Crecen Claudia y Sonora

Crecen Claudia y Sonora

A menos de tres años de haber iniciado la limpieza del tiradero que dejó en Sonora la corrupción e incompetencia del PAN como gobierno y emprender el

Ecos del padrecismo
Puros Entreteloncitos
Todo en un volado

A menos de tres años de haber iniciado la limpieza del tiradero que dejó en Sonora la corrupción e incompetencia del PAN como gobierno y emprender el rescate en todos los rubros, Claudia Pavlovich repunta como la que mayor crecimiento tuvo de los 32 líderes estatales durante el mes de febrero.

La mandataria sonorense se mantiene en los primeros cinco lugares en las distintas mediciones sobre el buen desempeño de los gobernadores de todos los Estados del país, destacando los resultados de la realizada por Arias Consultores, que en materia de crecimiento en Salud, Educación, Seguridad Pública, obras de infraestructura, combate a la corrupción y generación de empleo, ubica a la gobernadora de Sonora como quien mayor crecimiento logró.

Por varias mediciones consecutivas realizadas por distintas empresas especializadas, nuestra gobernadora se mantiene entre los cinco mejor calificados por los habitantes de su estado y por la percepción nacional, asestando sonoro bofete en la mera jeta a los patrocinadores de campañitas negras que desde las alcantarillas del PAN pretenden desacreditarla con motivos electorales.

La verdad es que deberán esforzarse más frente a la apabullante realidad que vive la gente, que sin lugar a duda advierte la mejoría sustantiva que registra su calidad de vida, luego de la pesadilla de seis años del gobierno padrecista.

Ernesto de Lucas Hopkins

Por supuesto que la mandataria estatal debe andar muy satisfecha, pero más motivada para mantener el ritmo y sostener ese crecimiento, particularmente en los meses por venir, cuando las campañas políticas pudieran ser distractores para la opinión pública, pero ella difícilmente se distraerá.

Obvio que política por los cuatro costados y priista hasta el tuétano, de seguro tuvo tentada a asistir al evento dominical donde Ernesto de Lucas Hopkins fue electo candidato de su partido a la alcaldía, pero a pesar de ser un día de asueto, se impuso su proverbial prudencia y cuidado de las formas y su persistencia para no salirse de sus obligaciones como gobernadora, ejercicio que despliega los siete días de la semana.

La saludamos este lunes por la mañana en un evento educativo regional y como siempre, con el diálogo cercano a la concurrencia, con formas comunicativas directas y francas y sobre todo, ajena a la simulación y al discurso demagógico, y no por nada su gestión es de esos resultados que se reflejan en las distintas mediciones que hacen casas encuestadoras.

En ese evento saludamos al encargado de despacho de la Secretaría de Educación y Cultura, Víctor Guerrero, bien metido en el cuidado del changarro y respondiendo al reto que representa esa responsabilidad, y por ahí también nuestro amigo Francisco de Paula García, a quien teníamos rato sin siquiera divisar.

Por cierto y de regreso a la grilla electoral, todo un caso el que un personaje de la talla de Miguel Angel Murillo no esté inmerso en las campañas en proceso, situación inédita ya que desde por allá a principios de los 80’ su presencia fue insustituible y segura, y nos consta, como también nos consta que ahora realiza pulcro ejercicio y sin distracciones como Contralor General del Estado.

Ernesto Gándara

Será el recambio generacional en su partido o lo que sea, pero el caso es que al menos para nosotros su ausencia es notable en eventos como el que presidió “El Pato”, quien dicho sea de paso, vaya discurso que se aventó al aceptar su nominación, con observaciones certeras sobre lo que quiere la gente.

Excelente al referirse a la importante responsabilidad de gobiernos municipales del PAN en los rezagos que enfrenta el municipio capitalino y nosotros le ponemos nombres y apellidos, porque muy cuesta arriba ha resultado para Ernesto Gándara y la combinada gestión de Manuel Ignacio Acosta y Angelina Muñoz, las incompetencias y corruptelas de Jorge Valencia Juillerat, Francisco Búrquez, María Dolores del Río, Javier Gándara y Alejandro López Caballero.

Ahora resulta que los del PAN exigen al gobierno del PRI en Hermosillo lo que ellos no hicieron en más de 20 años y que incluso sean responsables de haber sumido en el rezago al municipio y lo raro es que haya ciudadanos que voten por sus candidatos, fenómeno irracional que también ocurre en por ejemplo San Luis Río Colorado, en donde se ha impuesto esa nociva jefatura panista y el retraso es evidente.

