Entrando en la era de la Ciencia Cuántica

Entrando en la era de la Ciencia Cuántica

El cansancio físico que se siente es debido a las nuevas frecuencias electromagnéticas inteligentes que llegan del sol central

De vez en cuando lo mejor es cerrar los ojos y respirar profundo
Los significados ocultos de la impuntualidad
Lo que calla la primera generación, la segunda lo lleva en el cuerpo

El cansancio físico que se siente es debido a las nuevas frecuencias electromagnéticas inteligentes que llegan del sol central. Éstas afectan radicalmente a las estructuras físicas, emocionales y espirituales. Como si el humano fuera un aparato de teléfono móvil conectado a una batería de un inmenso buque. Llega mucha energía del mundo espiritual. Por ello hay necesidad de estabilizar.

¿Qué hacer?

Mentalmente: vibrar en alta resonancia, preferentemente en la más alta energía posible, la energía de la gratitud, de la compasión, de la generosidad, de la benevolencia y del compartir mutuo de ideas.

Evitar juzgar a los demás, pues no sabemos realmente qué es lo que cada uno ha venido a pasar en esta vida. Elevar el pensamiento a cosas nobles, en vez de continuar compartiendo noticias falsas que insisten en multiplicar por redes sociales. Hazlo tú diferente, encuentra cosas buenas en las personas y en las situaciones, éstas existen, pero son olvidadas.

Deja de quejarte y empieza a agradecer, la gratitud es la energía que moldeará el nuevo mundo. Cuando te asalte un mal pensamiento, compréndelo e inmediatamente neutralízalo con otro superior y positivo. Cuando te venga un problema a la mente, transmuta la información, buscando inmediatamente la solución, y enfócate en ésta. Cambia el foco, encuentra cosas bellas en ti, en tu comportamiento, deja de mutilarte energéticamente, pues todos nosotros tenemos cosas buenas y virtudes.

Físicamente: hacer ejercicios tranquilos y concentrados, emitiendo, al mismo tiempo en que los haces, ondas azules hacia todos los lugares donde supuestamente sientes dolor, malestar o fatiga muscular, convirtiendo un simple ejercicio de estiramiento y fortalecimiento en un ejercicio vibracional cuántico intensificado.

Beber agua mineral bastante. Da preferencia a aquella que sale directamente de la piedra, pues trae fragmentos minerales puros del centro de la montaña, rocas y cristales. Evita alimentos industrializados y excesivamente condimentados. Lleva dentro de tu cuerpo cosas bonitas, sanas y que tienen vida. Toma el sol y agradece mientras lo haces. Sumérgete en el agua del mar o en el agua corriente de un río, para entrar en la frecuencia nueva de la Naturaleza.

Espiritualmente: presta atención a la intuición, está llegando con fuerza y es la primera información que viene del mundo espiritual para adentrarse en tu mente. Oír música buena, que te hace estremecer, que es capaz de producir la resonancia con tu espíritu.

Presta atención a las inspiraciones, pues ellas vienen puras y sencillas, en caso contrario no conseguimos anotar la que es recibida o hacerlo en el preciso momento en que nos viene, perdemos el contacto y el espíritu tarda en traerla nuevamente. La inspiración es algo que tu propio espíritu te envía, no es un espíritu tercero o un amparador, eres tú mismo en manifestación futura y dimensión divina intentando hablar contigo mismo.

Relaciones: ya no es preciso gritar con nadie, tu corazón ya no soporta más gritos ni discusiones, él sólo quiere armonía y comprensión, la época de los sufrimientos se ha terminado, quienes todavía continúen con esa idea pasarán por grandes probaciones. Si fuese preciso posicionarse, posiciónate y haz lo que haya que hacer.

Trabajo: tu espíritu ya no quiere seguir haciendo lo que no tiene sentido y no llena su propósito de vida. Él te está empuja a entrar con fuerza total en tu centro de sinergia, ese que sintoniza con las fuerzas que vienen del universo. Si no modificas o mejoras tu relación con tu trabajo, tu vida se irá haciendo cada vez más vacía, y aunque por medio de él recibas bastante dinero, nada de eso podrá dar un sentido real a tu existencia de ahora en adelante.

No te preocupes por encontrar el nuevo mundo, éste no es un lugar, sino una frecuencia, un estado vibracional en que todos pueden estar, si así lo desean. El estado de la gratitud pura y silenciosa. Sintonía es el camino, sintonía con uno mismo.

Esa es la verdadera espiritualidad que los mentores desean, pues estando completos y conectados, se está en plena sintonía con el todo.

Om Shanti Om