Bravo ya hay guardia nacional ¿para que servirá?

Bravo ya hay guardia nacional ¿para que servirá?

A propósito del día internacional de la mujer, penoso y vergonzoso espectáculo se aventó la senadora por Sonora, Lily Téllez, quien exhibió el cobre ante un tema que ni siquiera se encuentra a discusión, el aborto

Insufrible el transporte público. Infame el servicio en el sur
Hace meses se advirtió de las pandillas en Agua Lurca, ayer mataron a un menor ¿y ahora?
Entre velocidad e impericia para manejar ¡la muerte tiene permiso!

Juana María Olguín

A propósito del día internacional de la mujer, penoso y vergonzoso espectáculo se aventó la senadora por Sonora, Lily Téllez, quien exhibió el cobre ante un tema que ni siquiera se encuentra a discusión, el aborto. La señora enloqueció y enseñó de qué está hecha pero sobre todo su nivel intelectual. Exhibió lo peor de sí misma y el mal endémico que se padece en el país: a la clase política y a los miembros del Congreso les vale madre lo que quieren y piensan sus representados.  

El exabrupto de la representante de los sonorenses, ante el senado de la República exhibió su ruindad y bajeza ante un tema que no lo ha abordado ante sus votantes, quienes le apoyaran para que se trepara al escaño que ahora ocupa. Tristemente a esa mujer le importa un reverendo pepino esta sociedad como ya lo había demostrado en su ejercicio profesional ¿Pero enfurecer por un tema de salud pública, como el aborto? Pena ajena. Aquí un ejemplo de una tortuga que subieron al poste. No podía sola llegar hasta allá, la ayudaron ¿y para qué? 

Hoy dos mujeres fueron asesinadas, una en Nogales, que dejaron tirada en un lote baldío, como basura, como mercancía inservible, que se puede desechar. Una más fue asesinada se cree por su pareja sentimental en un fraccionamiento de esta ciudad capital. Es la violencia cotidiana esa que se ha padecido desde siempre, solo que antes era socialmente aceptada, los propios padres y demás familiares de la víctima lo asumían como parte del matrimonio o de la relación de pareja.

Ante ese escenario resulta ridícula y frívola la actitud mostrada por la Fiscalía General de Justicia estatal, quienes salen veloces a informar que ya investiga el caso de Sara, de 25 años quien fue encadenada en el traspatio de una casa del fraccionamiento San Pablo. Magdalena Souza, Vicefiscal de Feminicidios  y Delitos por Razones de Genero, dijo que el caso ya fue recibido por otro departamento de esa burocratizada dependencia ah y amenazó con que habrá responsabilidad penal para quien tenía en esa condición a la joven.

Pero no han dicho la condición de salud de la dama, si sufre de algún trastorno emocional, psiquiátrico que represente un peligro para ella y7o la sociedad. Habrá que esperar a ver a qué horas informan de las razones que llevaron al o los responsables de atarla en el patio de la vivienda. Lo principal no se sabe aún, increíble, al revés volteado hacen las cosas.  

El escándalo que se ha armado en el país por la apertura de los archivos de espionaje en el país, lo que hacía y seguirá haciendo el actual gobierno, pero por supuesto. Periodistas comentaban que algunos están muy preocupados por la posibilidad de que se sepa qué hacían y con quién andaban. Que a lo mejor salían a relucir trapitos socios, amoríos que algunos han logrado mantener en el anonimato y que a estas alturas de la vida es muy peligroso que se hagan públicos.

Son anécdotas permanentes y frecuentes que personajes de la política, economía, académicos, líderes de organizaciones sean perseguidos por “orejas” del gobierno, quienes cuelgan equipos de escucha en teléfonos fijos, celulares. Este gobierno ¿lo dejará de hacer? Claro que no, muchísimo menos con las ínfulas que se cargan de dueños de la verdad absoluta.

Que ya fue aprobada la guardia nacional, más congresos estatales de los que se ocupaban la dieron por buena. La aplanadora Morenista hizo lo suyo, ahora falta saber cuándo se ocupará de ello la cámara alta. Luego los mexicanos sabrán para que sirvió este nuevo bodrio, el juguetito sexenal. Para que se haga más gasto en seguridad pública sí ¿para los mismos miserables resultados? Habrá que esperar para saberlo.