Al menos en Hermosillo la prospectiva es que luego de muchos trienios, el PRI con “El Pato” tendrá dos gestiones consecutivas al frente del ayuntamiento, como es de esperar también ocurra en Caborca en donde Karina García rompió con la nefasta tradición panista por bastantes años y es de esperarse que Rodrigo Acuña consiga lo mismo que pasará en el municipio capitalino el próximo 1 de julio.

A propósito, desde la Perla del Desierto reportan a Sylvana Beltrones y Manuel Ignacio Acosta en intenso diálogo y contacto directo con la militancia priista, en el marco de un recorrido que durante esta semana los llevará a ejercicios similares en Agua Prieta, Cananea, Sahuaripa Moctezuma, Ures, Empalme, Nogales, Cajeme, en el Poblado Miguel Alemán y Magdalena, en donde son recibidos por militantes y simpatizantes encabezados por dirigentes y candidatos.

Emeterio Ochoa

El que anda también pegándole duro a la chamba es el dirigente estatal de las mentadas siglas que lucen los colores patrios, ya que al igual que lo hizo este fin de semana para acompañar las unciones de Emeterio Ochoa en Cajeme y Jorge Freig en Nogales, al parecer este fin de semana estará en San Luis Río Colorado y Puerto Peñasco, al menos, para tomar la protesta a Héctor Virgilio “El Titilo” Leyva Ramírez y a Francisco García Vega, como candidatos a la alcaldía en esos municipios.

A quien también le fue muy bien en su toma de protesta, es al ahora candidato a la alcaldía de Cajeme, Emeterio Ochoa Bazúa, concentrándose diversas opiniones en la consistencia de su mensaje donde privilegió la necesaria unidad y lealtad partidista para enfrentar los actuales retos rumbo al 1 de julio y luego entrarle a la solución de la problemática ciudadana en ese municipio.

No hubo problema en dicha elección ya que “El Eme” compitió prácticamente solo, resultando más ruido que nueces las pretensiones de Abel Murrieta Gutiérrez, quien por cierto sabe dónde se habrá metido luego de su fallida incursión como simpatizante del PAN.

Reportan de dicho evento la presencia del influyente Rogelio Díaz Brown, a la senadora y candidata a una diputación local, Anabel Acosta y a varios de los liderazgos que comanda el dirigente Andrés Rico, registrándose sólo la ausencia de Ricardo Bours, a quien en esta ocasión las cosas no le cuadraron.

Francisco García Vega

En donde las cosas de pronto se medio acomodan y luego se desacomodan es en el PAN, ya que tramitada la designación de diversas candidaturas a alcaldías y diputaciones locales, les volvió a caer el chahuistle, ya que junto a la degradación de la dirigente estatal, Alejandra López Noriega, renunció a su militancia Enrique Torres Delgado, cuadro importante en ese partido desde hace muchos años.

En efecto, la señora que cobra como dirigente del blanquiazul en Sonora fue eliminada del lugar número 4 de la lista plurinominal federal y se supone que será incluida en la lista local o sea que en lugar de la opción de ir a San Lázaro, volvería a promover pilates y zumba al Congreso del Estado, aunque nomás falta que termine como candidata a regidora acuerpando a Myrna Rea.

La renuncia de Torres Delgado le pega duro a esas siglas dada su trayectoria siempre en posiciones de buen nivel, destacando su paso como diputado local, funcionario en la administración de Dolores del Río y titular de la Sidur durante la mayor parte del padrecismo, supliendo a José Inés Palafox, afectado por delicada enfermedad.

Se enojó “La Flor de Membrillo”, apodo que le colgaron sus compañeros de la 56 Legislatura, y le tiró con la bolsa de las pinturas a su dirigencia, en un caso ya sumamente frecuente por esos rumbos, al sumarse a renuncias tan sonadas como las de David Figueroa, Célida López, Gustavo de Unanue y las que se acumulen.

Enrique Torres Delgado

Al contrario lo que ocurre entre los del PRI quienes luego de la graciosa huida de Antonio Astiazarán, ya que pasado el boom mediático por esa veleidad política, vaya el mensaje de unidad que enviaron en la toma de protesta de “El Pato”, el senador Ernesto Gándara y el director general de FIRCO, Alfonso Elías Serrano, quienes en el 2009 protagonizaron todo lo contrario.

Ambos con macizas intervenciones y coincidentes en lo fundamental, hasta eso hay que reconocerle al candidato a la alcaldía de Hermosillo: ser factor de unidad al interior de su partido, lo cual sin duda es un plus sumamente extraño y valioso en estos días.