Cuántas armas habrá en el país ¿alguien sabrá?

Cuántas armas habrá en el país ¿alguien sabrá?

Nada atemoriza al presidente de los Estados Unidos, Donald Trump. Le vale hacerse de enemigos es el epítome de la soberbia y la arrogancia. Ahora sus baterías las lanzó contra Cuba y mandó a echar a los diplomáticos. Apenas se habían iniciado las relaciones con la isla, más o menos se avanzaba en el respeto que ese país se merece, pero aquí va de nuevo el conflicto ¡Tan innecesario! Tanto pleito del mandatario contra el exterior, que no se da cuenta de los enemigos internos

Trabajadores de la salud escandalizados por enfermos de cáncer
Sin planeación crece Hermosillo y el desorden auspicia inseguridad
Son 900 los obreros que despedirá Ford y no hay híbrido que valga

Juana María Olguín

Nada atemoriza al presidente de los Estados Unidos, Donald Trump. Le vale hacerse de enemigos es el epítome de la soberbia y la arrogancia. Ahora sus baterías las lanzó contra Cuba y mandó a echar a los diplomáticos. Apenas se habían iniciado las relaciones con la isla, más o menos se avanzaba en el respeto que ese país se merece, pero aquí va de nuevo el conflicto ¡Tan innecesario! Tanto pleito del mandatario contra el exterior, que no se da cuenta de los enemigos internos.

Es verdad que en todos los países se practica el espionaje, pero es la potencia del norte la que ha sido exhibida una y otra vez por sus propios ciudadanos, de la manera brutal en que inquiere la vida y obra de personajes públicos o privados de interés y eso es todo lo que necesitan para violentar los derechos y garantías de ese ser humano e investigarle todo lo que hace, como lo hace y con quién. Mientras sus enfermos de drogas, codicia o enajenación se disponen a disparar contra multitudes indefensas.

Como nunca la administración de Donald Trump representa demasiados peligros para México, primero su diatriba y acusaciones de delincuentes, luego su amenaza de construir un muro para alejarse, según él de la inseguridad. Sin asumir jamás un ápice de responsabilidad por toda la basura que proviene de su país legal e ilegal y que desgracia la vida de los de aquí.

Otra vez el punto, cómo es posible que espíen a millones de seres humanos de cualquier país, que sepan que haces, pero no pueden localizar a los dementes, enfermos, drogadictos, veteranos de guerra que en un abrir y cerrar de ojos cortarán la existencia a sus propios conciudadanos. Lo ocurrido en las Vegas es el peor tiroteo masivo múltiple en la historia moderna de Estados Unidos, pero es un tipo de tragedia que se ha vuelto cada vez más común en los últimos años.

De acuerdo a cifras publicadas por diversos medios de comunicación, el de las Vegas, es el tiroteo 273 del año, que ocurrió el día 273 de 2017. Tal referencia no deja lugar a dudas de la violencia constante y permanente en aquella nación y sería fácil decir allá ellos, pero no es tan sencillo por la manera en que su actividad armamentista ha plagado a México de armas en todas formas y tamaños. Pero como se trata del negocio de la poderosa Asociación del Rifle, que financia campañas de candidatos, legisladores, nadie hará nada para contener el comercio de sus mercancías.

En todo esto no hay que menospreciar la actitud indiferente del gobierno de Enrique Peña Nieto para quien el asunto de la venta de armas al país a través del mercado negro no le preocupa y menos le ocupa. Son de esos problemas gigantes, que todo mundo ve, pero que pasa inadvertido para las autoridades que están por ley obligadas a combatir.

Este lunes un robo dejó como ganancia un botín de 230 mil pesos en efectivo. Se trató de un asalto con arma de fuego tipo escuadra cromada que portaba uno de tres sujetos que atacaron a dos empleados de la empresa Hermogas en bulevar Camino del Seri del Ejido las Placitas. Luego huyeron a bordo de un vehículo de la empresa que dejaron abandonado cuadras más adelante.

Pistolas, armas de grueso calibre, tremendo arsenal, en apoyo de las actividades criminales, pero la autoridad sentadita, bonita, esperará a que esos delincuentes las canjeen por un kilo de arroz y frijol. La inactividad de los responsables de la seguridad pública ralla en la ineptitud, pero también en la complicidad. Cuántas armas habrá en el país ¿alguien sabrá? Lo bueno es que tampoco les importa, mientras la sociedad es asaltada, violentada en su vida y bienes.