El delincuente destruye y el médico reconstruye ¡No se cansen!

El delincuente destruye y el médico reconstruye ¡No se cansen!

Hace apenas unas semanas que la comunidad indígena yaqui dio la nota que estaban juntos y organizados. Así los 8 pueblos, a través de un desplegado firmado por sus gobernantes se dirigieron a un candidato a la presidencia de la República

Cajera de banco ¡se negó a ser asaltada! El bandido huyó
¿El presidente no se levanta pensando en joder al país? ¿Y que sí hace para mejorarlo?
¿Por qué la apatía con la contaminación del río Agua Prieta? ¡Es criminal!

Juana María Olguín

Hace apenas unas semanas que la comunidad indígena yaqui dio la nota que estaban juntos y organizados. Así los 8 pueblos, a través de un desplegado firmado por sus gobernantes se dirigieron a un candidato a la presidencia de la República. El citado documento que publicaron hacía patente el fichaje y desprecio a una postulante a la presidencia municipal de Hermosillo, en donde incluyeron a otras lacras del mismo rebaño padrecista, en fin. La armonía parece que duró poquito.  

Aparentemente un asunto entre una pareja de esposos llevó a un acto de violencia en que el señor quemó una parcela y lo siguiente es que se armó tremenda pelea que dejó como saldo un joven sin vida y una persona con muerte cerebral. Tenía que ser en loma de Bácum, que se ha vuelto un tremendo dolor de cabeza. Hacen una batalla campal a la menor provocación y son salvajes pelean con armas de fuego, cuchillos, piedras y para colmo son pirómanos e incendian autos, viviendas. 

Reza el dicho que los pleitos ni arreglados son buenos, queda rencilla, enojo y el rencor, pero grave cuando se atacan bienes patrimoniales, casas, vehículos. Lamentable que esta sangre se derrame entre hermanos. Se dan con ganas, no se vale. Allí tienen que fajarse los pantalones los 8 gobernadores y por lo pronto que sus usos y costumbres se apliquen y le den castigos ejemplares a los engendros que se han convertido en los verdugos de la propia etnia.

Por rumbos del gobierno estatal harían bien si también se fajan los pantalones y aplican la ley, algo allí ha quedado impune y los bandidos se crecen ante el desparpajo del sistema de procuración de justicia ¿o esperarán más muertos?   

A propósito, y quién mató a 3 mujeres entre fin e inicio de semana en los municipios de Obregón, Guaymas, Agua Prieta. Nada, no hay una sola mención sobre esos ataques brutales contra esas damas y a las que dejaron tiradas como vil basura en la vía pública ¿ya se investiga a alguien, al esposo, novio, amigo, vecinos? ¿O se mataron solas?

Ahora se sabe que a la señora de Agua Prieta la asesinaron probablemente cuando tenía consigo a su hijito de 2 años, porque al menor lo localizaron en los alrededores del parque donde ella fue sacrificada. Que el padre se ha presentado a reclamar a la criatura, pero no cubre los requisitos del DIF de aquella frontera para que se lo entreguen ¿y ya lo investigaron al señor? Esta libre de culpa y pecado o ¿a nadie le importa?

El milagro de la vida ¿no? Unas bestias asaltaron a un académico en una carretera en el estado de Tabasco, como no traía dinero le amputaron una mano, con un machete. Lo que ahora se sabe es que la víctima bajó de su carro y otro automovilista lo auxilió y en tanto lo trasladaba a un hospital, compraron una hielera, hielo y pusieron la mano y el muñón, eso fue fundamental para injertarla preciosa y perfectamente bien su parte cercenada.

No hace tanto a un tipo le dieron una paliza los miembros de una pandilla de la colonia las Lomas, le partieron la cara con bates de beisbol, la nariz, la mandíbula, se la hicieron pedazos, le tiraron todos los dientes, hasta yo tuve que pedir favores porque en el Hospital General del Estado (HGE) le hacían nada, mientras él se ahogaba con la sangre. Lo salvaron, pero allí anda rodando la víctima, sin consecuencias para las bestias que lo dejaron, porque creyeron que estaba muerto.    

Por favor médicos y demás personal hospitalario no se cansen de reconstruir los cuerpos que destruye el hombre enfermo que habita dentro de esta sociedad. Hasta que regrese la paz. Tiene qué.