Con tres de Cristiano, el Madrid recobra moral

Con tres de Cristiano, el Madrid recobra moral

El Real Madrid ganó moral goleando a la Real Sociedad (5-2) y recuperó confianza con una gran primera parte que invita a soñar al madridismo antes de

Inauguran IV Torneo de Béisbol Muy Especial
Roberto Osuna está intratable, llega a 21 salvamentos
Neymar deja el hospital en silla de ruedas

El Real Madrid ganó moral goleando a la Real Sociedad (5-2) y recuperó confianza con una gran primera parte que invita a soñar al madridismo antes de la gran cita europea ante el PSG, con Cristiano Ronaldo recuperando pegada y liderando el ataque en un triunfo cómodo.

El incómodo silencio del inicio de partido se transformó en una cerrada ovación al descanso, producto de los cuatro goles a una Real Sociedad que no contó con el defensa mexicano Héctor Moreno, refuerzo de los donostiarras para esta segunda parte de la temporada.

No había arrancado el partido y los de Zidane ya lo habían encarrilado. Lucas Vázquez cabeceó el centro de zurda de Cristiano Ronaldo en el primer minuto de partido.

El visitante cometió errores defensivos que costaron goles blancos. Benzema estrelló un intento en el poste y Cristiano afinó puntería en un partido perfecto para ajustar la mirilla. El portugués, libre de marca, firmó su primer tanto. Marcelo sirvió un pase con fuerza al pie del lusitano. Ningún central pendiente de su marca.

Tony Kroos anotó el tercero con la marca de la casa. Desde la frontal del área, con rosca a la escuadra, tras pase de un inalcanzable Lucas Vázque. El propio Kroos asistió después a Cristiano Ronaldo para que cayera el cuarto antes del descanso.

El Real Madrid rebajó de marcha, guardó fuerzas para el miércoles y acabó mostrando una fragilidad defensiva preocupante. La Real Sociedad, con orgullo pese a tener el partido perdido, encontró el premio con gol de Bautista, que castigó con seguridad en la definición un desajuste de marcas de la zaga blanca.

El duelo se cerró con el tercer tanto de Cristiano, con hambre en la zona del centro delantero tras un disparo de Bale que no controló el arquero Rulli.

Illarramendi puso cifras definitivas con un tanto en la que fuera su casa por un tiempo.

Hasta en un día que alimenta la esperanza del madridismo, se silbó a Benzema que cerró el duelo fallando lo que un delantero nunca puede perdonar. El pase medido de Bale lo mandó a las nubes a un metro de la portería.

La hora de la verdad llega al Bernabéu. Su temporada está en juego ante el PSG a media semana.