Emiliano Salinas renunció a la secta que explotaba mujeres ¿y es todo?

Emiliano Salinas renunció a la secta que explotaba mujeres ¿y es todo?

Le cambiaron de nombre a la aberración llamada Copreson (Consejo para la Promoción Económica del Estado de Sonora), invento de Javier Gándara Magaña durante el gobierno del bueno para nada de Armando López Nogales

Qué pasaría si llegara un gobernante honrado
El procurador de la defensa del menor mintió. También sabe hacer otros “chistecitos”, chocar e irse.
¿Por qué no aprovechamos y recuperamos el estatus de adultos?

Juana María Olguín

Le cambiaron de nombre a la aberración llamada Copreson (Consejo para la Promoción Económica del Estado de Sonora), invento de Javier Gándara Magaña durante el gobierno del bueno para nada de Armando López Nogales. Ahora se le rebautizó como ProSonora en donde seguirá nadando de muertito el panista -como lo hace desde el gobierno de Guillermo Padrés-, Enrique Ruiz Sánchez. No sé quisiera ser entusiasta, festiva, pero vi cómo se gastó el dinero de los sonorenses en esa patraña décadas y para nada ¿Por qué no lo desaparecen y le ahorran al pueblo ese capital?

Cómo si fuera ayer recuerdo la inauguración del Copreson y el entusiasmo desbordante de su fundador y por ende su presidente, Javier Gándara Magaña y el rollo de aquellos años: traeremos suficientes empresas a Sonora a tal grado que la demanda por mano de obra sea tal que permita que los salarios sean los mejores pagados de todo el país ¿y qué pasó? Nada, nada y nada.

Gándara Magaña se asoció con López Nogales para instalar cultivos a través de invernaderos en Ímuris, inversiones con dinero público que luego convirtieron en privado, no ¿Por qué harían eso? Por mediados de ese desafortunado sexenio en que el empresario se lanzó a la candidatura por la presidencia de Hermosillo, llegó al Copreson, Raymundo García de León, hombre tan simpático pero tampoco hizo algo que justificara su presencia en ese organismo y menos el gasto millonario para mantener ese elefante blanco.

Ahora para borrar el inútil pasado de esa institución que le cuesta millones de pesos a los sonorenses, le cambian de nombre y para colmo dejan al mismo individuo Enrique Ruiz Sánchez quien ha nadado de muertito desde hace años y quien no tiene modo de justificar el sueldo que gana, ni el de todo su personal. Señores del gobierno hagan algo de justicia, eliminen lo que no sirve y si eso significa cerrar docenas de dependencias apócrifas, entonces habrán servido de algo.

Desde octubre del año pasado el periódico The New York Time tronó un escándalo con carácter judicial que involucra a Emiliano Salinas Occelli , hijo del expresidente mexicano Carlos Salinas de Gortari. No es asunto menor se trata de su amistad y sociedad empresarial con una secta que se hace llamar NXIVM (nexium) y a cargo de Keith Raniere, quien organizó durante más de 20 años los talleres de Executive Success Programs (ESP) quien es acusado de vejar a las mujeres de ese grupo.

Algunas de las víctimas fueron marcadas como ganado con un símbolo hecho con las letras KR, las iniciales de Keith Raniere. Este grupo operó en Nueva York, Canadá y México, según la acusación del Departamento de Justicia.

Salinas Occelli renunció al programa de superación personal Executive Success Programs (ESP) “Hemos decidido ceder la dirección de esta firma en el mercado mexicano”, explicó en un escueto comunicado, donde no da las razones de su marcha. Sin embargo, esto ocurrió dos semanas después de que México deportara a Estados Unidos a Keith Raniere, luego de su detención el 25 de marzo a las afueras de Puerto Vallarta, Jalisco.

Las autoridades de Estados Unidos buscaban a Keith Raniere por la declaración de ocho mujeres que lo acusaron de formar un grupo secreto conformado entre 15 o 20 mujeres que eran obligadas a tener sexo con él y forzadas a reclutar nuevas esclavas sexuales para crecer en esa cofradía. Y la salida intempestiva de Emiliano Salinas Occelli ¿lo libera de responsabilidad legal y penal de los delitos que se cometieron en esa secta, en su capítulo en México? Las víctimas son mujeres de familias multimillonarias ¿Qué callarán ante la vergüenza?