Con la varilla ensartada

Con la varilla ensartada

Es evidente que el diputado Javier Dagnino Escobosa trae muy en lo profundo la varilla luego que en medio de comunicación nacional informara que está

Euforia por nimiedad
Carecen de calidad moral
Confusión y disparates

Es evidente que el diputado Javier Dagnino Escobosa trae muy en lo profundo la varilla luego que en medio de comunicación nacional informara que está implicado en la protección de un narcotraficante detenido en Hermosillo, a cambio de 20 mil dólares a la semana.

Este jueves hubo actividad en el Congreso del Estado y por supuesto fuimos a la cobertura, tocándonos padecer la catilinaria de “El Máster”, como se le conoce en el bajo mundo del hampa panista, como si este reportero fuera el responsable del señalamiento que registró la PGR de parte de Gualberto Gastélum López.

Muy envarillado el torvo sujeto en su propósito de deslindarse de tan delicada situación, lanzando acusaciones a diestra y siniestra respecto a lo que asegura es una información operada por el gobierno estatal del PRI, desde donde aseguró se nos instruye y paga para golpearlo, faltando sólo que acusara de lo mismo a empresarios del PRI del pasado.

Hilarante su autocalificación, de que a pesar de reconocer que no es un santo, en relación a los dichos que lo implican con el crimen organizado está “totalmente inmaculado”, para aprovechar la condescendencia de amigos comunicadores, para soltar ni tan velada amenaza contra este espacio, al advertir que “en juego que tiene desquite ni quien se pique”, no quedándonos más que recordarle que si alguien sabe del disfrute de ese refrancito, somos nosotros.

Al reto de que debe hacer valer su derecho de réplica para aclarar las cosas, porque no es suficiente decir que no son ciertos los dichos que lo implican, pretendió ningunearnos como si hubiera entendido que lo hiciera en nuestro medio, cuando obviamente lo deberá hacer ante la PGR, instancia que asegura no lo ha citado para nada.

Odracir Espinoza

En fin, las sospechas están sobre la mesa respecto a que fue parte del blindaje que aseguró impunidad en Hermosillo a un narco, y no lo decimos nosotros ni fue invento nuestro o sea, esa varilla que trae ensartada no se la metimos nosotros y eso debería sacarnos de su eventual desquite, aunque reconocemos que por sus taras mentales difícilmente entienda eso.

Y sí, reconocemos su buen manejo como publirrelacionista, ya que son obvias sus buenas relaciones y llevadas hasta de piquete de ombligo con profesionales de la comunicación, lo cual de plano nos pone en franca desventaja en la búsqueda de la exclusiva, donde compruebe su condición de inmaculado en asuntos del narcotráfico. Ni modo.

Comprensible el ánimo crispado de ese panismo que vive con el alma en un hilo por pasar los días a un paso de la barandilla y verse obligados llevárselas en los juzgados tramitando amparos, que al menos en el caso del diputado no es así por gozar de fuero, aunque según sus dichos, esa protección no la necesita porque es ajeno a lo que confesó Gualberto a la PGR.

Ya ven que el miércoles el titular de la Fiscalía Anticorrupción, Odracir Espinoza Valdez dio otro zarpazo al detener a dos personas más implicadas en la venta de plazas de la Secretaría de Educación y Cultura, identificadas como Juan “N” y Betzabeth “N”, para sumar seis detenciones de integrantes de esa red que encabezaba Agustín Antonio Padrés, primo hermano del exgobernador.

César Bleizeffer

No se las acaba el Odracir en el cumplimiento de sus responsabilidades, ya que habrán de saber que debe lidiar con alrededor de 300 amparos tramitados en contra del FAS, por parte de quienes escuchan pasos en la azotea, sumándose a ese paquete el empresario Alfonso González Morillas, ligado a los actuales afanes de “El Máster”, así como el exsubsecretario de gobierno y pretenso cacique en la región del mayo, César Bleizeffer, quien como se sabe, es un pájaro de cuenta.

En esas mismas anda Luis Felipe Romero López, extitular del Instituto Sonorense de Infraestructura Educativa, a quien le llegó la lumbre luego de darse a conocer el resolutivo de la Auditoría Superior de la Federación, que implica a Jorge Luis Ibarra y a José Inés Palafox como responsables de la desaparición de 345 millones de pesos, que se etiquetaron para obras escolares que nunca se ejecutaron, pero que de todas formas ese dinero desapareció.

