¿Desde cuándo no son seres humanos los que infringen la Ley?

¿Desde cuándo no son seres humanos los que infringen la Ley?

Carlos MONCADA OCHOA   La candidata del PRI al Senado, Sylvana Beltrones, se propone promover, “si el voto del pueblo la favorece”, el aumento de p

¿A usted le urge que Padrés devuelva lo robado? ¡Espere 12 años!
Sobre las prerrogativas de los partidos, eliminemos dos tonterías
LUNES CULTURAL: te ves bien en bronce, Abigael

Carlos MONCADA OCHOA

  La candidata del PRI al Senado, Sylvana Beltrones, se propone promover, “si el voto del pueblo la favorece”, el aumento de penalidad a los que incurran en abusos y violencia familiar (sean hombres o mujeres, supongo). En los últimos años, ha sido política de legisladores priistas federales y locales tratar de resolver el problema de la delincuencia con el aumento de la sanción privativa de la libertad.

   ¿No hay otras maneras de hacerlo?

  Supongamos que un ladrón de casas habitación se hace acreedor a 4 años de prisión. ¿Se corregirá si le agregan otros dos? El marido que golpea a la mujer o la mujer que golpea a sus hijos (ejemplos que caen en la propuesta de la joven Beltrones), ¿estarán en aptitud de reconstruir el hogar deshecho si los obligan a permanecer en la cárcel 4 o 5 años más de los que ahora fija la Ley? La condena que se le impone hace víctimas de su mujer y sus hijos.

   Ignoro qué conocimientos jurídicos posee la joven Beltrones, pero si alguien le contó que al delincuente le asusta la amenaza de cárcel, hay que informarle que hace muchos años quedó en el pasado esa ingenua suposición. Quien rompe una norma lo hace convencido de que podrá evadir el castigo. Y refuerza ese convencimiento la maldita impunidad que es uno de las grandes problemas del actual sistema.

  Por otra parte, supongo que ni siquiera una candidata es tan ingenua para olvidar que entre más tiempo pasa un delincuente en nuestras asquerosas y corrompidas prisiones, más delincuente sale  de ellas.

  El lector entenderá, estoy seguro, de que no escribo a favor de los delincuentes, nadie me vaya a salir con la tontería de que los quiero amnistiar. Soy abogado y exijo que a quienes violen la ley se les sancione en los términos que la misma ley ordena. Pero  pido que elijamos a los senadores y diputados preparados para buscar (y encontrar) soluciones de fondo, Habrá que estudiar la etiología del delito. Por qué delinque éste o aquélla. ¿Enfermedad mental? ¿Hambre? ¿Entorno social dañino? ¿Ausencia de educación? ¿Por qué? Y localizadas las causas, planear cómo  atacarlas.

  Quienes resulten elegidos senadores y diputados, diputadas y senadoras, recibirán un sueldo envidiable no para que se repatinguen en un sillón y se dediquen a rascarse la barriga, sino para que estudien  y propongan programas y acciones de prevención –económicas, de salud, educativas, morales—que reduzcan el número de infractores.

  Porque para “resolver” el problema con el aumento periódico de las penas no se requiere más esfuerzo que crear un programa que las incremente cada año o cada dos años. Un robot.

  Se hacen chistes sobre la recomendación idiota del “bronco” en el sentido de que hay que cortarles la mano a los que roban. El deseo de retener más tiempo en la cárcel a los delincuentes es una modalidad de esa recomendación.

 

carlosomoncada@gmail.com