Confirma estudio binacional presencia de Águila Calva en Sonora

Confirma estudio binacional presencia de Águila Calva en Sonora

La observación de dos parejas de Águila Calva, a 18 años de su último monitoreo, es el resultado del trabajo de campo efectuado por personal del área de Conservación de la Comisión de Ecología y Desarrollo Sustentable del Estado (CEDES), informó Luis Carlos Romo Salazar

Invitan niños y jóvenes a “vivir su verano” en los Centros Hábitat
Termina mantenimiento preventivo a muelle flotante de la laguna del Náinari
Continúan bajas temperaturas para Sonora por entrada de dos frentes fríos entre jueves y domingo: UEPC

Hermosillo, Sonora.- La observación de dos parejas de Águila Calva, a 18 años de su último monitoreo, es el resultado del trabajo de campo efectuado por personal del área de Conservación de la Comisión de Ecología y Desarrollo Sustentable del Estado (CEDES), informó Luis Carlos Romo Salazar.

El Titular de la CEDES detalló que el proyecto “Estudio Poblacional de Águila Calva, en el Sistema Lacustre del Río Yaqui”, lo realizan en coordinación con la Secretaría de Vida Silvestre de Arizona (Arizona Game and Fish Department), el apoyo de la empresa Agnico Eagle, y la asesoría y participación en expediciones del biólogo Robert Mesta, de Liberty Wildlife, quien ha confirmado la presencia del Águila Calva en Sonora.

Indicó que la salida de observación se efectuó en marzo pasado, mes en el cual registraron la presencia de dos parejas de Águila Calva, distribuidas en dos zonas de Soyopa y Sahuaripa, una de ellas con un pollo de aproximadamente dos semanas de edad, y la otra pareja con la posibilidad de estar incubando huevos en su nido.

La expedición de observación, dijo, la conformaron: Robert Mesta; los investigadores de la CEDES, Norma Cruz, Martín Reyes y Teresita Laso; y el fotógrafo Juan José Chac.

Manifestó que el Águila Calva es una especie en peligro de extinción, cuya conservación es de interés binacional, por lo que la Comisión a su cargo convocó a los organismos a sumarse a la reactivación de monitoreos para conocer el estatus de esta especie en la región.

El proyecto ejecutivo y sus resultados se dieron a conocer a los Presidentes Municipales de Soyopa y Sahuaripa, agregó, para que conozcan la importancia de dicho estudio, y del valor de la biodiversidad en esas localidades serranas que forman parte del corredor biológico de muchas especies emblemáticas, iniciándose así la primera etapa del proyecto “Estudio Poblacional de Águila Calva, en el Sistema Lacustre del Río Yaqui”.

Las observaciones, explicó, se hicieron en tres sitios distribuidos en este sistema hidrológico, que cuentan con un registro histórico de anidación de águilas.

Romo Salazar añadió que consideran llevar a cabo un programa de educación ambiental y un taller de observación de aves en Soyopa y Sahuaripa, para enterar a la población de la relevancia de tener en sus áreas naturales una especie que se encuentra en peligro de extinción.

El grupo de investigación prevé concluir la última etapa del estudio en el mes de julio; posteriormente planea implementar un proyecto de monitoreo para otra población de Águila Calva en la región de El Pinacate y Gran Desierto de Altar, y extender el estudio hacia el Águila Real, otra ave rapaz en peligro de extinción en México, puntualizó.

Sobre la biología de reproducción del Águila Calva, especificó que inicia en febrero con la puesta e incubación de huevos; y entre mayo y junio las crías emprenden el vuelo y abandonan el nido.

Características del Águila Calva

El Águila Calva (Haliaeetus leucocephalus), es un ave rapaz que habita en América del Norte. Su mayor distribución se presenta en Canadá, Alaska y Los Estados Unidos. Las poblaciones en Sonora son consideradas como grupos relicto, y la de mayor importancia radica en la cuenca de los Ríos
Bavispe-Yaqui.

El ave adulta es inconfundible, de cuerpo café oscuro y cabeza distintiva blanca. Le toma cuatro años al inmaduro alcanzar el plumaje adulto; los juveniles tienen cabeza y cuerpo café oscuro, un poco moteado blanco en las alas y cola; los inmaduros de más edad pueden tener mucho más blanco el cuerpo. Esta especie puede llegar a alcanzar una longitud de un metro, y una envergadura superior a los dos metros, siendo las hembras ligeramente más grandes que los machos.

Las águilas pasan mucho tiempo posadas e inmóviles, aparentemente indiferentes al mundo, pero registrando los menores movimientos que se producen. Generalmente son aves solitarias, sin embargo, pueden concentrarse en gran número donde hay alguna fuente de alimento.

La dieta del águila está basada principalmente en peces; por lo general no persiguen presas muy evasivas o de gran tamaño, los peces que capturan pesan de uno a tres kilos, y éstos son el bagre, carpas, matalotes, lobinas y tilapias, lo que en total representa el 77 % de su alimento. Las aves, como patos y palomas componen el 20 % de su alimentación, mientras que los mamíferos pequeños y la carroña el 3 %.

Historia de estudios de Águila Calva en Sonora

Entre 1986 y 1996 un grupo de investigadores de aves rapaces descubrieron un total de ocho nidos de Águila Calva en el Sistema Lacustre Yaqui-Bavispe, estos nidos fueron posteriormente examinados entre 1987 y 2009; uno de ellos fue descubierto en el Río Bavispe, un sistema tributario de la cuenca norte del Río Yaqui, y se determinó que este nido era muy antiguo y ya no estaba activo.

En el Río Aros, al oriente del estado, fueron descubiertos dos nidos, se sabe que estuvieron activos, por lo menos en una ocasión, pero debido a la dificultad de acceder a ellos no se han monitoreado con regularidad.

Otros cinco nidos fueron descubiertos en el Río Yaqui y observados con regularidad para determinar su estatus, estos tuvieron un monitoreo discontinuo, por lo que para Sonora no se tenían registros del Águila Calva desde el año 2000.