Claudia le plantea el proyecto de la desalación a López Obrador

Claudia le plantea el proyecto de la desalación a López Obrador

El acoso constante de la violencia instrumentada por medio del llamado crimen organizado, opera como una estrategia de tensión que desenfoca al gobierno y a la población de los asuntos fundamentales y trascendentes. Eso es parte del cometido de los orquestadores

Alianzas y segundas vueltas: Destino 2018
Coctel Margarita… con ingredientes
Secuestraron niña en Oaxaca y autoridades recomiendan pedir al bandido ¡compensación!

Por Alberto Vizcarra Ozuna

El acoso constante de la violencia instrumentada por medio del llamado crimen organizado, opera como una estrategia de tensión que desenfoca al gobierno y a la población de los asuntos fundamentales y trascendentes. Eso es parte del cometido de los orquestadores. Esto pudiera explicar el motivo por el cual se  habló poco y no ganó mayores espacios periodísticos, el hecho de que en el encuentro de la gobernadora del estado, Claudia Pavlovich Arellano, con el presidente electo Andrés Manuel López Obrador, el sábado 22 de septiembre, la mandataria le entregó un paquete de 25 proyectos  prioritarios para el desarrollo presente y futro de Sonora. 

En el conjunto de esas prioridades, la gobernadora incluye los requerimientos presupuestarios que implica sostener la marcha en torno al proyecto de la desalación de agua de mar que le permita a la entidad romper con esa limitante estructural para su crecimiento y acabar con la política divisionista que representa el reparto del agua que no alcanza como ilegalmente se hace con la operación del Acueducto Independencia. En el planteamiento entregado por la gobernadora al presidente electo, se contemplan dos centrales modulares de desalación de agua de mar que atiendan requerimientos inmediatos y con una proyección futura para darle sustentabilidad hídrica a la entidad.

La primera central modular, se instalará en la zona costera del municipio de Empalme, cuyo primer módulo ya ha sido licitado y cuenta con los recursos federales para que inicie su construcción. El alcance de esta central, en su primera etapa, es abastecer de agua dulce a los municipios de Empalme y Guaymas, y en su segunda etapa proporcionarle, desde este sitio, agua desalada al proyecto turístico de San Carlos y a la ciudad de Hermosillo. Se advierte que el presidente electo le concedió importancia a esta prioridad planteada por la gobernadora, porque ese mismo día, en un mitin realizado en el municipio de Guaymas, López Obrador, se refirió a la problemática del agua del municipio y al compromiso hecho con la gobernadora para resolverlo.

Con esta central modular de Guaymas-Empalme y la de  Puerto Peñasco, cuya proyección futura le daría capacidad para surtir a los municipios de Caborca, Sonoyta y San Luís Río Colorado, se estaría cubriendo una parte importante de las necesidades del consumo humano de las principales ciudades del estado. Esto le quitaría presión hídrica a las cuencas hidrológicas de Sonora para darle mayor estabilidad al consumo requerido para la producción agrícola y otros usos en el área de la industria y los servicios.

Lo planteado por la gobernadora a López Obrador, coincidió con el desplegado que ese mismo día por la mañana fue publicado en la prensa estatal, dirigido a ella y al presidente electo, en donde bajo el encabezado de “Atendamos la Realidad de Sonora y de México”, los productores rurales del sur  del estado, la tribu yaqui y el Movimiento Ciudadano por el Agua, les demandan la cancelación de la operación ilegal del Acueducto Independencia y el fortalecimiento de una política de gestión de más agua con proyectos como la desaladora Guaymas-Empalme-Hermosillo y el impulso a las grandes obras de infraestructura hidráulica como el Plan Hidráulico del Noroeste, que fortalezcan la capacidad regional en la tarea de incrementar la producción de trigo y maíz. 

Si los diputados locales, no anduvieran tan obsesivos con el control de los recursos administrativos del Congreso del Estado, le estarían poniendo atención a estos hechos de importancia estratégica en el desarrollo económico de Sonora. La gobernadora se lo planteó a López Obrador, en su condición de presidente electo, sin ningún prejuicio partidista y López Obrador respondió en el mismo sentido. Es este un referente para que se den discusiones y se logren  acuerdos trascendentes en el Congreso estatal y así se le saque la vuelta al pantano de la mezquindad.