En esas circunstancias difícil haya serenidad por rumbos de la nomenclatura del PAN, ya que además de que la justicia pisa los talones a muchos de ellos, se intensifica la desbandada de militantes, unos hastiados por el estercolero que dejó Guillermo Padrés y la arrogancia y conducción facciosa de esas siglas, y otros por carencia de consistencia ideológica seducidos por el canto de las sirenas, cuyo coro dirige el líder de MORENA en Sonora, Alfonso Durazo.

Al menos hay que reconocer que algo bueno dejó la sistemática corrupción de la gestión gubernamental del PAN en Sonora, causal que junto a similares circunstancias en Veracruz, maduró las condiciones para constituir el Sistema Nacional Anticorrupción y establecer previsiones para que tales trapacerías no vuelvan a ocurrir ni ahora ni nunca.

Alfonso Durazo

De hecho las políticas públicas implementadas por la gobernadora Claudia Pavlovich en materia de honestidad y transparencia, ya registra el inédito saldo de que en el ejercicio fiscal del 2016, el ISAF sólo haya hecho 33 observaciones y todas de orden administrativo, cuando en los seis años del padrecismo esa cifra promedió mil 500 por año.

Y en esas andan en el Congreso del Estado con el fin de proveer de todo el andamiaje legal que combata la corrupción del pasado y la evite en el presente y futuro, para lo cual ya concluyó el trámite de las comparecencias de los ciudadanos propuestos para integrar la Comisión que seleccionará a los integrantes del Comité de Participación Ciudadana del Sistema Estatal Anticorrupción.

En los últimos dos días desfilaron ante los integrantes de las comisiones presididas por David Palafox y Fermín Trujillo las 25 personas que propusieron toda una diversidad de organizaciones intermedias de la sociedad y se supone que ya está todo listo para que se haga la selección de las nueve que a fin de cuentas habrán de elegir a los cinco quienes formarán parte de ese Comité de Participación Ciudadana.

Sería muy largo citar los nombres de las 25 propuestas, pero por lo pronto, podemos decir que se encuentran ahí personalidades, que si quedan entre esa novena seleccionadora, será una lástima porque no tendrán la posibilidad de ser parte del comité final en ese proceso, porque ni modo que se autopostulen, en una situación que seguramente ya fue prevista por los diputados.

Hoy hubo sesión de la diputación permanente y en principio consideramos que los comandados por el diputado Emeterio Ochoa, convocarían a sesión extraordinaria para dar trámite de pleno a ese asunto, pero no, solo se trató de un exhorto relativo a Nogales.

Ernesto de Lucas

Y de plano cualquier tema que uno aborde viene al cuento la corrupción durante el sexenio de Guillermo Padrés y cómo no si se trata del proceso de licitación para la confección de los uniformes escolares para el próximo ciclo y ni modo que no venga a la memoria el que ese trámite fue un rico filón de oro para los rateros e incluso razón determinante para que esté en la cárcel.

Ahora las cosas son distintas porque la gobernadora es Claudia Pavlovich y el titular es Ernesto de Lucas, quien informó que en la edición de este año ya se entró en la atapa definitoria el proceso de adjudicación al resultar tres empresas las que cumplieron con todos los requisitos de la convocatoria y que en los próximos días se anunciará el fallo correspondiente.

Distinto a la fórmula mafiosa operada por Mario Aguirre durante el padrecismo con el fin de robarse al menos el 50 por ciento del presupuesto asignado para ese programa, ahora ese proceso de licitación se realiza en una caja de cristal transparente, con la participación de un jurado ciudadano y la supervisión de un quisquilloso Pato de Lucas, cuya pulcra y eficaz gestión al frente del sector educativo de la entidad, lo tienen perfilado para cosas mayores en el mediano plazo.

Enrique Reyna

Y duro el golpe propinado por un medio nacional al alcalde de San Luis Río Colorado, Enrique Reyna Lizárraga, en el marco de una disputa con la ya longeva lideresa social, presumimos de izquierda, Petra Santos, representante de colonos urbanos que desde hace muchos años están en posesión de casi 20 hectáreas y que desde el ayuntamiento pretenden anular dicho patrimonio.

No la tiene fácil el alcalde panista que con todo su poder ha maniobrado para desconocer la propiedad original de ese predio, con quien ya se habían arreglado para su pago los posesionarios, para ahora reclamarla como propiedad de la comuna sanluisina, todo aderezado con acoso policial y amagos de desalojo, que para las pulgas de Petra, podría llevar a cosas mayores.