¡Dios mío que la fiscalía tenga cómo procesar a los Romero!

¡Dios mío que la fiscalía tenga cómo procesar a los Romero!

Para quién puede ser sorpresa que México se encuentra reprobado en estado de derecho, si nomás falta prestar un poco de atención a lo que sucede con cualquier grupo policiaco, lo que ocurre en una agencia del ministerio público; lo que hacen con la víctima de un delito

El hombre asesinado por pandilla ¡no denunció! Y ¿se lavaron las manos?
PRI suspende derechos a Javier Duarte, será expulsado. En el PAN qué esperan, echen a Padrés
El procurador de la defensa del menor mintió. También sabe hacer otros “chistecitos”, chocar e irse.

Juana María Olguín

Para quién puede ser sorpresa que México se encuentra reprobado en estado de derecho, si nomás falta prestar un poco de atención a lo que sucede con cualquier grupo policiaco, lo que ocurre en una agencia del ministerio público; lo que hacen con la víctima de un delito. El común denominador es ignorarla, si no es que maltratarla y vejarla ¡para que no vuelva a querer que le hagan justicia, ocurrente! Estamos invadidos por esa máquina implacable que no puede atrapar ladrones porque está ocupada en fabricar culpables.

En fin, que ayer se dio a conocer que México ocupa una de las posiciones más bajas a nivel mundial e incluso en América Latina en el tema de Estado de derecho. “Se ubica en la posición 92 de entre 113 naciones evaluadas en el tema de Estado de derecho, de acuerdo con el más reciente informe del World Justice Project, publicado hoy (..)es de las naciones peor evaluada en seis de los ocho indicadores que conforman el índice, siendo los temas de corrupción y justicia penal donde aparece peor posicionado: lugar 103 y 105, respectivamente” (Periódico virtual Sin embargo.com)

Para ejemplo el papelito que hace la Procuraduría General de la República (PGR) con el detenido en la entrada a Sonora, que traía 500 mil pesos, escondido entre sus ropas. Sin ningún empacho y con total cinismo informan que se los “entregaron”, ósea les dieron el pitazo: “eh oiga allí va un individuo en un carro así, asá con placas fulanas y lleva consigo un buen billete”. Y los federales se fueron como cerditos trompuditos (nótese mi cariño, no, digo para que no digan) y lo detuvieron.

Con este circo de tres pistas, se cumple al dedillo la frase de la injusticia de la justicia. Si algo hay a la vista, son las raterías monumentales que ocasionaron los señores de la pasada administración a los que una vez más hay que decir que no sabe la fiscalía estatal, tampoco el gobierno federal como decomisarle todo el capital robado y aquí estamos con las manos vacías a dos años y fracción que aquellos se fueron y la ésta administración llegó. Ah, pero le dan “sangre” a la sociedad al detener a ese fulano, con ese buen billete, propiedad de ¿quién?

Es menester subrayar que la PGR le aderezó la propiedad de ese medio millón de pesos, el ex secretario de Comunicación Social, Jorge Morales Borbón. Pues a él, el actual gobierno lo soltó con una marrullería vergonzosa, le aplicó los conceptos del Nuevo sistema de Justicia penal (NSJP), para que, alcanzara fianza y ya. La ley no es retroactiva, pero la fiscalía, antes Procuraduría de Justicia se puso flojita y cooperó ¿entonces, qué pretenden ahora al hacerlo dueño de esos cuantos pesos), ese señor pagaba 30 mil pesos mensuales cuando estuvo preso, para que lo dejaran en un área administrativa y no lo pusieran en celdas, con la población carcelaria.

Estamos nada más y nada menos que frente a esa máquina implacable que no puede atrapar ladrones porque está ocupada en fabricar culpables.

Ahora solo espero que sí tengan como procesar a Roberto Romero, ex Secretario de Gobierno de Guillermo Padrés, y a su esposa, la ex diputada local, Paola Robles, deportados este jueves. Ambos fueron detenidos por el delito de tráfico de influencias y falsedad de declaraciones ante autoridad distintas a la judicial, en agravio de la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (Sagarpa).

Ruego al altísimo para que no haga el ridículo la administración estatal y otra vez gaste mi dinero y el de este pueblo desempleado, hambriento y desesperanzado, y solo nos den show de su detención, traslado hasta Hermosillo desde la frontera, con docenas de policías para luego soltarlo como si nada.