Armisticio de AMLO

Armisticio de AMLO

Genial la estrategia del presidente Andrés Manuel López Obrador para conseguir la paz, reducir los homicidios en este país y dar seguridad a los ciudadanos: como no es función del gobierno, ya no se trabaja para la captura de capos del narcotráfico e incluso, el combate y la guerra contra esas bandas ya se acabó

Puros Entreteloncitos
Del dogma al pragma
La nota roja y el PAN

Genial la estrategia del presidente Andrés Manuel López Obrador para conseguir la paz, reducir los homicidios en este país y dar seguridad a los ciudadanos: como no es función del gobierno, ya no se trabaja para la captura de capos del narcotráfico e incluso, el combate y la guerra contra esas bandas ya se acabó.

Perogrullo quedaría en vergüenza frente a la catilinaria declarativa del presidente en su mañanera conferencia de prensa: “No se han detenido a capos porque no es esa nuestra función principal. La función principal del Gobierno es garantizar la seguridad pública, ya no es la estrategia de los operativos para detener a capos. Lo que buscamos es que haya seguridad, que podamos disminuir el número de homicidios diarios”, expresó en un extraño deslinde.

Por supuesto que tal armisticio de facto debe traer las tamboras a todo volumen entre quienes ya no tendrán que andar cuidándose de las fuerzas del estado y podrán concentrar sus esfuerzos en el control de territorios frente adversarios, aunque por otra parte, el preocupado debería ser el Secretario de Seguridad, Alfonso Durazo, porque ahora sí, con todo y su gabardina a la Elliot Ness, sabe para qué fregados irá a servir la Guardia nacional.

Inexplicable el que se quiera desligar el liderazgo de capos del narco a los propósitos presidenciales de bajar el número de homicidios, bajar el número de robos, el que no haya secuestros, cuando por elemental sentido común se advierte íntima simbiosis, sin que se entienda como ese sorpresivo manos libres concedido, pueda fundamentar esperanzas de paz en la sacudida sociedad mexicana.

Alfonso Durazo

Hubiéramos entendido mejor una respuesta relativa al reforzamiento del trabajo de inteligencia para dar con ellos; profundizar en el combate al lavado de dinero; no hacer de fuerzas del gobierno parte aliada de una de las bandas e incluso abundar en demagogias sobre estrategias preventivas, pero no, porque la respuesta fue categórica: “No hay guerra, oficialmente ya no hay guerra. Nosotros queremos la paz, vamos a conseguir la paz”.

Y no solo eso, ya que alardeó que el martes pasado se registraron en México “solo 54 homicidios” y que el promedio desde que es asilado en Palacio Nacional es de 80 cada día, que si hacemos cuentas y si se mantiene dicha tendencia, al fin del año habrán muerto poco más de 26 mil personas de forma violenta, no muy lejos de los 33 mil que se reportaron el último año de Enrique Peña Nieto.

Pues a esa macabra estadística debe incluirse al comandante de Seguridad Pública de Empalme, Marco Vinicio Gálvez González, quien al filo del medio día de este jueves, fue asesinado en plena vía pública de esa rielera ciudad sonorense, en donde también fueron encontrados dos cuerpos con evidentes huellas de tortura, en el marco de una escalada de ejecuciones que tienen con el alma en un hilo a la gente de ese rumbo del Estado.

Tenemos la impresión que el asesinato de ese jefe policiaco no fue una prendida de foco, ocurrencia o simple entretenimiento, si no que fue ordenada por algún jefe o capo, quien bajo la nueva estrategia para dar paz y seguridad a los mexicanos, ya no es un objetivo del gobierno, porque según López Obrador, esa no es su responsabilidad.

Francisco Arnaldo Monge Araiza

Así las cosas, no es de extrañarse que por ejemplo en Sonora, se incorpore a la nómina federal como representante de la Comisión Nacional Forestal a Francisco Arnaldo Monge Araiza, de lo más conspicuo de la corrupción padrecista y cuyas estrechas ligas y negocios con el empresario Alfonso González Morillas, pesaron mucho para sentarlo en el mesón de la cuarta transformación.

González Morillas es ese operador financiero de la familia Padrés, quien por años rentó el edificio sede de MORENA en Sonora; muy cercano a Alfonso Durazo y a quien se le relacionó con Gualberto Gastélum López, jefe de plaza de un grupo de narcos que fue detenido en el exclusivo residencial los Lagos, en Hermosillo.

Al menos no arrastran esa fama gente como Guillermo Noriega Esparza, quien por fin agarró hueso en el gobierno como representante del IMSS en Sonora o Petra Santos Ortiz, quien este martes próximo asume la representación de la SEDATU en la entidad, luego que hace un par de semanas hizo lo propio en Relaciones Exteriores Benjamín Hurtado Aguirre.

