El hombre interior

El hombre interior

El otro hombre que hay en nosotros es el hombre interior”, ese que está por descubrir. Nada hay fuera que en ti no se halle y si quieres encontrarte s

Nada de lo que hagas estará bien para muchas personas, pero ¿qué importa?
Sé el refugio al cual tu pareja siempre quiera ir
Te quiero más allá del apego, la costumbre y el miedo a la soledad

El otro hombre que hay en nosotros es el hombre interior”, ese que está por descubrir. Nada hay fuera que en ti no se halle y si quieres encontrarte será por su Espíritu que te descubras. Conócete a ti mismo y ámate, sólo de ese modo llegarás a saber que no sabes nada y ese día conocerás y amarás a los demás con la medida en la que tú mismo te amas. Nada hay fuera del amor, porque “el amor nunca deja de ser”, aunque a veces el amor pierda la apariencia de amor.

Le preguntan a Rumi, maestro persa espiritual del siglo XIII:

¿Qué es el veneno?

– Cualquier cosa más allá de lo que necesitamos es veneno.
Puede ser el poder, la pereza, la comida, el ego, la ambición, el miedo, la ira, o lo que sea.

¿Qué es el miedo?

– La no aceptación de la incertidumbre.
Si aceptamos la incertidumbre, se convierte en aventura.

¿Qué es la envidia?

– La no aceptación del bien del otro.
Si aceptamos el bien, se convierte en inspiración.

¿Qué es la ira?

– La no aceptación de lo que está más allá de nuestro control.
Si aceptamos, se convierte en la tolerancia.

¿Qué es el odio?

– La no aceptación de las personas como son.
Si las aceptamos incondicionalmente, se convierte en amor.

¿Cuál es la madurez espiritual?

1. Es cuando se deja de tratar de cambiar a los demás y se centra en el cambio de uno mismo.
2. Es cuando se acepta a las personas como son.
3. Es cuando se comprende que todo el mundo está justo en su propia perspectiva.
4. Es cuando se aprende a “dejar ir”.
5. Es cuando no se tienen “expectativas” en una relación, y se da sólo por el bien de dar.
6. Es cuando se comprende que lo que hace, lo hace para su propia paz.
7. Es cuando uno no se detiene a demostrarle al mundo lo inteligente que es.
8. Cuando no se busca la aprobación de los demás.
9. Es cuando se deja de comparar con los demás.
10. Es cuando se está en paz consigo mismo.
11. La madurez espiritual es cuando se es capaz de distinguir entre la “necesidad” y el “querer” y es capaz de dejarla ir por su voluntad.
Por último, y lo más importante:
12. ¡Se gana la madurez espiritual cuando ya las cosas materiales no le dan “felicidad”!