Cerraron guardería, ajá ¿Y, qué harán las madres que trabajan?

Cerraron guardería, ajá ¿Y, qué harán las madres que trabajan?

Ahora ya es oficial, las autoridades municipales de Sonora, están reprobados en mantenimiento de calles, peor, Hermosillo y Nogales se coronan con el honroso primer lugar por el número de baches que destruyen la escasa paciencia de los automovilistas quienes saben que en cada hoyo en que caen, se deprecia la unidad, las mismas que el mercado las comercializa como si fueran de oro y las piezas ¡Jesús del Huerto valen una fortuna! Así que la pobre gente padece las de Caín y nomás, eso es todo

La planta Ford paró actividades en Hermosillo ¿se irán? Y los beneficios no llegaron
Bajo fuego cruzado el proceso electoral
Duros los ataques de Trump y AMLO cree que es amor

Juana María Olguín

Ahora ya es oficial, las autoridades municipales de Sonora, están reprobados en mantenimiento de calles, peor, Hermosillo y Nogales se coronan con el honroso primer lugar por el número de baches que destruyen la escasa paciencia de los automovilistas quienes saben que en cada hoyo en que caen, se deprecia la unidad, las mismas que el mercado las comercializa como si fueran de oro y las piezas ¡Jesús del Huerto valen una fortuna! Así que la pobre gente padece las de Caín y nomás, eso es todo. Nadie se quiere hacer responsable por los daños en las coches.

Es el Instituto Superior de Auditoría y Fiscalización (ISAF), dentro de la encuesta “percepción de servicios públicos municipales del estado de Sonora 2018”, encontraron que el mantenimiento de calles y bacheo, fue lo peor calificado. El auditor mayor, Jesús Ramón Moya Grijalva, explicó que la encuesta tiene valor en la calificación final de la Cuenta Pública que se presentó al Congreso. Bueno a estas alturas ya deben saber los alcaldes están ¡Reprobados! 

Lástima que los siervos de la Nación solo oyen sus propias voces, nadie más importa, nadie más sirve. Y aquí se ven pueblo. 

Pero a propósito de baches, hay una zanja, cada vez más profunda en la calle Escobedo entre Nayarit y Veracruz, a un costado del estacionamiento de la tesorería del ayuntamiento. Estoy segura que rompieron el pavimento para meter algún servicio a algún negocio, el problema es que los muy desgraciados la dejaron así y con el pesado tráfico que circula, cada día se hace más honda ¿cuánto puede costar reparar ese hoyanco que abarca casi todo el ancho de la calle? ¿Más de lo que se desgracian las unidades automotrices? Necesitamos colgar a alguien del palo más alto. Basta.

Al puro estilo de: “nomás mis chicharrones truenan”, el flamante delegado del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), Guillermo Noriega Esparza ordenó el cierre de la Guardería Norte, sin preocupación alguna de qué harían las 100 madres trabajadoras, que acuden con más de 400 niños. Lo que apenas saben es que se acabó el contrato entre el propietario de esa estancia con la institución de salud.

Con menos de 24 horas de anticipación el IMSS, por medio de volantes citó a una reunión donde presuntamente explicarían la situación, lo que nunca ocurrió, solo les informaron que era un problema de seguridad. Las denunciantes sostuvieron que esa estancia infantil es una de las más grandes, ofrece turnos matutino y vespertino, además de horario extendido. No se ve fácil encontrar servicio así. Pero lo cierto es que no hay cupo. 

Resulta tan grosera y ofensiva la actuación del delegado del IMSS, Noriega Esparza, quien siempre se “vendió” a través de la organización social que fundó, la que en realidad fue un escaparate desde donde saltaron a cargos públicos, muy bien pagados. Cómo no, si se declararon la casta sagrada de la decencia y honestidad. Pero ahora como “siervo de la nación” sin ninguna misericordia embistió a más de 100 mujeres trabajadoras que no tienen donde dejar a sus hijos.  

Al puro estilo de Andrés Manuel López Obrador, primero dan el golpe, después quieren explicar. Nada a quien le importa la baba y saliva de estos improvizaos. Aquí lo único que se ocupa es que instale de inmediato una guardería con todos los recovecos que quieren y reciba a los más de 400 niños para que esas madres vayan a cumplir con la sagrada obligación de producir riqueza y cubrir las necesidades económicas de sus familias.

Hay una falta de sentido común en el tema de las madres trabajadoras, pero que da pena ¿haber señoras funcionarias dónde están? Esto es violencia contra las mujeres y proviene desde el gobierno, alguien que se haga responsable por estas aberraciones ¡Seria muy bueno! Pero ¿hay quién? Parece que no.