Cómo defender a los policías ¿Matan a inocentes?

Cómo defender a los policías ¿Matan a inocentes?

Días negros para la infancia en México. Que el promedio ronda entre 3.1 menores asesinados cada 24 horas y el recuento de muertes a manos de sus padres es tan crudo como inadmisible, pero aquí estamos en la clásica historia de esta nación donde de todo se habla y nada se resuelve

La peste bubónica llamada Guillermo Padrés insiste en destruir. La muerte en Bácum es suya
Funcionarios de seguridad pública en Hermosillo ¿no saben contar?
Si en impuestos Guillermo Padrés se perdonó 300 MDP ¿cuántas empresas posee y cuáles son?

Juana María Olguín

Días negros para la infancia en México. Que el promedio ronda entre 3.1 menores asesinados cada 24 horas y el recuento de muertes a manos de sus padres es tan crudo como inadmisible, pero aquí estamos en la clásica historia de esta nación donde de todo se habla y nada se resuelve. En este tenor es que salió el gobernador de Zacatecas, Alejandro Tello, al estilo de la clase gobernante, -de bote pronto-dijo que había que impulsar una ley que castre a los violadores, luego del ataque sexual y asesinato de una menor en ese estado.

“Una castración química o cualquier castigo, hay que analizarlo, hay que discutirlo con los legisladores”, dijo Alejandro Tello. Ante los cuestionamientos sobre la ineficacia para resolver el problema de inseguridad y los pocos avances sobre el o los homicidas de San Juana de 9 años. Así que el gobernador responsabilizó a la ciudadanía del clima de violencia. Algo en que han insistido expertos en el tema de los depredadores sexuales, es que cortarles genitales resuelve nada, su problema es neurológico, entonces cometerán atrocidades con otras herramientas: palos, tubos. 

Que en promedio han ocurrido en los primeros seis meses de 2018, 60 asesinatos diarios. La organización civil Semáforo Delictivo (SD) dijo que el crimen organizado perpetró más de 11 mil ejecuciones, lo que representa un incremento de 28% en relación con el mismo periodo del año anterior y un récord histórico. “Que no se trata de homicidios ordinarios, sino de ejecuciones para defender territorios de venta de drogas.

En todas formas la familia del joven conductor de Uber que murió a manos de policías, hace saber que el muchacho no solo pereció por el ataque armado de los agentes, sino para colmo de males porque se negaron a asistirlo medicamente. Primero la mamá declaró que Alexis le llamó para pedirle que le abriera la puerta porque lo atacaban y nada, alcanzó a llegar a una cuadra de su casa. Todo el vecindario salió a ver, por el tamaño de la balacera. Allí estaba él gravemente herido pero los agentes impidieron que se acercarán. Le pidieron que hiciera alguna manifestación para saber que estaba vivo y accionó los parabrisas.

No se le permitió a nadie acercarse a Alexis, pero seguía vivo media hora después y hasta entonces llamaron a una ambulancia. Alcanzó a llegar al hospital. Murió por falta de atención dijo el médico.

Hacer algo de silencio también serviría mucho ¿cómo se ponen los funcionarios de gobierno a felicitar a los oficiales involucrados en estos hechos? Literal es agredir a la familia en medio de su duelo, del sentimiento de culpa con que quedan los sobrevivientes luego de la muerte de su ser querido. Es sentido común, sí solo sentido común.

En la balacera ocurrida en la colonia Palo Verde, donde murieron media docena de hombres, el año pasado. Como salvajes aparecieron, en donde estaba mi carro estacionado y al que pretendía subirme, dos pick up blancos, sin logotipos, llenos de individuos fuertemente armados se pararon en medio de la calle, bajaron empuñando los rifles de alto poder y todos gritaban al mismo tiempo a un muchacho que compraba un refresco en una tienda. Son milésimas de segundos en que quieres correr y no puedes, intentas ponerte a salvo, pero es imposible quedas a expensas de esos maniáticos que oh sorpresa, son policías. 

Duré sin mentirles pasmada más de dos horas. Para esto me devolví a la casa, me senté, trataba de asimilar los hechos. Es tan grande el susto y la cercanía con la muerte. En aquel momento mis ideas eran convulsas, pero buscaba razones para entender el actuar de los oficiales, pero como ahora en este caso de Alexis, no es posible encontrar justificación alguna. No hay manera.