El libro “¿Y Padrés, qué?” acusa a los Padrés del tráfico de bebés

El libro “¿Y Padrés, qué?” acusa a los Padrés del tráfico de bebés

Carlos MONCADA OCHOA El capítulo VI de mi libro se titula "Iveth de Padrés y el tráfico de recién nacidos". Al final, como ocurre en otros capítulo

¿Quién va a amarrar el tigre? ¡Ya están temblando algunos!
Una nueva forma de crimen organizado en el ámbito electoral
La prolongada agonía de Raúl Ramírez en la Comisión de Derechos Humanos

Carlos MONCADA OCHOA

El capítulo VI de mi libro se titula “Iveth de Padrés y el tráfico de recién nacidos”. Al final, como ocurre en otros capítulos, el lector hallará un monólogo de Padres que he imaginado, pero que retrata, creo, su mentalidad chueca. El ex gobernador piensa:

“Los bebés. Los padres adoptantes de todas maneras tendrían que soltarle dinero a los abogados. Y andar en vueltas: al juzgado, al hospital infantil o a la Casa Hogar. Y sufrir las entrevistas con las trabajadoras sociales, y luego las visitas para comprobar la adaptación o el rechazo del niño. Un viacrucis. Nosotros les ahorramos tiempo y molestias. Y a los bebés les aseguramos alimentación, ropa y cuidados con padres de buena situación económica.

¨Porque al pagar lo que se les pedía quedaba claro que tenían dinero. A los niños se les ahorraba la angustia y los apuros de muchos otros que al crecer andan con la inquietud de averiguar quiénes fueron sus padres biológicos, porque a los adoptantes se les proporcionaba un acta de nacimiento donde se hacía constar la calidad de padres biológicos de los que en realidad los habían adoptado. Era una empresa redondeada, y desde mi punto de vista, con sentido humano. ¿Pagaban? Desde luego, ¿no cobra sus servicios toda empresa?”

En la tercera parte describo el teatro que hizo Iveth en un programa de televisión con Ciro Gómez Leyva bajo el título “La esposa, indiciada en el tráfico de bebés”. Las últimas líneas son éstas:

“Después de aquella comparecencia en la televisión, Iveth de Padrés desapareció de la escena y no fue llamada a declarar. La esposa de Javier Duarte, el ladrón de Veracruz. y la del exgobernador de Quintana Roo, Borge Angulo, tampoco fueron molestadas por las autoridades, lo que hace presumir que dejar en paz a quienes fueron “primeras damas” es una decisión política del gobierno federal. Las dejan al margen aunque hayan sido cómplices y beneficiarias de los saqueos”.

Que salga a la luz el criminal manejo de docenas y docenas de recién nacidos abre una esperanza a la posibilidad de que haya reaccionado el Gobierno del Estado y que tenga preparadas consignaciones en ésta y otras materias. La recomendación que ha formulado la Comisión Nacional de los Derechos Humanos es firme, bien documentada, y abarca a presuntos delincuentes que presumían de inmunidad, como el ex procurador Navarro.

No nos vayan a defraudar, ustedes que gobiernan..

 

carlosomoncada@gmail.com