Enrique Peña Nieto tiene el síndrome de un emperador

Enrique Peña Nieto tiene el síndrome de un emperador

Durante diciembre hay algo de excedente de capital. Depende de cada uno, pero sí que esa derrama económica del último mes del año deja algunas cosillas para padecer lo que resta del año.

Emiliano Salinas renunció a la secta que explotaba mujeres ¿y es todo?
Iván atleta de alto rendimiento, fue acuchillado por cuatro sujetos
Multarán a quienes abandonaron sus casas ¡Sadismo oficial!

Juana María Olguín

 

Durante diciembre hay algo de excedente de capital. Depende de cada uno, pero sí que esa derrama económica del último mes del año deja algunas cosillas para padecer lo que resta del año. Compraron mucho carro y los trae gente que no sabe manejar. Sí señor compraron el vehículo tanto nacional como chuecos y aquí tienen la ciudad de Hermosillo, pesimamente trazada, sin proyecto de crecimiento, atascada de unidades, con conductores con mínima instrucción para conducir.

En Hermosillo, jamás hubo planeación, no hay nada que infiera que algún acalde se sentó y organizó su crecimiento y que en esa medida se mantuviera los espacios para ampliar calles, las que ahora lucen miserables, tremendos embudos. Para colmo no hay un metro cuadrado en todo el municipio que no tenga dueño. Si a esas arterias deficientes le agregan la cantidad de autos chuecos comprados al cierre de 2017 más unidades legales, la cosa se pone así, como se ve: del carajo.

Ayer lunes a primera hora hubo un accidente de varios autos en la confluencia de los bulevares Kino y Morelos, estaba la policía, las aseguradoras, de por sí la zona es complicada, bueno pues estaba peor. A nadie le dio Dios licencia para pensar en moverse a donde no estorbaran.

Es probable que en forma simultánea estuviera ocurriendo el percance donde un vehículo se estampó contra un camión urbano que dejó como saldo 13 personas lesionadas. Si se suma a los daños físicos de las unidades, el perjuicio causado a los usuarios, sus tiempos, sus daños físicos, emocionales, psicológicos. Dicho lo anterior cuánto cuesta un accidente de esta naturaleza. Ahora faltan aquellos que no sintieron en el momento del impacto molestia alguna, hasta otro día o mucho después. Mal y de malas con tanto vehículo con gente sin la más mínima instrucción para manejar.

Para terminar de enmendar la página, ese fenómeno creciente de demasiados tráileres circulando en estas arterias angostas, a pesar de que están prohibidos de acuerdo a lo que establece el reglamento de tránsito, en fin si sabe rezar hágalo y bien, por aquello de…tutu nene.

A Enrique Peña Nieto le dio amnesia o de plano sufre el síndrome del emperador que cree que bajo toda circunstancia sus súbditos no tienen más que amarlo, quererlo, venerarlo e idolatrarlo. En su visita de doctor a Nogales, exigió que se le reconozca su esfuerzo en materia de salud alcanzados en su sexenio, ya a punto de fenecer. Y cuando el señor reclama que se le dé, sin haberse ganado nada, solo me vuelvo a preguntar ¿cuánto costó el viaje de este hombre, con todo su séquito, con los 3 mil elementos de seguridad que requiere le cuiden su trasero? Suficiente dinero como ¿para hacer otro hospital como el que inauguró?

Es una desgracia descomunal lo que ocurre en materia de salud en el país y la cantidad de enfermedades ya superadas, pero por la que siguen muriendo mexicanos ¿por qué? Son muy pobres para tener acceso a los servicios en los hospitales. Ah, pero el emperador azteca quiere ser amado y querido por sus súbditos que él cree que tiene. Este mandatario es el más odiado de los últimos tiempos y el más defenestrado. Si quería ser apreciado otra debió ser su forma de tratar el pueblo, no la forma abusiva en que se condujo. Fue un sexenio de agravios y eso es lo que encontrará.