4 Razones por las que debes abrazar tu ira

4 Razones por las que debes abrazar tu ira

La ira no se siente bien. Hace que nuestros corazones corran y nuestras palmas suden. Nos hace sentir ansiosos y asustados. Crecemos en una sociedad i

Soltando a mamá
Ser íntegro
El placer de servir

La ira no se siente bien. Hace que nuestros corazones corran y nuestras palmas suden. Nos hace sentir ansiosos y asustados. Crecemos en una sociedad impulsada por el “principio del placer” – el instinto de buscar sentimientos y experiencias positivas y evitar el dolor. Si hay un sentimiento que no nos gusta, tratamos de deshacernos de él. Este deseo abrumador de enterrar nuestra ira – o dejarla entrar en intensa rabia – es terrible para nosotros.

Pero ¿puede el malestar emocional ser bueno para nosotros? La mayoría de nosotros encontramos la cólera incómoda en varios niveles: Además de las incómodas sensaciones físicas provocadas por nuestra propia ira, la ira de otras personas también nos hace retorcerse. A veces suponemos que la gente está enojada con nosotros, incluso cuando la evidencia no apunta a la ira en absoluto. Y si alguien se enoja con nosotros, a veces mentimos, engañamos o hacemos algo peor para aliviar nuestra incomodidad y difundir la amenaza.

Nuestra propia ira también puede ser aterradora. A veces la rabia que sentimos hacia nuestros hijos puede ser profundamente molesta y culpable de inducir. Debido a que la ira es tan incómoda, es increíblemente difícil para nosotros concentrarnos en nuestros sentimientos – para apartar las distracciones, examinar atentamente nuestras sensaciones y emociones, y descubrir lo que nuestra ira podría revelar. Sin embargo, la ira es demasiado importante y puede revelarnos demasiado para que la desechemos.

La ira está destinada a hacernos sentir incómodos. Así es como nos lleva a prestarle atención – y debemos prestar atención. Cada una de nuestras emociones, incluyendo la ira, desempeña un papel importante en nuestras vidas al proporcionarnos información. Para experimentar plenamente y aprovechar la sabiduría de nuestras emociones, debemos aprender a experimentar molestias. Sin molestias, no hay cambio ni crecimiento.

He aquí cuatro razones por las cuales el malestar emocional es bueno para ti:

La ira te ayuda a satisfacer tus necesidades

¿Cómo sabes cuáles son tus necesidades? Escucha tu ira. Si tus entrañas se sienten como si hubieran sido encendidas cuando te dirigías a casa después de un largo día en el trabajo y tu pareja-que ha tenido un día relajado-te pide que recojas los alimentos y hagas la cena, eso es una señal de que te sientes un poco disgustado y necesitas que tu pareja te ayude más.

La ira te ayuda a descubrir tus límites

¿Tu estómago se tuerce en un nudo cada vez que ves a tus padres porque sabes que van a preguntarte cuando conseguirás un mejor trabajo, cuando te casarás y cuando tendrás un hijo? Esa es una buena indicación de que necesitas establecer un límite. Es hora de decir, “Por favor no me preguntes sobre mi carrera / vida amorosa / planes reproductivos hoy / este año / siempre”.

El enojo nos ayuda a lograr las cosas

¿Estás molesto porque tu jefe no aprecia todo tu trabajo duro? Utiliza esa ira para impulsarte hacia un trabajo que sea más gratificante. ¿Te hace enojar que hay desigualdad de ingresos en este país, o una brecha salarial de género, o pobres recursos para los veteranos? Que esa ira te motive a participar en el activismo o el gobierno local.

La ira fortalece las relaciones

Soy terapeuta de matrimonio y familia, y enseño clases de manejo de la ira en todo el país. Una de las peores cosas que oigo decir a los pacientes es: “Nunca discuto con mi pareja”. Esto es terrible porque la ira fortalece las relaciones. Es en tus conflictos y desacuerdos que realmente aprendes acerca de tu pareja, incluyendo tus necesidades y límites. La igualdad en una relación significa trabajar a través de las cosas juntos, comprometerse y ver las cosas desde la perspectiva de la otra persona.

Cuando le tienes miedo a la ira o tienes miedo de que la gente se enoje contigo, te comprometes a la inacción – te mantiene alejado de las personas y las experiencias que podrían provocar emociones no deseadas.

¿El malestar emocional es bueno para ti? La respuesta es un abrumador ¡sí! Y hasta que aprendas a sentarte con tu ira y escucharla, continuará haciéndote sentir incómodo, y no te beneficiarás. Y qué desperdicio de una emoción perfectamente buena que sería.

 

Tomado de: http://aprendizajerecreativo.blogspot.mx