En Obregón a niño de 8 años lo asaltaron encapuchados

En Obregón a niño de 8 años lo asaltaron encapuchados

Una vez más se desató la violencia en Tamaulipas, esa pobre sociedad que ha padecido el infierno en la tierra y que por lo visto no tiene escapatoria y su lucha por su sobrevivencia es con las uñas, porque no se ve ni se distingue al gobierno en estrategias del tamaño de delincuencia que padecen. A estas horas no es mucho lo que se sabe, en hechos ocurridos ayer martes por la mañana solo la toma de calles, la quema de camiones. Que es por la muerte de líder de un cártel. Se fueron los inútiles gobiernos del PRI ahora estrenan del PAN y la desgracia es la misma

Un solo lamento en panteón del Sahuaro por robos en tumbas: cercos, techos
Se oye bien que López Obrador, elimine privilegios
Hasta que haya transporte digno, habrá progreso

Juana María Olguín

Una vez más se desató la violencia en Tamaulipas, esa pobre sociedad que ha padecido el infierno en la tierra y que por lo visto no tiene escapatoria y su lucha por su sobrevivencia es con las uñas, porque no se ve ni se distingue al gobierno en estrategias del tamaño de delincuencia que padecen. A estas horas no es mucho lo que se sabe, en hechos ocurridos ayer martes por la mañana solo la toma de calles, la quema de camiones. Que es por la muerte de líder de un cártel. Se fueron los inútiles gobiernos del PRI ahora estrenan del PAN y la desgracia es la misma.

Al rato el gobierno federal avisará que enviará contingente de soldados que sacará de otra entidad también con la pradera incendiada. Es decir, quitarán de un lado para ir a tapar el sol con un dedo en otro lugar, esa es una maldita estrategia fallida que no trae soluciones reales y de tajo.

En Sinaloa, familiares de desaparecidos públicamente pidieron ayuda a narcotraficantes para encontrarlos. En una carta dada a conocer, la madre y el hermano de dos policías de Culiacán, secuestrados el 23 y 26 de enero de 2017, suplicaron a “los grandes capos, a los jefes de un cártel apoyo para que los regresen a sus casas “o nos digan dónde los podemos hallar”. En el escrito, los familiares además de dirigirse a “quienes se llevaron a nuestros familiares”, expusieron que han sufrido deterioro físico y mental por la desesperación de no encontrar a las víctimas”

Estos policías eran miembros de un grupo que apoyó a los militares cuando fueron emboscados en la capital de Sinaloa, el 30 de septiembre del 2016. Primero mataron a 6 oficiales entre el 21 de enero y el 22 de marzo del año pasado, antes habían levantado el 23 y 26 de enero del interior de sus casas a Antonio Saavedra Ortega y Yosimar García Cruz.

Todos estos uniformados hicieron lo correcto, auxiliar a los militares que fueron emboscados, pero cuando son ellos quienes sufren el ataque no hay nadie que saque la cara para protegerlos o para ayudar a sus familias. Así que cuando te vuelvas a preguntar porque este desorden e inusitada violencia, por favor voltea más arriba que es de donde se derivan todos los vicios y el infortunio de la sociedad.

En Obregón 4 niños de primaria, uno de ellos de 8 años quedó aterrorizado luego que fue asaltado por hombres encapuchados, quienes le pusieron una navaja en el cuello para robarle unas cuantas monedas. Ayer las madres de las criaturas acudieron ante la dirección de seguridad pública a pedir apoyo, a exigir que haya rondines de la policía para contener a esos mañosos y que dejen en paz a esa juventud y niñez que pretende estudiar. Ya parece que oigo el rollo y no harán nada.

De la bebé de 6 meses que fue dejada en un patio, solo se sabe que su padre es un alcohólico y drogadicto, ah y ya rindió declaración, el finísimo. Es gemela, fue arrebatada de lado de su mamá y que la pequeñita se encuentra en manos del DIF de Obregón. Digo yo, no habrá un ser humano decente en esa dependencia que se pregunte del daño que le hacen al mantenerla alejada de sus hermanitos. Ya investigaron si toma leche materna. La dejaron tirada en un patio y a la criatura la encierran y castigan como si tuviera culpa alguna, cuando lo que más la beneficia es estar en su casa con los suyos.

Que el sujeto andaba por los techos de las viviendas donde luego en una de esas dejó tirada a la pequeña. Como lo deben saber ya, es toda una modalidad el bandido lépero que flagela a la sociedad, y que ahora camina por las azoteas ¿ya lo habrán notado y anotado las policías municipales de todos los ayuntamientos? Ahora hay delincuentes ninja, entonces se ocupa que haya oficiales y en numero suficiente, no como ahora: uno y medio para ¿cuántas colonias?