30 mil pesos ganan miembros del CCT ¡les vale la tarifa!

30 mil pesos ganan miembros del CCT ¡les vale la tarifa!

Que desgracia la justicia mexicana. El circo de Javier Duarte en Guatemala; el de César Duarte que no empieza, el de Guillermo Padrés, parado. Más otra media docena de rateros que pasmosamente se pretende enjuiciar. De a poco se advierte el poco interés de quitarles las riquezas que se llevaron

Las tarifas de la CFE se elevaron en exceso, tronará la economía endeble del país
¿A qué clase de persona elegirán en municipios en quiebra?
Hace negocios el municipio ¿con los nombres de las calles?

Juana María Olguín

Que desgracia la justicia mexicana. El circo de Javier Duarte en Guatemala; el de César Duarte que no empieza, el de Guillermo Padrés, parado. Más otra media docena de rateros que pasmosamente se pretende enjuiciar. De a poco se advierte el poco interés de quitarles las riquezas que se llevaron.

Los estudiantes universitarios hacen saber de su temor real, que sus no podrán acceder al transporte público con el alza a la tarifa a 11 pesos con 50 centavos. Así que han anunciado que se quedarán a dormir en la Máxima Casa de Estudios. Para empezar, es una vergüenza, un asco todo lo que tiene que ver con el transporte público. Hay experiencias buenas en otras entidades del país, porque quieren aquí inventar el “agua hervida”, cuando es innecesario.

Dicen los concesionarios que quieren 13 pesos con 50 centavos de tarifa, es decir que los 11 pesos y 50 centavos, no les convence, y aquí es cuando quisiera agarrarlos de allá donde la espalda pierde su casto nombre y sentarlos en una plaza para que escuchen a los usuarios que quieren y que han querido desde hace décadas. Es un negocio tan redituable que cada director del autotransporte, procuradores de justicia, secretarios de otros ramos, salen convertidos en concesionarios. Prueba fehaciente que el negocio es redondo, abundante. Por cierto, Guillermo Padrés, creo su propia empresa misma que le regente el ex alcalde de Caborca ¿Aún la tiene? Añil, sigue orondo.

Encima esa costumbre de extorsionar con el alza del pasaje y siempre se salen con la suya. El gobierno les da dinero a manos llenas ¿y para que? Para que lo usen en aumentar sus riquezas personales, pero al autotransporte no se lo invierten. Allí están los camiones rotos, sucios, sin aire acondicionado. Subsidios y más subsidios y aquí seguimos con los mismos problemas, que además provoca este colapso vehicular. Urge un transporte público eficiente, de calidad, puntual, para despresurizar la ciudad de tanta unidad automotriz ¿Tampoco en este sexenio será?

Cápsula cultural, que los miembros del Consejo Ciudadano del Transporte (CCT) ganan 30 mil pesos mensuales, ustedes creen que saben lo que se siente recibir salario mínimo, por eso ¡les vale madre poner cualquier tarifa! Pero sociedad, ni ellos ni nadie se mandan solos, salvo que te dejes.

Que desgracia la justicia mexicana. El circo de Javier Duarte, ex gobernador de Veracruz desde Guatemala; el de César Duarte, ex gobernador de Chihuahua que no empieza, el de Guillermo Padrés detenido, más otra docena de rateros que hundieron a las entidades bajo su cargo, pero ojo, la actuación del sistema judicial, de a poco advierte el poco interés de quitarles las riquezas que se llevaron. Primero porque sus familias gozan de total impunidad ¿verdad Iveth Dagnino?

Que historia del tipo que se embriagaba en un comedero, pasó una dama y sin más le gritó puta. Un hombre defiende a la agredida, se lía a golpes con el orangután y ahora se encuentra preso y enfrentando exigencias descomunales de quien inició todo. El agresor es el juez primero de lo civil, Gabriel González quien ahora exige como parte de los acuerdos reparatorios, que el defensor de la afectada corra con los gastos de la reconstrucción de una de sus orejas que se averió en la pelea y nada que en un hospital mexicano, no, quiere ir a España. Falta que quiera incluir una cirugía facial.

Gabriel González es el que empezó el acoso e insulto. Ese esperpento trafica con sus influencias para quedar impune. Es que acaso no habrá alguien que pare estas infamias dentro del sistema judicial para que le apliquen a él la ley rasa, a secas y lo envíen a pegarse la oreja al ISSSTE, con suerte se la adhieren a la nariz y de paso le fincan cargos por agredir a una mujer ¿se podrá en este país hundido en todas las miserias? Me gustaría.