, callejoneadas, talleres populares, danza, artesanías y un largo etcétera, que fueron la delicia de los miles de asistentes durante ocho días.

Con un ojo al gato y otro al garabato, la gobernadora Claudia Pavlovich estuvo muy atenta de la agenda social de la gente y disfrutó de las veladas de apertura y cierre, destacando el efectivo operativo desplegado por la Secretaría de Seguridad Pública y de la Unidad Estatal de Protección Civil para que las cosas se desarrollaran sin mayores problemas, a pesar del impresionante aforo que registró la colonial excapital de Sonora.

Adolfo García Morales

Nos constan los esfuerzos que de 24 horas al día desplegaron los muchachitos de Adolfo García Morales, titular de la SSP y el coordinador de la UEPC, Alberto Flores Chong para que los miles de congregados en Alamos tuvieran certidumbre de su seguridad y sobre todo, dar fluidez vehicular para el retorno la noche del sábado.

Meritorio el esfuerzo y sobre todo, los resultados en esta edición del FAOT, por parte del titular del Instituto Sonorense de Cultura, Mario Welfo Alvarez, quien si bien ya no invita a esa pachanga del arte, tal omisión no nos limita para reconocer que hace las cosas bien por esos rumbos.

Pues mientras miles de sonorenses se entretenían y alimentaban el alma escuchando buena música; en una obra de teatro, en el callejón del beso, detrás del burro y la carreta en la callejoneada, en la plaza curioseando artesanías al son de música popular o simplemente dándole a la libación y a la gula, en Hermosillo ardía la grilla, la priista principalmente, con dos sucesos inesperados o fuera del guion previsto por la nomenclatura de ese partido.

La sorpresa sabatina la dio el cetemista de colorida cabellera, Vicente Solís, quien en calidad de emisario del experto en tocar el tololoche, el diputado Javier Villarreal, se preregistró como aspirante a la candidatura por el distrito electoral federal 03, el mismo donde se apuntó David Palafox Celaya, sin que tengamos idea en que basa el exdiputado local dicha pretensión, más allá de ser militante del PRI.

Javier Villareal

Ladino como se le conoce, Javier Villarreal la hace de titiritero en procuración de algo para su beneficio en el marco de la distribución del pastel electoral, previéndose que esa jalada no sobreviva más allá del jueves próximo o que incluso fenezca este mismo domingo cuando vence el término para la entrega de todos los documentos exigidos por la convocatoria para que los aspirantes estén en condiciones de elegibilidad.

Más serio por su categoría como político y por los efectos de su iniciativa, el caso de Antonio Astiazarán Gutiérrez, obviamente insatisfecho, inconforme y en rebeldía porque en esta ocasión no le favorecieron los hados de su partido y sí lo hicieron en favor de Manuel Ignacio Acosta, por cuya posición en la fórmula al Senado va el guaymense.

De pronóstico reservado el activismo que despliega el otrora institucional militante del PRI, quien por lo que prospectan sus primeras exposiciones, va por las simpatías de los remanentes de inconformidad que se generan en todos los procesos de selección de candidaturas, en abierta confrontación con los factores de poder que a fin de cuentas toman las decisiones en su partido.

Siempre hemos considerado a Astiazarán Gutiérrez como un político sumamente inteligente y conciliador y desde esas plataformas ha llegado a excelentes niveles en el sistema priista, destacando el que en el 2009 si bien iba derecho, hábilmente se quitó de la disputa por la candidatura al gobierno de Sonora y así evitó ser parte de la trifulca entre Alfonso Elías y Ernesto Gándara.

Ahora anuncia que irá hasta donde tope y a lo mejor se avienta ese tiro si en efecto es cobijado por el poderoso grupo del Yaqui Power, como alfil y protagonista en turno de una segunda edición de lo que derivó que el PRI perdiera la gubernatura en el 2009, aunque ahora las condiciones en ese partido son muy distintas, ya que tenemos entendido que aprendieron de dicha experiencia, como para obligarlos a la reflexión e incluso a las rectificaciones y reconsideraciones.

Otto Claussen

Por lo pronto, este domingo al filo del mediodía se vence el término para la entrega de toda la documentación exigida por la convocatoria para que el jueves próximo la Comisión de procesos internos emita los dictámenes correspondientes, para quienes pasen esa criba ir a las convenciones de delegados que tenemos entendido serán el 16 de febrero.

No tenemos idea qué documentación le falta a Astiazarán Gutiérrez, que en el caso de Solís sabemos que sólo llegó con su credencial de elector y Javier Villarreal, no descartándose que este jueves ni al registro acuda, en tanto que el guaymense seguramente se encuentra en intensiva fase de consulta que resuelva el diferendo que protagoniza.

En fin, nos quedamos con el recurrido apotegma aplicable en estos casos y en todos los procesos internos de todos los partidos políticos: el poder enloquece, pero enloquece más el no poder, y mejor la dejamos de ese tamaño.

El caso que en el caso de la fórmula federal al oficialismo priista sonorense sólo le falta definir la candidatura a la diputación por el distrito 04, dado que en el caso de esa jurisdicción electoral van juntos el PRI y el Verde, que hasta donde sabemos eso se definirá durante la próxima semana, citándose como perfilados a Rafael Buelna y a Otto Claussen, como eventuales perfiles, que en el caso del Otto, tiene la otra opción de regresar a la alcaldía de Guaymas para limpiar el atascadero que tiene Lorenzo de Cima.

Gilberto Gutiérrez Sánchez

Y si las cosas lucen movidas por rumbos del tricolor, mejor se pondrán porque están por emitirse las convocatorias para la escogencia de las 72 planillas municipales y las fórmulas para las 21 diputaciones locales, en donde también es tradición que se vivan infiernitos y donde de nueva cuenta el dirigente estatal Gilberto Gutiérrez Sánchez volverá a demostrar sus habilidades como administrador y aplicador de fuertes dosis de pasiflorine.

Para efectos de la administración pública, las definiciones en lo que se refiere al proceso federal, hasta ahora han derivado en que Angelina Muñoz sea la nueva alcaldesa de Hermosillo y que sea inminente una vacante en la dirección del Registro Civil, ya que no tarda Julissa Bojórquez en ser llamada a hacer buena la suplencia de la candidata al Senado, Sylvana Beltrones.

La sacudida será mucho mayor al arrancar ese activismo y trámites en los ayuntamientos y distrito locales, previéndose regular desbandada de priistas que hasta ahora disfrutan del cheque verde y con ello se multiplicarán iniciativas y rebeldías por aspiraciones insatisfechas, como siempre ocurre en un partido tan complejo como lo es el PRI.

Mario Aguirre

Y de plano pudiera enredarse aún más la situación jurídica de Guillermo Padrés, ya que, si bien no es creíble la versión de su operador financiero, Mario Aguirre Ibarra, respecto a que fue obligado a ganar licitaciones y a mocharse con su socio, lo cierto que es una acusación formal que debe acumularse al expediente del ratero que sigue tras las rejas en el Reclusorio Oriente de la Ciudad de México.

Increíble el cinismo del tracalero empresario, quien según esto fue obligado por los hermanos Guillermo y Miguel Padrés, a recibir alrededor de mil 160 millones de pesos del programa de uniformes escolares y depositarles alrededor de 12 millones de dólares en el sistema bancario gringo, vacilada que sólo ratifica la firmeza de las imputaciones en contra del ratero y que representa un severo golpe a sus pretensiones de enfrentarlas en libertad.