El hábito de leer

El hábito de leer

El hombre que no ha tenido el hábito de leer está aprisionado en su mundo inmediato en cuanto a tiempo y espacio. Su vida cae dentro de una rutina est

Tolerar nuestras emociones: el primer paso para ser feliz
12 dolores comunes, lo que significan y cómo sanarlos
El Tren de la Vida

El hombre que no ha tenido el hábito de leer está aprisionado en su mundo inmediato en cuanto a tiempo y espacio. Su vida cae dentro de una rutina establecida; se limita al contacto y a la conversación con algunos amigos y conocidos, y no ve más de lo que sucede en su vecindad. De esta prisión no hay fuga posible. 

Pero en el momento que toma un libro entra a un mundo distinto, y si se trata de un buen libro, inmediatamente entra en contacto con uno de los mejores charlistas del mundo.

Este charlista lo guía y lo conduce a una nación diferente o a una época distinta, descarga en él algunos de sus remordimientos personales, o lo invita a discutir algún tema especial o un aspecto de la vida del que el lector no conoce nada. Un autor antiguo lo pone en comunión con un espíritu desaparecido hace muchos años, y según el lector avanza, comienza a imaginar la apariencia y el tipo de persona que era el escritor.

Un autor antiguo lo pone en comunión de un espíritu desaparecido hace muchos años y según el lector avanza, comienza a imaginar la apariencia y el tipo de persona que era el escritor.

Por lo tanto, poder vivir un par de horas en un mundo y alejar nuestros pensamientos de las exigencias del presente inmediato, es un privilegio que deben envidiar aquellos que se encuentran presos en sus cárceles corporales.

Lin Yutang