Calma… que la vida se encarga de explicar las cosas que hoy no tienen sentido

Calma… que la vida se encarga de explicar las cosas que hoy no tienen sentido

Durante nuestro tránsito por la vida, vamos experimentando un sinfín de vivencias, nos vemos expuestos a todo tipo de situaciones, pasamos por cosas q

Lo que esperan los hijos de los padres
Carta de liberación de lealtades familiares
Accidente: una señal de alto de la consciencia

Durante nuestro tránsito por la vida, vamos experimentando un sinfín de vivencias, nos vemos expuestos a todo tipo de situaciones, pasamos por cosas que nos facilitan nuestra felicidad y por cosas que nos generan mucho sufrimiento, siendo éstas las que por lo general nos cuesta tanto entender y darles sentido.

Muchas veces pensamos que la vida es injusta, que no nos merecíamos vivir tal cosa, que teniendo tantas opciones cómo haya resultado posible que una situación desencadenara en el resultado menos apreciado por nosotros, que existiendo tanta gente que podemos considerar que necesita mayores lecciones, nos veamos tan afectados por la vida, con cosas que pueden estar aparentemente fuera de nuestro control.

Pero resulta, que la vida, la maravillosa y peculiar vida, por lo general no nos deja con muchas dudas, sino que se encarga de aclararnos a medida que pasa el tiempo, por qué algo que no nos encajaba en su momento, resultó siendo una pieza tan crucial de nuestro rompecabezas.

Qué aprendizaje o cambio de visión nos dejó esa experiencia tan amarga, cómo el amor de nuestras vidas vino justo después de esa experiencia fallida que sentimos que nos robaba las ganas y la confianza en el amor, cómo después de haber despedidos de algún trabajo, emprendimos en la búsqueda de nuestra realización, cómo haber sufrido de ansiedad nos permitió conocer un lado de la vida totalmente diferente y resultar en un ser humano fortalecido y sin miedo a nada.

En fin, solemos cuestionar muchas cosas que ocurren en nuestras vidas, sin aceptar, solo resistiéndonos a que ocurran y con esa resistencia y negación, lo que hacemos es empeorar las cosas, alargamos la experiencia y no vemos lo que en realidad quiere mostrarnos. Solo cuando soltamos las armas y aceptamos con humildad que desde donde estamos solo nos queda aceptar y dejar fluir, es cuando veremos que la vida no quería atacarnos o hacernos mal, que es nuestra aliada y solo quiere para nosotros lo mejor, nuestro mayor crecimiento, que evolucionemos, que saquemos de nosotros lo mejor.

La vida está allí jugando a nuestro favor, somos nosotros los que la sentimos un tanto parcializada con otro equipo, o bien saboteando nuestro juego, pero la realidad es que los únicos que interferimos en nuestra vida, en nuestra evolución, somos nosotros mismos, somos nosotros los que nos ponemos límites, los que nos derrumbamos, los que acabamos con nuestra paz a través de pensamientos angustiantes, pero de la misma manera que nos perturbamos, podemos tomar el hábito de hacer lo contrario.

Podemos decidirnos confiar en la vida, en sus procesos, en sus dinámicas, poniendo siempre lo mejor de nosotros mismos y esperando siempre lo mejor.

 

Tomado: del rincón del Tíbet.com