Como cerco viejo

Como cerco viejo

“Tienes más salidas que un cerco viejo”, se dice cuando alguien es muy hábil para justificarse y eludir responsabilidades sobre hechos o dichos, aplicándose también el “pareces cerco de ejidatario”, en obvia alusión a las condiciones de pobreza que padecen segmentos de ese sector del campo mexicano

Fiesta sietemesina en funeral
Calabazas desacomodadas
Demagogia federalista

“Tienes más salidas que un cerco viejo”, se dice cuando alguien es muy hábil para justificarse y eludir responsabilidades sobre hechos o dichos, aplicándose también el “pareces cerco de ejidatario”, en obvia alusión a las condiciones de pobreza que padecen segmentos de ese sector del campo mexicano.

La más típico de esa práctica tramposa, es adjudicar a quienes lo señalan de lo mismo de lo que es señalado y recurrir a sensiblerías para justificarse, siempre a partir de actitudes arrogantes, de perdona vidas y suponiendo que en su entorno están puros ignorantes y lo ideal, entre incondicionales.

En estos dos párrafos tratamos de dibujar el retrato hablado del presidente Andrés Manuel López Obrador, quien con reconocida habilidad pretende eludir consecuencias de su errático ejercicio, evidentes desbarres y fallidas decisiones, con la pretensiosa aspiración de transformar en éxitos sus sonoros fracasos y hacer de sus mañaneras diarreas verbales y cotidianos discursos, decálogos de buenas intenciones, cuando su rústica palabrería dice otra cosa.

Patética la dinámica pública presidencial, cuyo protagonista principal se ocupa en tratar de explicar lo que quiso decir durante la jornada anterior, mediante la utilización de las múltiples salidas del cerco viejo de su personalidad, para de esa forma ser parte de la patraña inconstitucional con que Jaime Bonilla extendió su mandato en Baja California; su genuflexión hacia el crimen organizado en Culiacán; su indiferencia por lo ocurrido en Bavispe, su hospedaje a Evo Morales, y así.

Lorenia Valles

Pero no menos importante su maroma para darse a entender luego de rescatar lo más rancio del abolengo de la estructura de castas del virreinato, todo por mantenerse en ese discurso paternalista cuando encabeza eventos con pueblos indígenas, a esos que les promete mejores pensiones a sus adultos mayores, algunas becas, pero que en obras de infraestructura elimina programas de inversión y sólo les destina lo que pueda salir de las subasta de bienes recuperados a delincuentes, y eso aún está por verse.

Frente a la reacción popular sobre su clasismo y racismo estúpido al publicitar apoyos diferenciados a indígenas y mestizos, recurrió a la trampa de adjudicar de sus dolencias a sus críticos, con un abordaje genérico y ladino, resultando hilarante el que alardee de tener el conocimiento sobre la pobreza y marginación de las etnias de este país y la necesidad que tienen del apoyo del gobierno.

Pero una cosa es impulsar políticas públicas para elevar la calidad de vida de las comunidades indígenas y otra justificar dichas acciones mediante planteamientos de orden racial y peor aún, pretender alimentar esperanzas mediante pinchurrientas dádivas económicas, sin atacar el fondo de las condiciones de marginación.

Miren, en estos días el lugar común de legisladores de MORENA es magnificar los alcances populistas de la propuesta presupuestal que les fue ordenado aprobar desde Palacio Nacional, con detalladas exposiciones del reparto asistencialista de recursos públicos, con el obligado aplauso de porristas al estilo de nuestra representante en San Lázaro, Lorenia Valles Sampedro o del caótico e inentendible mazacote de la otra, Wendy Briseño, ambas enarbolando una regresiva estrategia económica, que en efecto es histórica, pero también atentatoria a la calidad de vida de la mayoría de la gente.

Víctor Guerrero

De qué podría servir el que el programa de adultos mayores llegue a casi 130 mil millones de pesos, el de becas para jóvenes en educación media superior 29 mil millones de pesos y el de personas con discapacidad sea por 14 mil millones de pesos si a estados y a ayuntamientos se les eliminan apoyos para la seguridad, así como para obras de beneficio comunitario o al sector agropecuario se le deja en la indefensión frente a precios del mercado internacional, entre otros sectores a los que el gobierno federal ha dejado colgados de la brocha.

En fin, este lunes acudimos al resumen de las mañaneras con el fin de enterarnos sobre alguna nueva ocurrencia presidencial y la verdad es que muy poco qué escribir a casa de lo ahí dicho, dejando sólo para destacar, la clase de espectaculares maromas del tabasqueño para revertir sus dislates del sábado en una comunidad indígena de Nayarit.