La verdad es que ese proceso de reparto del pastel federal en la entidad por los de MORENA camina muy despacio y el derivado de esa lentitud es la parálisis casi total de toda esa estructura, que de seguir así podría generar la impresión de que resulta innecesaria en mayor medida, porque la dinámica del Estado mantiene su marcha impulsado por la maquinaria que opera en el Palacio de Gobierno.

Guillermo Noriega Esparza

Es que la gobernadora Claudia Pavlovich anda en lo suyo manteniéndose ajena a discrepancias partidistas, del suyo y del resto; a disputas domésticas y gremiales de sectores productivos y en general, sin implicarse en el papaloteo que caracteriza a la cuarta transformación, y su agenda se concentra en dar los resultados que demanda la gente y propiciando condiciones de gobernabilidad.

Anduvo en la Ciudad de México en un evento donde compartió mesa con el presidente López Obrador y con el presidente del Gobierno Español, Pedro Sánchez Pérez-Castejón, además de cubrir una agenda que incluyó reuniones con el titular de la SCT, Javier Jiménez Espriu y con el secretario de Relaciones Exteriores, Marcelo Ebrard.

Y no es cualquier cosa establecer tales interlocuciones, dado que España es el tercer país con mayores inversiones en la entidad; urge la conclusión de la carretera de cuatro carriles, así como resulta fundamental incorporar al nuevo gobierno al interés para mantener y fortalecer el desarrollo de la Mega Región Sonora-Arizona.

Y la mandataria sonorense regresó a Sonora echando lumbre, ya que este jueves inauguró las remodeladas, rehabilitadas y reconstruidas instalaciones del Gimnasio del Estado, que ya con moderna tecnología de sonido, alumbrado y demás, ahora es la Arena Sonora, y este viernes realizará una gira de trabajo por comunidades del Río Sonora.

La gobernadora Claudia Pavlovich entrega las remodeladas instalaciones de lo que antes era el Gimnasio del Estado que ahora es Arena Sonora

Es una fregonería como quedó el antes Gimnasio del Estado, espacio que ya con butacas, 60 toneladas de refrigeración, con el domo sellado, flamante duela, así como amplio estacionamiento, está en condiciones de ser sede de, además de encuentros deportivos de diversa índole, a eventos culturales, políticos, religiosos, académicos, entre otros.

Se requirió de una inversión de casi 55 millones de pesos y su entrega debe ser el setentaitanto compromiso cumplido por parte de la gobernadora, quien anduvo encantada en su recorrido y más cuando se encontró con su hija Gabriela, quien juega en un equipo juvenil de basket  que participa en un torneo, gusto complementado con el enceste inaugural que acertó.

Lógica la satisfacción de ella y por supuesto del titular de la Codeson, Genaro Enríquez y del operador de la obra concluida, el meramente de la SIDUR, Ricardo Martínez Terrazas, sin faltar la siempre pose jovial y de extrema amabilidad de la alcaldesa Célida López, así como el estrenado Secretario de la SEDESSON, Manuel Puebla Espinoza de los Monteros y el rector de la UNISON, Enrique Velázquez.

Más temprano cubrimos la conferencia de prensa donde se dieron a conocer los programas de los ya tradicionales eventos anuales que ponen a Sonora en los primeros planos del mundo de las finanzas, Cumbre Sonora 2019 y la edición XXVI del Álamos Alliance, a celebrarse del 14 al 17 de febrero.

Jorge Vidal, Roberto Salinas y Roberto Gómez del campo, anuncian Cumbre Sonora 2019 y la edición XXVI de Álamos Alliance

Buena la comparecencia ante representantes de medios de comunicación del Secretario de Economía, Jorge Vidal Ahumada, de Roberto Salinas León, presidente de Álamos Alliance y Roberto Gómez del Campo, presidente del Consejo Cumbre Sonora, quienes dieron a conocer las agendas de ambos eventos que arranca en el Club los Lagos con la Cumbre Sonora y sigue en la colonial comunidad, con ponentes de talla nacional e internacional sobre temas económicos, finanzas, política y sus perspectivas.

En esta ocasión, en la Cumbre Sonora se tratarán temas alrededor de las turbulencias y las incertidumbres internas en México, así como el análisis del nuevo modus operandi tanto político como económico y lo que conlleva eso para la industria, para la manufactura, el turismo y el sector energético de este país., con la participación de Ricardo López Murphy, Sary Levy Carciente, Manuel Suárez Mier, Jonathán Torres y Ninfa Salinas Sada.

En el Álamos Alliance entre el 14 y el 17 de febrero, se analizarán temas como Política monetaria, tasas de interés y flujos globales de capital, Estado de derecho, orden político y prosperidad; Comercio, gasto público y el déficit gemelo; Inmigración, crecimiento y capital humano, con la participación de los ya citados Ricardo López Murphy, ex ministro de Finanzas de Argentina; Ninfa Salinas Sada, directora general de Grupo Dragón, así como Valeria Moy, directora general de la asociación “México ¿Cómo Vamos?”; y Manuel Suárez Mier, consultor económico.