Arrugan lo planchado

Arrugan lo planchado

No es especular ni ejercicio de adivinación el afirmar de forma indubitable, que el origen de las iniciativas de Vicente Solís y Mario Villalobos no s

Sonora expectante
Felicidades, Sonora
Palo a escépticos y cínicos

No es especular ni ejercicio de adivinación el afirmar de forma indubitable, que el origen de las iniciativas de Vicente Solís y Mario Villalobos no son propias y que simplemente son títeres e instrumentos de presión del dirigente estatal de la CTM, Javier Villarreal y de Joel Anaya, dirigente de la Federación de Sindicatos de Trabajadores al Servicio del Estado, respectivamente.

Los registros de ambos solo tienen el fin de procurar beneficios que no son para los suscribientes, cuya esperanza en todo caso es que en el futuro les tiren con algo por su sometimiento, porque ni en sus más caros sueños podrían fantasear que serán candidatos a diputados federales por los distritos 03 y 05, jurisdicciones por cuyas candidaturas trabajaron incansablemente David Palafox e Iris Sánchez.

Solís y Villalobos personifican el lado más grotesco de la política que no es otra cosa que la simulación y grave que ambos tengan origen sindicalista e involucren a sus gremios en mascaradas totalmente ajenas a sus intereses y para colmo, irrealizables.

Alfonso Molina Ruibal

 Por lo pronto, los trámites de esos dos ante la comisión de registro que encabeza el longevo y rendidor Alfonso Molina Ruibal, resultaron incompletos y nos aclaran que será hasta el próximo jueves para subsanar omisiones, no descartándose que a fin de cuentas que la ingrata comisión encomendada concluya antes de llegar a esa fecha o máximo antes de la convención.

Pobre Vicente Solís obligado a hacer de nuevo ese papelito de patiño que lo exhibió en el 2012 cuando también se alborotó, pero por el distrito 05, que en el caso de Villalobos hubo un tiempo en que se movió por esa jurisdicción, 2003, logrando salir sólo enemistado con el equipo que lo apoyaba, aunque en el 2009 vino un golpe de suerte al ganar Guillermo Padrés la gubernatura.

Ligado estrechamente a ese gobierno y con vínculos amistosos con el secretario de Hacienda y luego alcalde de Hermosillo, Alejandro López Caballero, vía su carnal Jesús Villalobos, mano derecha del citado, Mario bateó largo durante esos años, batallando para el reencuentro con el PRI en los últimos meses por los daños que causó durante su incursión en el panismo.

En qué cabeza cabe que vaya a hacer fórmula con el candidato al Senado, Manuel Ignacio Acosta, cuando en la elección municipal en Hermosillo el 2012, se la jugó al lado de López Caballero, y además su alocada iniciativa no toma en cuenta los criterios de equidad de género que se aplicó en Sonora para la integración de la fórmula federal.

Manuel Ignacio Acosta

Como sea, dichos chicharitos desarrugaron lo planchado en ese proceso y será allá en el CEN del PRI donde se diga la última palabra tratándose de la elección federal, instancia que también dictaminará en lo referente al registro de Antonio Astiazarán Gutiérrez, cuya inédita rebelión aún no deriva en una explicación lógica, dada su condición de político profesional.

Le tenemos afecto y desde que era particular de Armando López Nogales hemos seguido de cerca el crecimiento y desarrollo político del guaymense y por ello le deseamos nuestra mejor prospectiva frente a definiciones, que de acuerdo a diversas fuentes consultadas, ya fueron tomadas, a no ser que ya con la aviada busque la postulación por otros partidos.

Y esa opción no hay que descartarla, ya que él mismo la esbozó ante representantes de medios de comunicación, en las cuales y en principio, reconoce que sus acciones tendrán repercusiones negativas para su partido, así como también que representantes de otros partidos ya se han comunicado con él, sin que hasta el momento le hayan hecho ofrecimientos de alguna candidatura, quedando claro que está consciente que reconoce que no cumplió con los requisitos marcados por la convocatoria y que su actitud no tienen ningún futuro, al menos en el PRI.

Tenemos la impresión que en este caso, el amago de Astiazarán Gutiérrez es como pasear el petate del muerto para asustar y que de ese miedo o terror de verlo en la esquina contraria, derive en que en lugar de “El Maloro”, vaya él como compañero de fórmula de Sylvana Beltrones.

Miren, desde la primera visita de José Antonio Meade a Hermosillo la flecha ya apuntaba a “El Maloro” y eso fue sabido por quienes deben saberlo, como también fuimos enterados del frecuente intercambio de mensajes que el ahora munícipe con licencia recibió de parte del precandidato y del mismo presidente Enrique Peña Nieto desde el inicio de este año que de forma indudable lo ubicaban como mancuerna de Sylvana Beltrones en la fórmula al Senado.

