16 periodistas sonorenses  reconocidos por el  Club Primera Plana

16 periodistas sonorenses reconocidos por el Club Primera Plana

El Club Primera Plana realizó ayer la vigésimo séptima entrega de reconocimientos por trayectoria periodística a profesionales de la prensa de casi toda la República que han cumplido 25, 30, 35, 40, 45, 50, 55, 60, 65 o más años en ejercicio

¡Adiós para siempre, Festival Ortiz Tirado!
La primera criba de los candidatos a Fiscal está fácil
¿Prietos en el arroz? Este Clavillazo no se aguanta

Carlos MONCADA OCHOA

El Club Primera Plana realizó ayer la vigésimo séptima entrega de reconocimientos por trayectoria periodística a profesionales de la prensa de casi toda la República que han cumplido 25, 30, 35, 40, 45, 50, 55, 60, 65 o más años en ejercicio. La ceremonia, que tuvo lugar en la capital del país, en el Teatro de la Ciudadela, fue encabezada por el presidente de la organización José Luis Uribe Ortega, el secretario general Virgilio Arias Ramírez y el tesorero Josué Beutelspacher Huízar. Además, hubo invitados del ISSSTE, la cámara de representantes de la Ciudad de México, dirigentes de la FSTSE, líderes de la radio, como Teodoro Rentería y la televisión nacional.

  Gracias al Club Primera Plana se creó en el sexenio del presidente Luis Echeverría el concurso nacional de periodismo, pero pronto se vio que se corrompían los ideales de independencia que alentaban los periodistas fundadores, y resolvieron agruparse en el Club. 

  Entre los premiados de Sonora estuvieron, muy guapas, Amalia Escobar e Irisdea Aguayo, Sylvia Manríquez, que no pudo asistir; José Manuel Velarde, nogalense; Javier Romero Mendoza, del Valle del Yaqui; Jaime Almada, de Hermosillo; Sergio Romano, que no vino y, entre otros, el autor de esta columna que recibió reconocimiento por sus 65 años en estas danzas.

  Fue una estupenda oportunidad para saludar a viejos amigos de profesión en esta metrópoli y compañeras que ahora radican aquí, como la muy atractiva Margarita Beaven cuyo estilo para trasmitir sus notas en TV recordamos con gusto.

  El episodio obliga a preguntar qué sucedió con eventos importantes para estimular la actividad periodística, como los premios que otorgaba el Congreso del Estado y que algunos diputados panistas contribuyeron a eliminar. Tenemos en la memoria la declaración del entonces diputado Carlos Tapia, que con desdén preguntó para qué premiar a los periodistas “si ni agradecidos son”. En fin, recuerdos ingratos.

¡QUÉ LATA CON LOS MARIHUANOS!

  Pues que se aprobó, como ya se sabe, el uso “lúdico” de la marihuana y el uso medicinal, pero no es posible utilizarla con esos fines porque las leyes reglamentarias, es decir, las normas que precisen cómo, en qué condiciones podrá consumirse, no han satisfecho los trámites legislativos.

  Siempre me ha llamado la atención el “uso lúdico”. La voz “lúdico” viene del latín ludus, juego. Se permite que los ociosos que quieran divertirse un poco, jugar, pues, compren su marihuana -lo que no está al alcance, hay que puntualizarlo, de los marihuanos  pobres-; la fuman, se alocan, se ríen como idiotas y no pasa nada. La falta de reglamentación algún trastorno debe causar a los marihuanos ricos, y como la Suprema Corte de Justicia está pendiente de ellos, ordenó ya al Senado que se ocupe de redondear la legislación.

  Tan limpio que era antes el mundo, cuando no se permitía, aunque se drogaban a escondidas, el consumo de la hierba que afecta a la mente y al cuerpo, aunque los marihuanos afirmen lo contrario.

carlosomoncada@gmail.com