600  mil fraudeadores de Hacienda descubiertos gracias a López Obrador

600  mil fraudeadores de Hacienda descubiertos gracias a López Obrador

Carlos MONCADA OCHOA    Ayer dijo un alto funcionario de Hacienda a López Dóriga que se ha descubierto nada menos que a 600 mil empresas fantasmas,

Si no quieren quedarse atrapados en el Congreso, repartan la chamba
Ignorancia y mala fe complican cosas simples, como el amparo del “Memo”
A mis partidarios: no seré candidato a presidente municipal de Hermosillo

Carlos MONCADA OCHOA

   Ayer dijo un alto funcionario de Hacienda a López Dóriga que se ha descubierto nada menos que a 600 mil empresas fantasmas, todas importantes, que evadían el pago de impuestos mediante facturas falsas; algunos utilizaban el membrete de negocios inexistentes para hacer cobros y operaciones con documentación obviamente ilegal. Habló de un fraudeador muy conocido aunque no dio su nombre porque la investigación no ha terminado, que pagó varios millones de pesos antes de que el caso caiga en el ámbito de lo penal.

  ¿No suena raro que estén descubriendo corruptos cuando AMLO está por tomar posesión? ¿Pretende dejar la impresión Peña Nieto de que combate la corrupción? ¿Habrían localizado a estos defraudadores si hubiera ganado la elección presidencial el PRI? ¿No servirá esta denuncia fiscal para que se laven las manos algunos funcionarios coludidos?

  600 mil individuos y empresas evadiendo el pago de impuestos quién sabe desde cuándo equivalen a muchos millones de pesos. Hay que hacerlos que paguen lo defraudado con recargos y multas. Y no estaría de más publicar sus nombres.

CABO SUELTO: LA DESALADORA

   Comenté al comenzar esta semana que a los ciudadanos nos quedan cabos sueltos respecto de ciertas gestiones oficiales, y puse como ejemplo el ultimato que Claudia Pavlovich puso al secretario de Comunicaciones para que  diga con precisión cuándo se terminará la carretera internacional. El mismo día apareció la noticia de que se había reunido la gobernadora con Jiménez Espriú, quien será el secretario a partir de diciembre y que prometió que la obra seguirá adelante. Un cabo suelto menos.

  Otro es la planta desaladora que Claudia Pavlovich prometió al tomar posesión, en septiembre de 2015. Se cerrarían las válvulas de la planta del Novillo para que no le sigan robando agua al Valle del Yaqui, y se construiría la planta en un punto que permita dar agua a Guaymas y Empalme, y hacer un acueducto que la traiga a Hermosillo.

  Tengo a la vista un recorte de “Tribuna” del 31 de julio de 2017 en el que se informa que el vocal ejecutivo de la Comisión Estatal del Agua Sergio Ávila Ceceña dio a conocer la convocatoria a empresas privadas a participar en la licitación a través del sistema de asociaciones pública-privadas. Atestiguaron el acto el secretario de la Contraloría y la jefa de la oficina del Ejecutivo.  El 29 de julio hizo un año de esa reunión.

  Se dijo ahí que la obra costaría algo más de 766 millones y que más de la mitad estaban asegurados por parte del Estado y de la Federacíón. Se calculó que el fallo de la licitación se tendría a mediados de octubre de 2017. Ya pasó un año y no ha habido fallo de la licitación..

  Este año de 2018, hace unos seis meses,. la jefa de la Oficina del Ejecutivo Natalia Rivera, asistió como invitada del Colectivo de Reporteros y tuve la oportunidad de preguntarle qué pasaba con esta obra pendiente, con este cabo suelto. Me respondió que todo marchaba normalmente. Su respuesta fue, desde luego, política, pues no es que las cosas marchen bien o mal, sino que no marchan.

  Este jueves, el cajemense Alberto Vizcarra, del Movimiento de defensa del Novillo, que es más diplomático que el autor de esta columna, describió puntualmente el daño que se causa al Valle del Yaqui con las extracciones ilegales de agua y expresó la esperanza de que se cumpla lo prometido, es decir, que se amarre el cabo que anda suelto.

 

carlosomoncada@gmail.com