En duelo, se vivió Día por la Erradicación del Feminicidio y Desaparición de Mujeres ¿sí?

En duelo, se vivió Día por la Erradicación del Feminicidio y Desaparición de Mujeres ¿sí?

Para conservar todas las catervas que mantiene el gobierno, no habrá dinero que alcance. Además, resulta una infamia que mientras a los mexicanos les incrementan el costo de las gasolinas y demás derivados, al sindicato, PEMEX le dona 56.3 MDP, para un encuentro deportivo ¿Por qué pues?

El manto de la impunidad cubrirá a Raúl Ramírez
El paro transportistas en la Costa, subyace intereses políticos y delitos graves ¿Pueden confirmar?
Otro amparo le fue negado a Alejandro López Caballero ¡arrepiéntete y devuelve todo!

juanyJuana María Olguín

Para conservar todas las catervas que mantiene el gobierno, no habrá dinero que alcance. Además, resulta una infamia que mientras a los mexicanos les incrementan el costo de las gasolinas y demás derivados, al sindicato, PEMEX le dona 56.3 MDP, para un encuentro deportivo ¿Por qué pues?

Debemos asumir que vivimos en una sociedad peligrosamente machista y misógina, pero el agravante a esto es que las mujeres propalan a los cuatro vientos las versiones más disparatadas, más conservadoras y dolosas que contravienen el respeto que como género debemos tener. Una idea malévola y brutal es criminalizar a las víctimas y peor asumir que las desgracias que les ocurren son por su culpa, por ir “allí, “allá”, “más allá”. Podrían indicarnos con sus moñitos rosas -mamones- a donde podemos dirigirnos y seamos respetadas en nuestra integridad y la vida.

Desde la estupidizante y atroz guerra contra el narcotráfico se hizo todo un uso y costumbre criminalizar a las víctimas: secuestran a la gente porque “andan mal”; los matan, “se lo merecen”, las violan “pero ve cómo se visten”. Maldita sea es que acaso se nos secó el cerebro y ya no distinguimos los derechos y garantías que merecemos los mexicanos.

Urge que la sociedad se movilice y ya, para desmitificar estos malditos paradigmas de que la víctima siempre tiene la culpa de su desgracia. Es una aberración que mutila toda idea de evolución, de avance hacia mejores condiciones de vida y eso también significa en el respeto a todas las formas de ser y hacer. Entiéndanlo debemos tener el legítimo derecho -si a alguien le da la gana- de ir desnuda por la calle y que nadie se crea con facultades para tocar su cuerpo y mucho menos violentar su dignidad.

Tres mujeres fueron violadas en las cercanías al Instituto Tecnológico del Valle del Yaqui (ITVY) y no hay claridad si estas víctimas presentaron su denuncia. Lo cierto es que o el silencio de estas damas o la negligencia de la autoridad policial o judicial provocó que el depredador atacara a una cuarta y a esa no solo la agredió sexualmente, sino que la asesinó. Avisan que el presunto responsable usa cristal, esa droga que les exacerba la libido que los vuelve un peligro para todo ser humano. Esa sustancia tóxica, que se consume en niveles estratosféricos. Por eso digo, hagamos algo, porque este es un riesgo latente en todas las esquinas de esta madre tierra.

Por cierto, el domingo 6 de noviembre, se conmemoró en total silencio el Día Nacional por la Erradicación del Feminicidio y Desaparición de Mujeres, ha de ser seguro por el duelo que se vive ante tanto atentado, si seguro que sí.

Con 56.3 millones de pesos (MDP) le aventó la dirección de Petróleos Mexicanos (PEMEX) a su sindicato hediondo, para la organización de los juegos deportivos de sus trabajadores sindicalizados. Qué lindo ¿verdad tú? Que mientras todos los días nos aterramos con los costos de los alimentos, mercancías varias, gracias a los aumentos a la gasolina, a la electricidad, al gas licuado, el gobierno federal no tenga empacho en seguir alimentando faunas nocivas como Carlos Romero Deschamps quien ahora mismo es senador de la República. Siempre bien protegidas estas lacras, nunca fuera del presupuesto.

Ahora mismo se habla de la deuda impagable que ahorca a PEMEX, pero que curioso ¿no? Lo mismo de siempre, sociabilizan (nos reparten a todos) las pérdidas a, pero la riqueza es para el sindicato charro de Romero Deschamps y para los depredadores que saquearan este sexenio esa paraestatal. Ni hablar, esto seguirá igual, hasta que, basta.