Mientras presenciamos esas habilidades circenses, el presupuesto federal para obra pública en comunidades indígenas para el año próximo se reduce en poco más del 40 por ciento respecto al actual ejercicio, al igual que ocurre en el caso de la infraestructura educativa con su peligrosa ocurrencia de entregar a comités escolares los recursos para construir, rehabilitar y mantener escuelas.

Fíjense, que de acuerdo a los montos que paritariamente entregarán Estado y Federación a esos comités escolares, el año próximo, alrededor de tres mil 500 planteles en Sonora, recibirán menos del 30 por ciento del gasto en ejercicio para este 2019, sin mencionar los diversos aspectos técnico-operativos para aplicar la distribución de tales dineros en función de la población escolar de cada plantel, sin importar el estado de sus condiciones físicas, equipamiento y demás.

Ernesto Gándara

En estos días procuraremos una terapia de capacitación con el titular de la SEC, Víctor Guerrero González, para ver si ya tiene completo el diagnóstico del impacto presupuestal de esa novedad con que López Obrador pretende impulsar la renovación física de la infraestructura del sector educativo nacional, cuando además hay focos rojos prendidos, ya que el presupuesto federal del año próximo plantea una reducción de un 50 por ciento de recursos para operar escuelas de tiempo completo, que afectaría a casi 800 planteles y a casi cien mil estudiantes.

Guerrero González llevó la representación de la gobernadora Claudia Pavlovich en los festejos del 109 aniversario del inicio de la Revolución Mexicana, tradicional evento que genera amplia expectación ciudadana al incluir vistosas acrobacias y demostración de habilidades deportivas de los contingentes que sumaron en esta ocasión al menos dos mil 400 participantes, incluidos integrantes de corporaciones policiacas y de las fuerzas armadas.

En universo aparte se mueve el ambiente político electoral de Sonora, destacando la movilidad y trabajo de posicionamiento que realiza ya de forma casi permanente Ernesto Gándara Camou, en abierta estrategia que lo lleve a hacer realidad el adagio de que la tercera es la vencida y no sólo logre ser candidato, sino también convertirse en gobernador de Sonora el 13 de septiembre del 2021.

Ricardo Bours 

El exalcalde de Hermosillo, exsenador de la república y funcionario del CEN del PRI, desplegó intenso activismo en el sur de Sonora, de cuyos ecos nos enteramos por la intensa difusión de sus actividades ante numerosas congregaciones ciudadanas, dejando ver que luce intacto y en crecimiento la costura en el tejido que inició por allá a fines del 2008.

No hemos sido convocados a esas coberturas, pero no lo requerimos para darnos por enterados de la fuerza de su convocatoria y de la pluralidad de la respuesta, la cual ya lo perfila como alguien que debe inquietar a la presunta aplanadora de MORENA, desde donde deberán aplicarse porque todo indica que el voto inercial a su favor en el 2018, cada vez más luce más remoto.

Antonio Astiazarán

Sugerente el que el otro aspirante al mismo puesto, su excompañero de partido, Ricardo Bours Castelo, haya asistido a un concurrido evento celebrado en Ciudad Obregón, quedando pendiente la comprobación respecto a que incluso en esa región, “El Borrego” ganaría al empresario-político, que ahora camina por la vía de la candidatura independiente y cuyo activismo como que ha disminuido notablemente en las últimas semanas.

Por rumbos del PAN, otro expriista también se mueve, Antonio Astiazarán Gutiérrez, él bajo el cobijo de la promoción del uso de energías limpias a través de una fundación y al apoyo en redes sociales que abiertamente le dispensan algunos liderazgos de la nomenclatura del blanquiazul.

Ernesto de Lucas 

Se nos hace muy temprano para entrarle a esos toritos e incluso para ellos debe ser igual toda vez lo caro que resultan los espacios en medios de comunicación y lo costoso de los eventos donde se socializan esas aspiraciones y a lo mejor por eso desde el CDE se guarda prudente distancia, con un Ernesto de Lucas batallando en la reconstrucción de la base de sustentación de su partido o sea la gestión social para en lugar de candidaturas y promesas de campaña, por lo pronto llevar a la gente beneficios tangibles y concretos, como lo son lentes para lectura, materiales de construcción, servicios médicos básicos y cosas así, que ya vendrán tiempos electorales para lo otro.