Faustino Félix Chávez

Se suponía que ese tema también estaba bien planchado, pero ahora luce como la arruga más difícil que hay que volver a alisar, sin que para los expertos en esos asuntos represente una misión imposible, así la ropita se acumule ahora que ya se lanzaron las convocatorias para la definición de las candidaturas en los 72 municipios y las 21 diputaciones locales y donde seguramente volarán pelos, dejando en minucias esas tres verrugas que salieron en la definición de la fórmula federal.

Como ven, las cosas están muy movidas en el PRI y por cierto, nunca como en estos tiempos hemos visto tanta distancia formal entre los inquilinos del Palacio de Gobierno y esa toma de decisiones, sin que lo anterior quiera decir que por esos rumbos sean ajenos a las definiciones ya concretadas y las por venir y más bien se trata de ajustarse estrictamente al librito y no distraerse en atender a todos los sonorenses sin distingos de partidos.

Por cierto, por rumbos de la Procuraduría de la Defensa del Menor y la Familia del DIF, su titular Wenceslao Cota Amador debería poner una mayor atención de lo que hace el personal bajo su encargo, porque son fregaderas la displicencia frente los evidentes abusos de sobra denunciados perpetrados en contra de cuatro menores por parte de sus drogadictos padres.

Increíble que en esa dependencia se recomiende a los denunciantes a llevar ese caso a los medios de comunicación para que reciban atención y lo peor, que ya obligados a actuar, se comisione a los mismos denunciantes a entregar citatorios a los padres abusivos, en un tema que bien podría ser atendido de forma directa por la directora del DIF estatal, Karina Zárate.

De regreso a la grilla partidista, todo indica que el llamado caso Cajeme está en la recta final de la ruta de las definiciones y si bien se asegura que con la candidatura a la diputación federal para Anabel acosta se allanó el camino para Abel Murrieta, lo cierto es que siguen en la mesa las posibilidades de Emeterio Ochoa, Juan Leyva Mendívil, Omar Guillén e incluso la reelección de Faustino Félix.

Ernesto de Lucas Hopkins

Nos comentan que gravita en el ambiente cajemense el que se diga que el Abel no esté haciendo nada para conseguir esa posición tan anunciada y que resulta muy difícil construir una candidatura agraviando a la estructura partidista, factor que cuenta mucho en una convención de delegados.

Para las diputaciones locales se mencionan a Armando Alcalá, Dennise Navarro, repite Juan Leyva, Lourdes Portela, Ramón Villegas, Rolando Cruz y la posibilidad que Omar Guillén vaya por la reelección y que Kiki Díaz Brown vaya por una de mayoría.

En lo que se refiere a la alcaldía, en Hermosillo el asunto está más que definido y la verdad sería una gran sorpresa si el candidato no es Ernesto de Lucas Hopkins, que en lo que se refiere a las diputaciones locales los nombres más mentados son los de Elly Sallard, Oscar Alberto Cano Jiménez, y por la reelección Flor Ayala Robles Linares y Kitty Gutiérrez, entre otros y otras.

También en otros partidos se cocinan habas, porque ya ven la aberración anunciada por la dirigencia estatal del PAN y que tiene con el Jesús en la boca a los guaymenses, ya que ocurre lo inimaginable: el chivo en cristalería e incompetente alcalde, Lorenzo de Cima, es impulsado por Alejandra López Noriega para que vaya por la reelección.

A la inversa, quien ya había externado dicho propósito, al alcalde de Agua Prieta, Héctor Rubalcaba, se le aplicó doloroso sentón porque el gallo de la nomenclatura pitufa es el destrampado Carlos Fu, sin que por esos rumbos se observen mayores pasiones o emociones por participar, ya que están en la espera de las órdenes que les dicte desde la Ciudad de México Damián Zepeda, quien por otra parte se muestra muy respetuoso del cacicazgo en Hermosillo del expriista Javier Gándara.

Carlos Tapia Astiazarán

Por cierto, el empresario capitalino no debió llegarle al precio a José Guadalupe Curiel, porque contrario a todo pronóstico, su otrora aliado anunció que su partido Estatal, Movimiento Alternativo Sonorense apoyará a MORENA en Sonora, para que así Alfonso Durazo Montaño sume un cascajo más para la causa de Andrés Manuel López Obrador.

Y por fin le llegó la lumbre a Carlos Tapia Astiazarán, quien luego de tres años como contralor durante el padrecismo, se inventó la Oficialía Mayor, que formulada como una instancia estrictamente administrativa, la bancada del PAN en el Congreso del Estado no tuvo empacho para asignarle un presupuesto de tres mil millones de pesos durante los últimos dos años de esa nefasta gestión.

Nunca se supo en qué se gastó esa lana y a lo mejor ese misterio es dilucidado por la Fiscalía Anticorrupción de Sonora, a donde el destacado integrante de la nomenclatura de ese partido en Hermosillo, acudió en calidad de indiciado.