El peor problema de Anaya ¿no confía su familia a este país? ¿No le alcanza para vivir en dólares?

El peor problema de Anaya ¿no confía su familia a este país? ¿No le alcanza para vivir en dólares?

Terrorífica la suma de variables que exponen a la sociedad a mayores peligros y todos derivan de la pésima prestación de servicios. En Obregón hacen una institución en la zona rural y no dispusieron transporte. Al día de hoy hay una joven muerta que antes fue violada y dos víctimas más que sobrevivieron. Los delitos contra las mujeres imparables. Gracias, por nada...

Son 900 los obreros que despedirá Ford y no hay híbrido que valga
El gobierno auspicia el coyotaje ¡Es corrupción que paga el afectado!
Lo acusan de más de 30 asaltos, pero ¿le cubren el rostro al ladrón? ¡Por si es inocente!

juanyJuana María Olguín

Terrorífica la suma de variables que exponen a la sociedad a mayores peligros y todos derivan de la pésima prestación de servicios. En Obregón hacen una institución en la zona rural y no dispusieron transporte. Al día de hoy hay una joven muerta que antes fue violada y dos víctimas más que sobrevivieron. Los delitos contra las mujeres imparables. Gracias, por nada.

El segundo atentado contra el estadio Héctor Espino llena de sospechas. Recuerdo no hace tanto cuando llegaba a llorar en mi hombro doña Adelaida una mujer de edad avanzada que vendía chucherías en un triciclo y le pedaleaba duro -en el sentido estricto- para llevarse el pan a la boca, y su queja constante era que no podía poner un pie en la banqueta de este edificio público -hecho con dinero de este pueblo-, porque llegaban como sádicos los empleados a echarla a la fuerza.

No había la más mínima contemplación para su edad ni mucho menos su necesidad de trabajar, vendiendo su mercadería. La echaban de la banqueta. Nunca entendí porque esa actitud tan insolente y arrogante de los beneficiarios de poseer el estadio Héctor Espino. Gratis se los dieron para su uso, disfrute, explotación, a cambio de nada para la sociedad, a sí propiciar el alcoholismo.

Ah y como ya tienen otro inmueble, otra vez hecho con dinero público, les vale un pepino la suerte que corra el antiguo espacio, pero que encima nadie se preocupe por resguardarlo y en menos de una semana dos veces ha sido atacado, por manos traviesas ¿alguna idea de cuál es la razón? Justificar ¿deshacerse de él? De quién es ahora el estadio, dijeron que eran bienes con que se resarcirían las raterías del padrecismo contra trabajadores del ISSSTESON ¿quién debe protegerlo?

No es el único edificio público que ha sido dañado, a finales de octubre quemaron juegos infantiles del parque Madero, avisaron hasta ayer ¿qué conveniente no? Es una amarga coincidencia, recuerdan que hace un año se desataron incendios masivos, de basuras, malezas en cerros, el puente del boulevard Morelos, luego detuvieron a un mendigo sin hogar y le acusaron de ser el autor de uno de estos eventos. Coincidentemente pararon las quemas.

Para mi gusto no se trata de quemazones al azar, tampoco los robos o destrozos a edificios públicos suenan a actos de delincuencia ordinaria. Con tanto perverso, enfermo de poder fuera del sistema de gobierno, deja un amargo sabor a desestabilizar, a destrucción.

Dos jóvenes asaltadas, violadas no fue suficiente para que la policía en Ciudad Obregón dispusiera de oficiales para vigilar los accesos al Instituto Tecnológico del Valle del Yaqui (ITVY). En el mundo de las prioridades en Sonora es cuidar los bienes de la clase pudiente, así que es más importante atender el robo de vacas, de productos en los campos agrícolas ¿ataques sexuales a las mujeres?No, porque además seguro que ellas tuvieron la culpa ¿a dónde andaban? Dice la lógica machista de las autoridades y de la propia sociedad.

Pero además no tiene sentido construir una escuela y no prever cómo llegará la gente hasta ese edificio, que forma más jodida de planear, y es que siempre se prioriza la ganancia, los beneficios para el que vende o compra el predio, no él bien común. Al día de hoy hay una joven muerta que antes fue violada y dos víctimas más que sobrevivieron. La factura que hay que pagar es muy alta, dónde está la lista de culpables.

Se le vino encima la realeza del periodismo a Ricardo Anaya, dirigente del Partido Acción Nacional (PAN). En forma salvaje es exhibido en los poderosos medios nacionales el enclenque sujeto a quien se le puso cuesta arriba su intención de ser candidato a la presidencia de la República, primero porque es despreciable el hecho de que México no le resulte suficiente para que su fina y excelsa familia viva ¿en este muladar? El que ayudó a destruir su partido y el PRI. Encima su condición económica no le da para gastar 4.5 millones de pesos mensuales, cuando sus ganancias son de 2.6 millones de pesos.

Pero si el ataque de los poderes fácticos es destruir la única competencia que tiene la horrible y nefasta de Margarita Zavala, esposa del genocida Felipe Calderón ¡Aguas mexicanos, aguas otro Calderón en los Pinos impuesto por los poderosos hombres del dinero, se significa en los mismos peligros del alcohólico del marido y los que arrastramos al día de hoy con Enrique Peña Nieto! No lo debemos permitir. El lujo que debemos darnos es tener la memoria fresca, para lo que se ofrezca.