Ante una juventud que exige tanta libertad, sabio es cultivar en ella la responsabilidad

Ante una juventud que exige tanta libertad, sabio es cultivar en ella la responsabilidad

Aunque nos parezca que los problemas llegan cuando se es adulto, resulta que el tránsito a la edad adulta no está exento de obstáculos, nadie ha dicho que la adolescencia sea fácil, especialmente al tratarse de una etapa de descubrimientos llena de cambios de todo tipo: físicos, emocionales, sociales y psicológicos

Aquello que no traiga calma y tranquilidad a tu vida, déjalo atrás
La burla del dolor ajeno solo muestra la miseria humana
Diga basta a la alimentación emocional

Aunque nos parezca que los problemas llegan cuando se es adulto, resulta que el tránsito a la edad adulta no está exento de obstáculos, nadie ha dicho que la adolescencia sea fácil, especialmente al tratarse de una etapa de descubrimientos llena de cambios de todo tipo: físicos, emocionales, sociales y psicológicos.

La gente joven está convencida de que posee la verdad. Desgraciadamente, cuando logran imponerla ya ni son jóvenes ni es verdad. Jaume Perich

Es un período de aprendizaje que se inicia hacia los 13 años y que, aunque formalmente se acaba a los 18, se puede alargar más. Hacerse mayor es un reto para quien lo vive pero también para sus padres y, a pesar de que para la adolescencia han pasado todas las generaciones, ahora intervienen nuevas variables: desde el acceso a internet hasta las nuevas formas de relación.

Los expertos coinciden en que los jóvenes de ahora tienen más libertad, pero, a cambio, se les debe enseñar a asumir más responsabilidades.

La mayoría de los padres, coinciden en los temas que les preocupa de sus hijos adolescentes, los vicios, las malas amistades, la desconexión con sus padres, el irrespeto al entorno, la educación y la temprana sexualidad, sin embargo, hoy día se suma un nuevo factor, que es el internet y la tecnología.

Adquirir desde jóvenes tales o cuales hábitos no tiene poca importancia: tiene una importancia absoluta. Aristóteles

Las nuevas tecnologías han transformado a la juventud, han liberado sus mentes, pueden acercarse a donde quieran con solo pulsar una tecla, obtener cualquier información, incluso la que no están buscando, de manera que sus pensamientos cambian constantemente, se ven influenciados por muchos factores, llegando incluso a vivir en una realidad ilusoria.

Sin embargo, aunque gozan de esta libertad, las responsabilidades que les son otorgadas no se corresponden, de alguna manera, se está perdiendo ese hilo conductor que siembra en ellos el sentido de la responsabilidad, por lo que hasta los padres somos irremediablemente arrastrados por esa transformación tecnológica.

Lo ideal es poder conversar con los jóvenes sobre la información que les brinda internet, si bien gozan de beneficios maravillosos, pues tienen acceso a mucha información de utilidad, también es cierto que el contenido general es altamente violento en muchos sentidos, por lo que desconectarnos de nuestros jóvenes para que sean guiados por las nuevas tecnologías, no es la mejor ni más sana opción.

La juventud es el momento de estudiar la sabiduría; la vejez, el de practicarla. Jean Jacques Rousseau Vale siempre hacer el esfuerzo de mantener la comunicación con ellos en todos los sentidos y además procurar cultivar más hábitos y responsabilidades que los mantengan conectados, pero con la realidad, y para esos padres sobreprotectores, que les preocupa recargar a sus hijos con responsabilidades, les sugiero se atrevan a indagar, qué tanta información del internet puede resistir su hijo.

Por: Marvi Martínez/ Tomado de elrincondeltibet.com